Repite: El mundo está en paz y yo también.

viernes, 22 de julio de 2016

FELICES VACACIONES


Aseguran que hay tres cosas en la vida que cuando pasan ya no vuelven, el tiempo, las palabras y las oportunidades, con este precepto vengo a desearos a todos un buen verano, se entiende que las actividades deben ser satisfactorias y saludables como bailar, pintar, escribir, meditar, encontrar espacios de silencio o contactar con la naturaleza, ávidos de espacios abiertos, sin humos ni bocinas, con risa en los labios, ahora que abunda tanto la dispersión y estamos atrofiados del todo.  Unos buscarán las prácticas espirituales, aislamiento para el alma, otros la disertación intelectual, las terapias médicas, o la búsqueda de sentido a la vida entre tanta neurosis colectiva y mundial, algunos utilizarán su habilidad creadora y un buen número tal vez intenten una vez más, un tránsito exitoso después de haberse perdido en este largo trayecto, aprisionados en los quehaceres y problemas, permanentemente atados a las obsesiones, basta con mirar alrededor para desear a todos que cada cual encuentre lo que busca.  Yo lo que quiero es pisar la tierra, escuchar cencerros, beber agua fría, oler a campo, hacer viajes provincianos en bus mirando las cunetas y olvidarme por unos días del desmesurado ritmo.


Que este periodo vacacional se convierta en un momento de parón, ideal para recuperar y mejorar algunas cosas, como regalar nuestro tiempo y nuestro amor, que es lo más valioso que tenemos. Por mi parte, voy a limitar el uso de la tecnología, a la vuelta, cuando el recuerdo siga en nuestras manos, volveremos con instantáneas entrañables de los momentos vividos que se encargarán de recordarnos a más de una persona, rincones, paisajes ...... y a todo aquello que mereció la pena durante nuestro descanso estival.



"Sólo existen dos días en el año en los que no se puede hacer nada.  Uno se llama ayer y otro mañana.  Por lo tanto hoy es el día ideal para amar, crecer, hacer y principalmente vivir". 
                                      Dalai Lama