ERES LO QUE ESCRIBES

domingo, 20 de noviembre de 2011

SOLEDAD ¿POR QUIÉN PREGUNTAS?

¡Qué pena tan lastimosa!
Corro mi casa como una loca
de la cocina a la alcoba....
...¡Oh pena de cauce oculto
y madrugada remota!
García Lorca

Leía un artículo de Carme Chaparro, que en general ha gustado mucho y que para mi ha sido inspirador, por eso me propongo hacer esta entrada, el artículo se titulaba "Solos sin estarlo" en el que se decía que 4 millones de franceses tienen tres conversaciones de verdad al año, es decir, una cada 4 meses, se trata de un suicidio crónico que puede conducir a la persona a quererse poco y a temer el silencio.  He buscado entre mis fotos y encontré estas tres, un banco vacío, sin nadie que se acerque a susurrarse, una chumbera en una tierra áspera con sus inevitables pinchos y una pareja de canarios en amoríos, el macho canta para atraer a la hembra y ella prepara el nido.
 Parece ser que este año en ese país la soledad es la causa nacional y dicen franceses como podrían decir españoles o noruegos porque la soledad es una emoción universal que va en aumento y no conoce edad, que asusta, se oculta, avergüenza que se sepa  y son escasos los que se atreven a expresar que necesitan contacto humano, como decía Lorca en su romance de la Pena Negra "sin compañía y a estas horas", quizás para que nadie sienta lástima, por eso algunas veces leemos en los periódicos: "hallado el cadáver de un hombre/mujer en el interior de su vivienda, se cree que pudiera llevar un mes fallecido".
 No sé si estaré llevando el tema de esta enfermedad del siglo a un extremo pero no es tan infrecuente, lo saben bien los psicólogos del teléfono de la esperanza y si no vean lo que la Universidad Politécnica de Cataluña ha creado, es todo un invento, una ayuda virtual emocional en el domicilio, cuando lo leí no lo podía creer, porque ya no es al otro lado de los Pirineos sino en nuestra propia casa, sólo nos faltan sensores que detecten el ánimo con que nos vestimos, desayunamos o nos duchamos, entonces un ordenador se comunicará con la persona para motivarla, quizás nos proponga cantar bajo la ducha o sugerirnos poner música para despertar, qué sé yo... no será nada más que un aparato que diga lo que debes hacer cuando estés de bajón y ahora, con moderna religiosidad, yo no los he visto, pero dicen que también hay confesionarios automáticos que imponen la penitencia por unas monedas, como si fueran cajeros o cabinas de teléfono.
Si se pudiera reproducir un día cualquiera de una mujer que vive sola y de la que no vive sola pero se siente podríamos ver que no necesariamente la monotonía y los actos rutinarios tiene que  empujarla a padecer de tristeza pero lo más probable al salir de casa por la mañana es no coincidir con ningún vecino o encontrarse con la señora que limpia la escalera y puede sonar a música celestial que diga con escoba en mano: "señorita, que tenga usted un buen día" o que al cruzarse con el vecino del tercero le cuente que ahora lleva muletas porque le acaban de operar por segunda vez.  Aquí ya llevamos dos sonrisas, las primeras del día porque puede darse un gesto educado y sin palabras, un movimiento de cabeza o una mano levantada en señal de saludo.
En el artículo hablaba de una mujer que es cajera de un supermercado y reproducía sus palabras: ¿desea bolsa?, son dos céntimos, ¿tiene tarjeta del establecimiento?, etc, etc. muchedumbre pero soledad incluso en la caja de un supermercado por la que pasan tantas personas al día, la mayoría clientes habituales.
Al llegar a la parada del bus  alguien de paso le pregunta: ¿cómo estás? y le responde antes de subir: - "Bien, gracias", otro le dice: "- ¿qué, al trabajo?" y contesta: "- Sí, para no variar" pero acababa de dar los buenos días y descubre que uno no contestó porque no le dio la gana y el otro lleva los cascos con música estridente y ese,  ni oye ni escucha y además  el conductor estaba de mal humor: "¡Suban deprisa o cierro la puerta!".   A continuación pasa por la maquinita el abono anual de transporte urbano, si encuentra sitio se sienta, si no, de pie y si se sienta, se levanta porque acaba de entrar un anciano y con suerte de que el bus no vaya completo y pase de largo sin detenerse mientras alguno despotrica diciendo que siempre lo pagan los mismos, los trabajadores.
Llega al trabajo:
- "Hola, buenos días Fernando"
Y el compañero mientras se aleja por el pasillo le contesta:
"- Ya, ya te he visto, salgo ahora mismo para Soria, ¿deseas algo?"
- "Sí, de Soria, mantequilla."
Pues nada, siga su camino y vaya con Dios.
Y ahora las críticas: ya viene el petardo y la que faltaba, otra compañera a la que llaman "tacones lejanos", qué asco de lunes, casi no llego, hay un atasco de narices, etc.. Llega otro compañero mostrando un hematoma impresionante:  "- Una loca se me ha tirado a la bici y me he caído al suelo, mira qué pierna llevo".  Llega la última compañera y a esta le dice: ¡chiquilla despierta tu mar en calma" y ella le contesta pidiendo permiso a las sílabas: -" ¿no ves que necesito un par de horas para despejarme?", esta es la que anda por la calle y si se la encuentra ni la ve, porque no camina como las personas normales, de frente y con la cabeza levantada, sino que  lleva la mirada fija en la pantalla de la BlackBerry, ayer le confesó que duerme con ella por si acaso le llega un mensaje y para asustarla la otra le dice: "eso mismo, tú, absorbe radiactividad".
Después de comer más de lo mismo.  "Es inhumano trabajar en plena digestión". "Si esto es vida, que no se acabe". Hasta ahora las conversaciones, como podemos ver, han sido profundísimas y al acabar el día lo que espera es sofá, tele, cansancio y sueño si es que la protagonista de esta triste historia no tiene insomnio porque lo que no tiene con total seguridad es alguien que le espere al llegar a casa, como mucho un gato o un perro que lleva el día tan solo como ella.



Por la vida de cualquiera pueden pasar cincuenta personas al día sin conversación real, ya no digo profunda ,  no hay que irse a Francia para verlo y eso que no es lo mismo una zona rural que urbana ni vamos a entrar en si la tele reemplaza a la calle o el bar.
Se ha detectado un aumento de incomunicación que inquieta sobre todo en personas de edades comprendidas entre los 30 y los 50 años.  Mujeres que viven solas, viudos, separados o jóvenes en paro que hacen del ordenador el único contacto con el mundo pero aún hay algo peor, el que teniendo familia llega a casa y sólo habla del tiempo atmosférico o de la vecina que acaba de oír cómo castiga a su niño con la frase de "no salgas de tu habitación, hasta que yo lo diga".
 Por eso las desavenencias son mayores en las vacaciones de verano, cuando hay más contacto o en Navidad cuando se está más tiempo juntos.  Debería ser a la inversa, un tiempo deseado y dedicado a la familia sin otra ocupación que se interponga porque de ahí viene que la persona se llegue a creer poco interesante y su interés por socializarse decrezca y por ello se sufren las depresiones.

Pobre de aquel que queda con amigos sólo para distraerse un rato sin haber descubierto lo que representa quedar con ellos porque se desea comunicarse en jugosa relación personal, son las amistades oportunistas y superficiales pero más pobre quien no las tiene.
Existen locales de moda en las grandes ciudades y agencias de viajes para solteros pero la desesperación no debe alcanzar hasta el punto de quedar con cualquiera que sea para iniciar una relación que haga escapar del aislamiento porque si la elección no es afortunada será peor el remedio que la enfermedad, como saltar de la sartén para caer al fuego.  Los psiquiatras saben que la mayoría de pacientes sólo necesitan hablar y eso lo veo en mi trabajo cuando las personas somatizan con cuestiones que no tienen nada que ver con lo que dicen que les preocupa.
Veremos que no sólo es un mal actual, de las grandes ciudades, del hiperindividualismo, del cambio de la estructura familiar o propio de ermitaños atados a los programas de radio nocturnos puesto que en 1885 ya se publicó un cuento de agudo pesar titulado: "La tristeza", escrito por un médico, nada menos que Chéjov y de eso ha transcurrido mucho tiempo.

22 comentarios:

  1. Ay, Loli que entrada más genial, me ha hecho reir, pero más me ha inducudo al llanto, es cierto que la soledad, es una enfermedad crónica, virulenta y extremadamente contagiosa y sin antídoto conocido para ella. Hemos creado un mundo tan deshumanizado hasta el día de hoy, levantando un muro de aislamiento, que el hombre es prisionero de si mismo, y al mismo tiempo, desde su prisión es incapaz de dar nada a nadie... Aunque de vez en cuando brillen hombres, como estrellas de luz, que son capaces de sembrar esperanzas...

    Desde este esperanza te envio un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Querida amiga, dentro de mi parodia, la cual es distinta a la del artículo que leí hay un trasfondo amargo y callado.
    Tipos de solitarios.
    Por ruptura o muerte de una persona con la que mantenía una relación profunda.
    Los que se alejan de otras personas por miedo a ser rechazados.
    Los que por triunfar y subsistir no han tenido tiempo de aprender a convivir, aquí se incluyen trabajo y estudio.
    Y los marginados por raza, minusvalía, enfermedad o pobreza.
    Aquí en Zaragoza ha habido algún proyecto de voluntariado para conversar un par de días a la semana con personas que lo necesitan.
    Para ti mi fuerte y cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Loli:

    He quedado muy pensativo después de leer tu entrada. Le tengo mucho miedo a la soledad, a la ingratitud y al olvido, de eso hablo en mi última entrada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Amigo Rafael:
    Hay que contar con una existencia efímera, con que todos nacemos solos y morimos solos, con que los hijos no pertenecen a sus padres, con que la ingratitud hay que asumirla sin dolor porque no siempre el bien que has hecho encuentra recompensa.
    Disfruta el momento tú que tienes fortaleza para hacer frente al miedo, amigos confidentes, buenos recuerdos, una vida bien aprovechada y una familia adorable. Pasaré mañana a leer tu entrada, aquí ya es muy tarde.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Amiga Loli estupendo post, en texto e imágenes, como siempre un placer grato leer tus post.
    Los versos de F .García Lorca me gustan pues dicen mucho en sus palabras escritas.

    Besos de luz y de color para ti.

    Feliz inicio de semana.

    MA.

    ResponderEliminar
  6. Ains Loly, que buena entrada; la he leído despacito, asimilando bien lo que transmites y son tantas las cosas que comentaría "para tener una conversación de verdad contigo". La soledad es una lacra, creciente porque nos vamos aislando, estemos con quien estemos y yo digo que es ¡Porque "los demás" nos han fallado y tendemos a no dejarnos hacer más daño!
    Eso por un lado, por otro, nos han cambiado los conceptos y nos hemos perdido y ya no hay barandillas porque ni oímos consejos porque no nos gusta que nos digan ni nadie dice ya nada para no quedarse "más solo".
    Bucay dice que aprendamos a estar solos y de eso se trata pero a costa de la incomunicación y la desgana, de la insatisfacción y la tristeza porque somos gregarios y a todos nos gusta estar rodeados de personas que "cuentan con nosotros".
    Bueno, querida, un placer, de verdad.
    Te deseo una feliz semana, un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Loli estupenda entrada, un buen texto y unas buenas imágenes
    Saludos.-

    ResponderEliminar
  8. Querida MA, tu comentario pide a gritos un poema y aquí va uno relacionado con el tema. El poeta Paco Barrao, aragonés. A la muerte de su esposa nos habla de un acorde triste de campana.
    "...Se llamaba Josefa, era mi esposa
    pero se remontó hacia las nubes
    porque su norte estaba en las estrellas.
    Y desde allí vigila siempre hermosa
    mis sentimientos siempre ese querube
    porque a su resplandor siguen mis huellas".
    Besos amiga.

    ResponderEliminar
  9. Amiga Beatriz:
    Coincido al cien por cien en lo que dices, hoy tus pensamientos son los míos. Interesante hablar de terapias cognitivas y de Bucay.
    Quien lleva un escudo protector evita que le hagan daño pero entonces no está tan cerca como para ser abrazado, se necesita habilidad para mantenerse a flote en el agua y que la profecía de morir ahogado no se cumpla.
    La vida suele ser un campo de batalla en el que las cosas no suelen salir exactamente como las habíamos planeado.
    Gracias amiga por acompañarme.

    ResponderEliminar
  10. Amigo Enrique: Me complace que te haya gustado. Las fotos no están tomadas en España pero no son nada extraordinario, en cambio, sirven para ilustrar este texto.
    Que tengas buena semana.

    ResponderEliminar
  11. ummmm sentir.... siempre se siente... lleves escudo o no.. lo malo es no enterarse.

    me gustó.... de verdad.. sobre todo estar vivo..

    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Así es amiga Estrella, necesitamos aptitudes fundamentales que nos ahorren frustraciones porque al mismo tiempo que se lucha por unos objetivos hay que aceptar cualquier posible resultado y contar con que ese resultado quizás no sea de nuestro agrado.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Realmente la soledad es la verdadera enfermedad del siglo XXI, también a mí me tiene cuasi atrapado, trato de salir de ella; de momento sin resultado aparente. Soy soltero, y no me lanzo a aventuras que pueden representar un doloroso fracaso fácilmente, pero he visto personas que saltan de flor en flor igual que colibries...
    Un excelente posty un placer visitar tu espacio.
    Te dejo un abrazo.
    Josef.

    ResponderEliminar
  14. Hola Josef, dicen las estadísticas que viven más años los que gozan de compañía, es importante contar con apoyo, sentirse comprendido, etc.
    Como bien dices, el individualismo es una gran amenaza. En realidad nos necesitamos para todo, somos con los otros.
    En mi opinión, las relaciones de pareja, esas que te refieres como de flor en flor, son pasatiempos que no terminan de llenar el hueco.
    He leído alguna de tus entradas y me han gustado. Vuelve cuando lo desees y un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Es un placer leerte Loli, gracias por visitar y seguir mi blog. Te mando un fuerte abrazo desde Perú. Bendiciones totales.

    ResponderEliminar
  16. ¡Buenas fotos!
    En lo que a mí concierne, y en esta etapa de mi vida, aprecio mucho el silencio y la soledad...
    Es preciso estar bien pertrechado de una íntima memoria y libros y música. Cuando rompo mi aislamiento, lo hago con personas y exposiciones y películas y teatro que, realmente, merezcan la pena. Al caer la tarde me bebo un buen vino acompañado de alguna amiga que me diga muchas cosas, en silencio y sin palabras...

    ResponderEliminar
  17. encontrar un espacio tan chulo la verdad me emociona...

    saludos excelente blog...

    ResponderEliminar
  18. Hola Elvis, eres un encanto, yo también te agradezco que pases por aquí. Creo que te comenté sobre el río Piedra de ese libro que tanto te gusta de Paulo Coelho, aquí en Zaragoza hay muchas mujeres que se llaman Pilar como la protagonista del libro.
    A pesar de tu juventud creo que tengo mucho que aprender de ti.
    Escribes de maravilla. Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Manuel, como siempre, me das una alegría cada vez que vienes.
    Dedicarte una buena calidad de tiempo y recompensarte significa que te quieres. Has hecho de ti la máxima de "vivir es arriesgarse" y aunque a nuestro alrededor hay una desconfianza generalizada, cada cual tiene su propio criterio para vivir como haya elegido. Nadie vive en un mundo de certezas, por muy seguros que seamos, no siempre sabemos qué es lo mejor y además, tener confianza tampoco evita los reveses.
    Buenas noches. Un beso

    ResponderEliminar
  20. Milady, gracias por tu comentario. Veo que eres una mujer que sabe apoyarse en sus recursos. Hay que actuar en sintonía con los que somos.
    Desde Zaragoza, un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Hola disan:
    He pasado por tu casa hace un momento para ver la vida de ayer.
    Espero que sigas bien y disfrutes del fin de semana.
    Con todo mi cariño, un abrazo.

    ResponderEliminar