Repite: El mundo está en paz y yo también.

sábado, 22 de diciembre de 2012

NAVIDAD. TIEMPO DE PAZ


Esta soy yo 
    

Villancico de la Misa Criolla.
        La Peregrinación.

A la huella, a la huella José y María,
por las pampas heladas, cardos y ortigas.
A la huella, a la huella cortando campos,
no hay cobijo ni fonda, sigan andando.
                  
Florecita del campo, clavel del aire,
si ninguno te aloja, ¿adónde naces?
Dónde naces florcita que estás creciendo,
palomita asustada, grillo sin sueño.

 A la huella, a la huella los peregrinos,
préstenme una tapera para mi niño,
a la huella, a la huella soles y luna,
los ojitos de almendra, piel de aceituna.

Ay burrito del campo, ay buey barcino,
mi niño está viniendo, háganle sitio.
Un ranchito de quinchas, sólo me ampara,
dos alientos amigos, la luna clara.

A la huella, a la huella José y María

con un Dios escondido, nadie sabía.

  Mercedes Sosa.

En Zaragoza, a las puertas de la Diputación Provincial, los niños tocan la pandereta y nos cantan villancicos.

Lo emocional no puede controlarse.  Hay familias que pueden ser sinónimo de calor, ternura y protección pero también asfixia, desamparo o incomunicación, hace unos días leía que estos días podemos recordar algo bueno que nos ayude a superar dificultades porque si el recuerdo no es bueno, puede convertirse en una pesada carga para nuestro corazón.  Las demandas afectivas no satisfechas son las que crean conflictos junto a las ausencias difíciles de soportar o la presencia de alguien poco apreciado.  
Son días de comer en familia, de comunicarse, de permanecer sentados después de acabado el plato, lo que se conoce como sobremesa, son momentos privilegiados, más allá de esa necesidad biológica de comer y para ser positivos, pensemos que en la historia de la humanidad, el hombre también ha sabido compartir el pan.

Desde mi ventana

UNA TRADICIÓN ARAGONESA:  LA TRONCA DE NAVIDAD



"Tizón verdadero, de Navidad a Año Nuevo"
Esta es una costumbre anterior al Neolítico conservada en Aragón como fiesta del solsticio de invierno.  Los niños golpean el tronco hueco para conseguir dulces, golosinas, caramelos, galletas, nueces, chocolate, turrón, monedas y juguetes que hacen las delicias de los pequeños de la casa.
Todos a la vez recitan una fórmula:
La chimenea de mi casa

Buen tizón
Buen varón
Buena moza
Buena toza
Buena casa
Buena brasa.
Que Dios proteja
a todos los de esta casa

Este rito se hace en el fuego del hogar donde la familia busca la prosperidad para la hacienda y sus dueños.  Se reserva la toza o tronca más gruesa para Nochebuena y se coloca en la chimenea para bendecirla antes de quemarla.  La parte no quemada se guarda para proteger contra los rayos.  El leño de Navidad es una costumbre extendida por gran parte de Europa y otras comunidades españolas y recibe diversidad de nombres: tronca, tió, troncada, toza, choca, zoca, pullizo, rabasa, corniza, cabirón... y muchos más.
  
La madera del leño ha de ser fuerte (olivo, almendro, nogal, carrasca, encina, olmo o roble).  Al cortarlo se le decía: 
Tú eres el elegido para hacer la tronca.  Perdónanos.
madera de almendro


Y ahora un original árbol iniciativa del movimiento Urban Knitting Zaragoza que durante algunos días ha necesitado voluntarios que ayudasen a tejer los adornos de este árbol navideño instalado en la Plaza del Pilar.  Hoy día 22 se ha colocado el manto verde que simula las hojas, tejido en ganchillo y con agujas de punto, la estructura es metálica.  Llevan desde el mes de Octubre y son un centenar de mujeres aficionadas a tejer.  Los adornos serán de lo más variado, todos en lana, lo mismo que la estrella que corona el abeto.  Se han necesitado 400 ovillos de lana facilitados por Lanas Katia, sufragados por el Ayuntamiento de Zaragoza.

Junto al belén encontramos los paseos en burrito para niños y la pista de 40 metros para  trineos neumáticos.


Como en años anteriores, os dejo para estos días una receta llamada nogada o salsa de nueces, más conocida como Intxaursaltsa, es un postre tradicional de los caseríos vascos, muy típico en la cena de Navidad, yo lo he elaborado con leche pero también lo preparan con caldo de bacalao, antiguamente no había distinción entre lo dulce y lo salado, siendo el propio aceite de la nuez triturada lo que da sabor a esta golosina.





Cuando la Iglesia católica consideraba el día de Nochebuena dentro de los que había que respetar a rajatabla la vigilia, esta papilla venía a poner el broche final al festín.

La Navidad, tiempo de virtudes,  de rescatar únicamente lo bueno, debe reinar la costumbre de un espacio de reunión, no sólo reservado a los días festivos, porque comer con otros es una conducta que supera el acto de la alimentación.  El mejor manjar es el espíritu de gozo, la alegría de tener cerca  a los que amamos,  serán unos encuentros insustituibles si sabemos alejarnos de las discusiones, críticas y ofensas sin disculpas. 
Hagamos una convocatoria, una convivencia agradable donde encontremos el diálogo para un tiempo de paz


MI PENSAMIENTO EN NAVIDAD.  
AUTORA: LOLI SALVADOR

 Pensaba el otro día en las noticias que me han dado recientemente de personas a las que les ha sorprendido una enfermedad, llamé a unos amigos para preguntar por su silencio y me dijeron: “querida amiga, sabemos que estás con nosotros pero nos han sucedido varias desgracias juntas, queremos verte pero no sabemos cuándo podrá ser….” al terminar de leer aquel correo, volví a leer el que yo alegremente les había enviado sin sospechar ninguna pena, era triste, muy triste lo que me contaban y me detuve por un rato de mis actividades para buscar dentro de mí  las palabras oportunas de consuelo que me costó encontrar.  Supe ver que esas experiencias que sentimos como muy fuertes, te anulan cualquier tipo de pánico, de otro modo no se lograría sobrevivir.
Esto fue lo que salió de mi:  Busca el llanto como forma de limpieza y a alguien que pueda no sólo entenderte sino que quiera escucharte, no te regodees en la tristeza, lleva tu carga con dignidad y sin que se note,  debes saber que el recuerdo y la presencia de los que se van nunca nos abandona, sal al frío de diciembre para tomar el aire que te falta, busca el refugio y la fuerza para luchar, di “¡adelante! y duerme plácidamente,  recuerda que nunca has hecho daño a nadie y que todo el que sufre no lo merece,  así te estarás ayudando, no insistas en saber cuál es el plan que hay reservado para ti, es posible que llegues a la conclusión de que sólo una pequeña parte de ese plan será lo que tú decidas, el resto no depende de ti.
A estas alturas dejas de hacerte preguntas, de aferrarte a lo inevitable, de rebelarte ante lo que no tiene ninguna salida, de asumir que muchas veces nos toca perder y seleccionas en quién creer.  Yo particularmente disfruto con las cosas más simples, me dejo fluir, no controlo, doy más espacio, siento de otra manera ya que nunca parecemos tan fuertes como somos y parte de esa fuerza viene de saber que hay personas que nos aman por encima de todo.  
Hay cosas en la vida que nos sacan del bloqueo, nos sitúan, nos ayudan a ser quienes somos y a relacionarnos más profundamente con la vida, después de todo si recordamos el camino andado veremos que el gran aprendizaje abarca desde que dimos nuestro primer paso en el mundo hasta el fin de nuestros días. 
 En las experiencias liberadoras hay que trabajar el interior y cambiar  conceptos equivocados, ahora que ya sabemos qué cosas nos causan tristeza, qué asuntos  nos pueden quitar el sueño, ahora que sabemos que hay congéneres inhumanos,  que quien no expresa sentimientos tiene un problema, que una palabra cortés no significa bondad interior, que ser serio no es ser adusto ni ser efusivo te hace más auténtico, que una amistad puede llevar escondido un interés, que el que no acepta una ayuda es por orgullo, que hay quien desconoce palabras como: por favor, perdón y gracias o que una burla puede ser bastante despiadada, también conocemos la forma en que el dolor nos empuja a crearnos espacios nuevos para salir de los miedos y renacer, por eso para encontrar alivio basta con interiorizar que hay algo superior a nosotros que no podemos controlar y hay que buscar la fórmula que te ayude a continuar cuando crees que no puedes seguir.
Quiero sentarme a una mesa para disfrutar y no quiero que falten en ella, elogios, buena escucha y acción de gracias, ahora ya sabemos de las carencias y fallos que todos tenemos, ahora ya hemos desterrado la fantasía que nos lleva a creer en personas perfectas, y si en todas las familias cada uno es como es y no como nos gustaría que fueran, es mejor aceptarlo.
Estas Navidades también he recibido agradables sorpresas, encuentros inesperados, llamadas y visitas, anuncios de vida, unos de personas lejanas y  otros a quienes no veo en muchos años.
Me siento sabia para sortear a los despechados, a los negativos, a los aduladores, a los murmuradores.  Si me sale de adentro, pongo en mi boca una palabra reconfortante y sincera cuando alguien la necesita, me toca tratar con los de arriba y con los de abajo, conozco lo que significa un gesto, las palabras que no me dicen y lo que oculta una mirada, tengo ese sexto sentido para saber lo que hay debajo de la ropa de aquellos que derrochan alabanzas cuando te necesitan, pero te vuelven la cara cuando pasan a tu lado por la calle.
Podría sentarme a comer unas sardinas en lata, improvisando una mesa con una banasta de plástico vuelta boca abajo, me basta mi casa limpia y a mi gusto, vivir modestamente en el barrio que me vio nacer, compartir el utilitario de mi padre, seguir al pie de la letra los buenos consejos que he recibido, no es cualquier cosa ver las flores en mi ventana con una esperanza verde y primaveral, leer los poemas que me enmudecen y  escuchar las sinfonías que me hacen llorar de emoción, tener como motor la salud y el deseo de levantarme cada mañana para ir al trabajo y aceptar lo que venga sin ser áspera  ni dar lástima, lo que quiero no es tener amigos hasta en el infierno, como dice el refrán, los prefiero si no están en el cielo, que estén en la tierra, junto a mi y sin falsas triquiñuelas, además quiero agradecer siempre, las muestras de cariño verdadero y huir de la melancolía.  Estas Navidades ha habido personas que no volverán a leer mis tarjetas de felicitación como cada año, ha habido sucesos inesperados, enfermedades, soledades, situaciones duras, ese tiempo que pone las cosas en su sitio unas veces da y otras quita. 
Cuando ya se van cumpliendo años y sobrepasas la frontera de tu vida entera y te encuentras que ahora sólo queda media, por esa ley de vida o quien sabe si todo se acabará en el próximo segundo, se piden pocas cosas, se aceptan  otras muchas con cierta sumisión y sin aspavientos, sobre todo, aquellas que vienen impuestas por el renglón torcido del propio vivir, tan frágil y efímero, se necesita lo mínimo, se busca la compañía de gente sana, la paz en la casa, una caricia que conmueva o un abrazo que infunda sosiego y sobre todo, el buen humor en los contratiempos, porque lo material ya se tiene, si no hay ambición y avaricia extrema, de modo que ver bien a los que te rodean, ya te pone una sonrisa en los labios.

  FELIZ NAVIDAD A TODOS.



viernes, 21 de diciembre de 2012

UN LIBRO Y SU DENUNCIA AL DERROCHE.

Portada del libro "Despilfarro" de Tristám Stuart.  El escándalo global de la comida

Llamó poderosamente mi atención un artículo que hablaba de este libro y me fui a comprarlo. Un nuevo libro añadido a mis anaqueles, pendiente por leer en cuanto pueda porque según la crítica es impresionante, incontestable y algo que  todo el mundo debería leer

Definición de despilfarro.- gasto excesivo e innecesario, derroche de dinero o bienes.
Sinónimos: dispendio, prodigalidad, malgastar, dilapidar.

Cada español tira a la basura unos 200 kg. de comida, cantidad más que sobrada para los mil millones de hambrientos, me alegré de no estar incluida entre esos españoles en cuyo hogar se abandona el alimento, pero no sólo eso, también los supermercados, industrias y hostelería contribuyen a incrementar la cifra, basta con hurgar en los desperdicios de los mayoristas, granjas, colegios..., para ver que los cubos de basura de los hogares, los contenedores o los vertederos contienen algo más que material de desecho.  Por mi cuenta he investigado sobre "Panishop", una cadena de pastelerías fundada por dos zaragozanos, “la bollería se tira” dice una antigua empleada, he de decir que eso tranquiliza mucho al cliente, pero no puedo explicarme por qué las empresas tienen prohibido legalmente donar sobrantes.  En otro establecimiento similar "Overpani", me sorprendía que a última hora de la tarde, yo pasaba por una de sus tiendas,  había en el escaparte un horario en el que se bajaban los precios y eran productos en perfecto estado, no aptos para meterlos en una cámara y venderlos al día siguiente.  Son sólo dos ejemplos, también algunos trabajadores de "MacDonald" me han dicho que se cumplen estrictos controles en relación a la fecha de caducidad.  Llegados a este punto se piensa en todas las personas que viven de la caridad, es preocupante que no se tomen medidas prácticas para reducir los desperdicios.  En enero del presente año la Eurocámara pidió que se permita a los comerciantes bajar los precios de todos los alimentos frescos por debajo del coste de producción cuando esté cercana la fecha límite.
Hablaba un artículo de lo que no se recolecta y queda en el campo porque su propietario sabe que no tendrá salida en el mercado, productos de forma estética fea pero muchas veces sabrosos, de lo que yo conozco, hay muchos pueblos en los se permite recoger la fruta que queda en el árbol una vez acabada la recolección, a veces se pide permiso al dueño de la finca, permiso casi nunca denegado y otras a nadie molesta que se lleven las almendras, aceitunas, higos, etc. que siguen en el árbol o cayeron al suelo, cuando el propietario ya ha concluido la campaña.
El autor del libro, premio Sophie 2011 en medioambiente es Tristán Stuart, quien organizó el año pasado un banquete en Londres para cinco mil personas, la iniciativa se expandió en otras ciudades de Europa.  En España por "El invernadero de Lavapiés" con un menú para mil personas y en Zaragoza "Feeding Zaragoza", la cual recogió tres toneladas de alimentos en una semana, ambos preparan comidas populares con el objetivo de hacer crítica a esta escandalosa situación en tiempos tan difíciles.
Se tira lo que no gusta por su tamaño o aspecto, defectos en el envase, fecha cercana a la caducidad, raciones demasiado grandes, no sólo lo que está en mal estado y supone un riesgo sanitario.
Somos nosotros, los ciudadanos y consumidores los que debemos exigir que no se tiren los excedentes, mientras que tantos seres humanos se acuestan con el estómago vacío.  El hambre es un crimen tan inaceptable como evitable y las soluciones propuestas en el libro son sencillas y alentadoras.

" Debemos comer lo que compramos y comprar sólo lo que necesitamos".

jueves, 20 de diciembre de 2012

CONCIERTO BENÉFICO DE NAVIDAD





Con este post anuncio el concierto benéfico de Navidad, que se celebrará mañana día 21 de Diciembre, a las 20:15 horas, en la Sala Mozart del Auditorio de Zaragoza y para el cual todavía quedan entradas.
 He querido colaborar con su difusión ya que creo que merece la pena por dos cosas, la gala con sus distintas actuaciones y la causa que la promueve. El creador del cartel, músico de la orquesta Laudística "Harmonía", a quien conozco personalmente, me dijo: " a la derecha, la pata de mi perro y a la izquierda, la mano de mi hija".
Lo ha organizado la Asociación para la defensa y prevención de la crueldad contra los animales, un refugio para perros abandonados, el dinero recaudado se destinará a sufragar los gastos que sufre el refugio por las inundaciones de Octubre.
Se contará con la participación de la pianista y periodista Mari Cruz Soriano, esposa del Alcalde de Zaragoza.  Además, el acto contará con el actor y guionista Francisco Fraguas y  la periodista Maite Salvador, como presentadores. El concierto estará dividido en dos actos. En la primera parte participarán las dos orquestas de Cámara "Musicaire" (20 componentes) y "Aragonia",(20 componentes) que interpretarán música de su repertorio durante aproximadamente veinte minutos cada una. La segunda parte se iniciará con una pieza musical interpretada por Dani Zueras seguido con la Orquesta Laudística (35 componentes) con obras de su repertorio.  Seguidamente, la pianista Mari Cruz Soriano interpretará una de sus piezas al piano.  Le seguirán varias más interpretadas por las tres orquestas juntas.  Posteriormente y para finalizar, actuará Corita Viamonte (pianista, bailarina y cupletista zaragozana) cantando dos villancicos acompañadas de las tres orquestas, más de setenta músicos juntos.
El pasado 21 de Octubre, esta asociación sufrió una inundación completa del refugio por el río Gállego que con la rápida intervención de Bomberos de Zaragoza, voluntarios y otras protectoras, pudieron salvar el 100% de los perros, lamentando solamente las pérdidas económicas aún sin cuantificar.
Aquí dejo la página  de la Asociación  http://www.adpca.es/

Para la compra de tickets, pincha en este enlace (precio 10 €)

Sigo sin poder atender este espacio como me gustaría. 
 Que no se diga que está abandonado.  Gracias.

domingo, 2 de diciembre de 2012

MI LUGAR. MI BARRIO. MI CUNA




Hola a todos, hoy coloco esta entrada que pareciendo elaborada ha sido bastante rápida, os la dejo consciente de que mi ausencia de momento va a prolongarse, por supuesto prepararé la  felicitación navideña para todos vosotros, eso no puede faltar, tiene que ser especial, como lo son vuestros gestos de cariño que tanto valoro.  Responderé con versos de Joan Baptista Humet y su visión sobre los barrios. 
La música de este blog ya no se activa automáticamente, pero la he colocado para quien desee escucharla en el lateral derecho.
Un abrazo y que sigáis bien, en estos momentos no tengo tiempo de visitar ningún blog ni de hacer comentarios, estoy dedicándome al estudio.  Leeré vuestros relatos  en otro momento.  Gracias.

Mi padre y mi tío habían construido la vivienda familiar en la que vivíamos, eran todavía solteros cuando trabajaban sin descanso los fines de semana  invirtiendo todos los ahorros de su modesto salario, una vez terminadas las obras tuvo amplia mención en una página del periódico “Heraldo de Aragón”, por ser un edificio bonito y bien construido, sin arquitecto ni aparejador.  En aquel camino rural sin urbanizar, cada familia había comprado un terreno para levantar su casa de acuerdo a sus posibilidades económicas, la nuestra no era pequeña, tenia dos plantas, la mayoría eran de una, pero al habilitarse para tres familias quedó con la distribución de lo que ahora serían apartamentos-estudio, posteriormente mi padre se dedicó a hacer puertas, ventanas y el mobiliario.
Recuerdo que unas escaleras conducían desde el corral a la galería, embaldosada en color verde turquesa, allí en grandes tendederos se secaba la ropa al aire, una parra trepaba desde el suelo al tiempo que se llenaba de avispas que picoteaban las uvas, dando sombra en las calurosas tardes de verano, cuando me bañaba al sol con mis primos y vecinos de nuestra edad.


La iglesia tenía y tiene la misma  sencilla vidriera  que con el sol refleja sus colores en el estuco blanco de la pared, en el exterior, los jardines de la calle cubren en el mes de mayo sus fachadas con rosales trepadores.

Cuántas veces jugábamos a los bautizos, yo solía reunir a todos los niños de mi calle para que hicieran de invitados, improvisábamos la pila bautismal donde mojaba la cabeza del neófito muñeco y después en larga procesión, lanzaba desde mi ventana de la primera planta, caramelos y monedas de 10 céntimos, los caramelos podían comérselos, las monedas tenían que devolvérmelas para el próximo bautizo, las normas las ponía yo.
El barrio figuraba en los planos como zona verde, la ciudad a día de hoy lo incluye en el de Torrero pero nunca se dieron permisos de construcción, las parcelas se consideraban  terreno no edificable, constantemente se tuvo el temor de una demolición anunciada, fueron muchos los que lucharon por este barrio humilde hace medio siglo,  los de más edad recuerdan que muchas veces y por tratarse de una urbanización ilegal, la policía montada  a caballo solía sorprender a los vecinos que afanados en su tarea de albañiles apenas tenían tiempo de recoger sus herramientas de trabajo; cuando la voz corría de calle en calle, todos disimulaban que allí no pasaba nada.  He leído y después mi padre me lo ha confirmado, que de madrugada subían los guardias del Ayuntamiento y antes de que los vecinos pusieran el tejado tiraban las cuatro paredes, por lo que decidieron organizarse para vigilar.  Hoy todavía recuerdan como muchas veces algún cura era avisado cuando se intentaba desahuciar a alguien y se enfrentaba a la policía con aquellas palabras: "Si han de demoler algo, tiren la iglesia".

Predominaba la industria del mármol, hoy todavía presente dada la proximidad del cementerio, así comenzaron a establecerse pequeños comercios y talleres de arte funerario.
Al principio carecía de todo, agua, luz, vertidos…la administración apenas prestaba atención a los problemas cotidianos de la gente.  Era imprescindible edificar cuatro paredes y un techo para que el asentamiento se considerara vivienda y no fuera derribado por las autoridades.

En esta foto podemos ver que en honor a su nombre había un humilladero dedicado a San Antonio, es lo  más parecido a lo que en Aragón llamamos "peirones".  Cuando llegaba la fecha del santo, las mujeres lo limpiaban y adornaban con tiestos de flores, lo cual se sigue haciendo en la actualidad. Vean la columna y la imagen protegida tras el cristal en esta foto reciente, no hace mucho le han cambiado el color, ahora en azul y rosa.
Durante muchos años tuvimos un cine al que solía asistir de niña con mis padres, principalmente eran películas españolas o del oeste, siempre toleradas, cuando aprendí a escribir me acercaba con papel y lápiz para anotar el título de la película de la semana.  Dos señoras presidían la entrada, una a cada lado con sus carritos de palomitas y barquillos, ambas viudas subsistían de las ventas de chucherías. 



El barrio podía ser muy humilde pero el nombre de sus calles era de lujo y si no, ya han visto con estas fotos que lo que digo es cierto. Todas ellas tenían el nombre del ramo de joyería, quien sabe si  aquellos nombres compensaban la desigualdad y daban fuerza.  

En el sector de la Paz era el barrio de las chabolas, una zona conocida como "las graveras",  un capuchino quiso quedarse con los gitanos del barrio y sus amigos le construyeron una chabola idéntica a la suya, más de uno se involucró en la promoción del pueblo gitano, otro capuchino y en otro barrio, dotó de condiciones salubres a sus convecinos y estos le reconocieron su labor dedicándole una calle. Hubo una clara opción por los oprimidos y recuerdo vagamente las reuniones de los vecinos para organizarse, reuniones que se realizaban en la parroquia o en los colegios de la zona.  A la misa de los domingos acudían hippis con melenas que tocaban la guitarra, sería ya la década de los 70, tuvimos un párroco joven y entusiasta, un hombre de palabras claras, conocedor de la realidad social y familiar que daba charlas a los jóvenes y a los matrimonios en los locales de las escuelas masculinas,  solía presentar los temas sin barreras, teniendo como audiencia al obrerismo cristiano y entendiendo el Evangelio como herramienta para ayudar a los pobres.

Recuerdo los cortes de agua que nos obligaban a ir a buscarla con cubos al Canal Imperial, a los niños nos divertía porque no nos percatábamos de la dureza de semejante trabajo, la recogida de la basura se hacía en un carro tirado por mulos, el transporte urbano era el tranvía, la distancia representaba caminar un buen rato por calles llenas de baches, piedras y barro cuando llovía.

Pero la explanada llena de campos y huertos se iba haciendo grande, setenta mil personas en todo el extrarradio, procedentes de los pueblos, iban haciendo crecer la ciudad de manera caótica y poco organizada. Tres tiendas abastecían nuestras necesidades, se vivía en comunidad con relaciones de vecindad facilitadas por vivir en la periferia, se sabía todo, quien nacía, quien moría, quien estaba enfermo, la profesión y el número de miembros de cada familia y hasta quien se quería o no. 
Para la fiesta eran habituales las verbenas, nosotros solíamos ir a las “torres”, que es como se denomina a la vivienda típica aragonesa, allí comprábamos las frutas y hortalizas y prácticamente las comíamos recién cogidas, lo mismo sucedía con los huevos de las granjas y  la leche de la vaquería que repartía la lechera con su cántara cada mañana a domicilio, además pasaba temprano dando gritos la churrera con sus deliciosas porras con las que desayunaba antes de ir al colegio, aquella pobre mujer, trabajadora como nadie,  sufrió una estafa inmobiliaria, se quedó sin los ahorros de toda su vida de su venta ambulante y sin el piso que pensaba disfrutar en la jubilación.

En primavera por las orillas del Canal recogíamos margaritas para formar grandes ramos, el afilador pasaba con frecuencia y también el comprador de pieles de conejo que solía pagarlas a 2 ó 3 pesetas, criábamos gallinas, conejos y en algunas casas hasta cerdos, teníamos canarios que cantaban y  macetas con dondiegos.  Mis primos guardaban en jaulas los grillos, saltamontes, cochinillas y escarabajos, las hojas de morera alimentaban a los gusanos de seda que guardados en cajas de zapatos cumplían su metamorfosis ante nuestra mirada de admiración.

Poco a poco se fueron haciendo las escuelas, los comedores, la guardería infantil y se formaron grupos de vecinos, era un momento en que se necesitaban servicios de toda clase,  el arzobispo se dio una vuelta por los barrios para ver la realidad y se encontró con las familias que aprovechaban el descanso dominical para hacer adobes con los que levantar su casa y dijo aquello: ..."ni vosotros ni yo, podemos vivir tranquilos mientras este problema siga en pie, hay que dar un remedio rápido en un plazo de 5 ó 6 meses, si no queremos que se nos caiga la cara de vergüenza...", este llamamiento debió ser unos años antes de que yo naciera.


 

Vean esta foto del colegio infantil, las Hijas del Sagrado Corazón, además de la enseñanza estaban destinadas a prestar servicio gratuito a la comunidad, especialmente como enfermeras, tenían un dispensario que era atendido a últimas horas de la tarde al que acudíamos cuando necesitábamos asistencia sanitaria.
Todos los años nos tomaban medidas para confeccionar nuestra bata que era de cuadros grises y blancos con un cuello  muy duro que había que lavar con esmero y que resultaba difícil de abotonar por su rigidez.


Tras ese vallado gris se encontraba nuestro recreo, los árboles han crecido mucho y no eran tan frondosos, hasta el espacio se me hace ahora  mucho más pequeño comparado con las dimensiones que yo le daba de niña cuando jugaba en él; por las mañanas nos colocábamos ordenadamente en fila mientras el jardinero podaba los setos y a la hora del almuerzo, unas veces mi madre me introducía las frutas por el hueco de la verja,  venía cargada del mercado con la compra en sendos brazos y otros días perforábamos con el dedo el tape plateado de las botellas de leche que nos daban a los niños y que era una cantidad que tenía asignada el centro diariamente.  El colegio,  rodeado de pinares, se llenó por varios años consecutivos con la plaga de orugas y los insectos de doce anillos formaron larguísimas hileras que convirtieron el barrio en una situación alarmante, recuerdo que fue de difícil control incluso con el fumigado desde las avionetas.

Esta es la realidad del barrio en el que nací y de otros muchos de Zaragoza, algunos no lo saben, los más jóvenes no lo recuerdan, otros llegaron mucho más tarde y desconocen los retales de la historia solidaria aragonesa y lo que fue el nacimiento del movimiento vecinal en las zonas clasificadas como suburbios.

Hubo mucha gente que trabajó en la sombra, en silencio y en el anonimato en un tiempo en que era necesario el compromiso cultural, político y sindical.  Todos en la misma barca para tratar de hacer un mundo más justo y no sólo de conversión personal sino en denunciar otras cosas, porque para que una sociedad sea más justa hay que trabajar en el meollo del mensaje de aquel pobre loco que abandonó la carpintería de su padre para ir a predicar por los campos su doctrina humanista.

No hay que olvidar quienes somos, de dónde venimos, agradecer la ayuda de quien impulsó esa prosperidad, generalmente personas más instruidas que lo hicieron con gratuidad y sentir el orgullo por lo mucho que han trabajado los nuestros para salir adelante. Al pasear por sus calles nos vale el ejemplo de  la semilla de mostaza, que siendo chiquita, llega a convertirse en un árbol grande.

Buen día.

viernes, 9 de noviembre de 2012

SEVILLA Y LAS BULERÍAS DE LA LUNA

Torre del Oro

Sevilla tu no hagas caso
de las caricias del río.
que el río es galán de paso
para firme amor el mío.

La Giralda

...Y es que Sevilla,
enreda corazones
en su mantilla.

Antiquarium

Hay en Sevilla un tesoro, 
que guarda mi corazón,
La Plazuela, la Giralda, 
mis amigos y el Tardón
y en el Tardón, 
el dueño del cofre
 de mi corazón.

Sí, hoy he querido presentar este post sobre Sevilla al que iré añadiendo en cada una de mis fotos, imágenes de mi viaje a  esa ciudad, las letras de las canciones de Dolores Montoya y Manuel Molina,  más conocidos como Lole y Manuel, las he sacado  de uno de mis discos favoritos titulado "bulerías de la luna".

Al amanecer, al amanecer
con un beso blanco
yo te desperté.
La noche llegó, la noche llegó
porque la montaña, 
se ha tragado al sol.
Y en la montaña
se oye un eco de gemido
el sol ha quebrado un junco
que ya estaba florecido.

Foto de aquella tarde de paseo después de la tormenta.

Una rosa lloraba
por un clavel
y para que no sufriera
fui y la corté
Y al poco tiempo
fui a aquel lugar
y el clavel se había muerto
de soledad.

....Que cante la flor 
y que se calle el cardo
y todo aquel que sea mi enemigo
que sea mi hermano....


Ya con quince años andaba yo volviendo loca a mi madre con la música, esta pareja sonaba a todo volumen en mi tocadiscos, cuando me recriminaban me quejaba  de que no es lo mismo una bulería en voz baja, me gustaba la poesía de paz, yo decía que eran los intelectuales del flamenco, hablaban con tonos amables, no usaban monótonos y repetitivos estribillos y a pesar de la opinión de los puristas sobre la innovación musical, aportaron nuevos aires, la excelente voz de Lole y la maestría en la guitarra de Manuel, las letras eran buenas, captaron nuevos adeptos y desterraron los versos amargos y desgarrados tan propios de la copla tradicional, un género que también me gusta y mucho, con ellos todo se une en armonía, esperanza, naturaleza, belleza, amor, dulzura y sentimiento, llegaron cuando más falta hacían en el panorama musical de aquella década, cuántas veces los seguí allá donde actuaban para oír retumbar cualquier tablao.  No faltaron nunca palmas, tacones e instrumentos y mientras el corazón se estremecía, no cesaban las ovaciones a una saga familiar que nos ofrecía puro arte.


El río Guadalquivir se quejaba una mañana
me tengo que decidir entre Sevilla y Triana
y yo no sé cómo elegir
¡Ay! quién pudiera...
fundir en un perfume menta y canela.


El sol, joven y fuerte
ha vencido a la luna
que se aleja impotente, 
del campo de batalla.

La luz vence tinieblas
 por campiñas lejanas,
el aire huele a pan nuevo,
el pueblo se despereza
ha llegado la mañana.


Érase una vez, 
una mariposa blanca
que era la reina 
de todas las mariposas
del alba.
Se posaba en los jardines,
sobre las flores más bellas
y les susurraba historias
al clavel y a la violeta.
Feliz la mariposilla, 
presumidilla y coqueta
parecía una flor de almendro,
mecida por brisa fresca.

Loli tras las rejas

Voy soñando con tus besos, 
por el Callejón del Agua,
no despertarme del sueño,
 campanas de la Giralda.


Y es que en amores,
las caricias soñadas, 
son las mejores.

Museo de Artes Populares (Parque de Mª Luisa)

Si yo pudiera
 mover las manillas
del reloj del tiempo,
estaría a tu verita 
en este momento.

Reales Alcázares
Que los amantes,
 cuando existe distancia
se olvidan antes.


Como  temblaba mi corazón, 
¡madre!
Como temblaba mi corazón
solita por la calle.

Sólo te besé una vez
y cuando pienso en tus besos
mi boca me sabe a miel.

Que sí, que sí.  Que no, que no
que tú a mi no me quieres,
como te quiero yo.



...Enséñales lo bello de la vida
y a hacer consuelo 
en todas las heridas
y a amar con blanco amor,
 toda la Tierra
y buscar siempre la paz, 
Señor
y odiar la guerra.....

La Macarena en mi mesilla

Vayamos por esa senda
a ver qué luz encontramos,
esa luz que está en la Tierra
y que los hombres apagamos.

Nuestra Señora de la Estrella
Se llama Estrella
y tiene un firmamento
solito "pa" ella.



ASÍ REZA EL CARTEL DEL BAR MILAGRITOS DEL BARRIO DE SANTA CRUZ: LA VIDA ESTÁ HECHA DE PEQUEÑOS MOMENTOS Y NO CUESTAN DINERO.
Un gato sobre mi sombra

Sobre un clavel se posó,
 una mariposa blanca
y el clavel se molestó.

Blanca la mariposa
 y rojo el clavel,
rojo como los labios
 de quien yo sé.


Te quiero,
cuando le digo te quiero
se le pone la carita
colorá de terciopelo.

Dinero,
que yo no quiero dinero,
yo quiero cantarle al aire
como cantan los jilgueros.

Los jazmines

Anoche soñé contigo, 
fue como un cuento de hadas
tu eras el príncipe del cuento
y yo la reina encantada.

Yo te besaba tu boca  
y tú mi pelo acariciabas
y las estrellas del cielo,
 de felicidad lloraban.

Cuando yo me desperté 
y vi que tú me faltabas
quise quedarme dormida, 
pero el sol no me dejaba.


Hermano saca la red
que ya ha salido la luna
no la vayas a coger.


Sentado en el río, 
sobre un viejo tronco
vi que un pajarillo
 quería cantar
 pero estaba ronco.


Lloraba de pena, 
lloraba de pena
y en mis manos
 le di de beber
agüita del río
 con hojas de menta.

Pasacalles

Gastronomía del Sur
Ay Barrio de Santa Cruz, Ay Plaza de Doña Elvira....

Ayer, cuando la tarde moría
sorprendieron las estrellas 
tu boca junto a la mía.
El cielo por la alameda,
 estrenaba melodías
y yo por el dulce camino
 de tus labios me perdía.


Mi boca sobre tu boca, 
danza loca de alegría,
mi sangre cantaba a gritos
 y las fuentes se reían,
cuando tu boca al fin, 
se separó de la mía,
la noche, dos veces negra,
se vistió de luz del día.


Sueña con ser bailaora
la luna y le están haciendo,
un traje blanco de cola.

Le dijo al mar,
la luna le dijo al mar,
déjame tu espejo verde
porque me quiero peinar.

Y se fue a peinar,
la luna se fue a peinar,
en un charco de agua clara
con un peine de coral.


De besos son las barandas
 en el puente del amor
y el suelo de azúcar blanca.


Río de mi Sevilla,
 no te entretengas
que te espera en Sanlúcar,
 la mar inmensa.
Con qué desgana, 
dejarás las orillas
 de tu Triana.

Finalmente me paro en una calle para leer lo que hay escrito en los azulejos.  Es un poema de Luis Cernuda titulado "Jardín Antiguo"
Ir de nuevo al jardín cerrado,
que tras los arcos de la tapia,
entre magnolios, limoneros,
guarda el encanto de las aguas.

Oír de nuevo en el silencio,
vivo de trinos y de hojas,
el susurro tibio del aire
donde las almas viejas flotan.

Ver otra vez el cielo hondo
a lo lejos, la torre esbelta
tal flor de luz sobre las palmas:
las cosas todas siempre bellas.

Sentir otra vez, como entonces,
la espina aguda del deseo,
mientras la juventud pasada
vuelve.  Sueño de un dios sin tiempo.


Espero que os haya gustado el paseo por esta ciudad.  Si me visitáis trataré de responder cuando pueda, tengo asuntos pendientes que requieren mi atención. Saludos a todos.