Repite: El mundo está en paz y yo también.

sábado, 19 de noviembre de 2011

UN LIBRO DE GERVASIO SÁNCHEZ

"UNA CAUSA SIN IMÁGENES NO ES SOLAMENTE UNA CAUSA IGNORADA, ES UNA CAUSA PERDIDA".  Robert Capa

Hoy vamos a hablar de un libro didáctico y asequible que se titula Pasión y Memoria.  En la foto lo vemos a él en abril del 2008 en Zaragoza, ciudad de la que es hijo adoptivo.  Ahora en el Centro de Historia  también contamos hasta el día 12 de febrero del 2012 con una exposición dirigida a centros educativos en la que Gervasio con el tema: los desaparecidos en Bosnia, Argentina, España, Colombia, etc. tiene como objetivo que sus imágenes sirvan a los jóvenes para reflexionar sobre los derechos humanos.  

A finales de agosto del año 2009, un grupo de amigos de Gervasio Sánchez se reunieron en un recóndito paraje del Pirineo aragonés para celebrar su 50 aniversario entre afecto y camaradería.  Cuenta el prólogo escrito por Sandra Balsells, que traspasando el umbral de los cincuenta estaba radiante, pletórico y por extraño que parezca, insólitamente relajado.  Dicen los que lo conocen que es un manojo de nervios pero sabe frenar el ritmo habitual y sosegarse cómodamente.


Ha luchado y ha llegado a estar donde quería, ha trabajado intensamente sin sumisiones, ha ejercido su profesión con independencia, de manera honesta y coherente tratando de esquivar el cinismo y la hipocresía a la que tanto aborrece y lleva ya la mitad de su vida recorriendo la martirizada geografía de la infamia siendo testigo de muchas convulsiones. Lo que ha vivido ha modelado su ser y lo ha convertido en un reportero de raza.


Gervasio ayudaba de niño a su abuelo que era cartero de profesión, coleccionaba sellos, luego trabajó de camarero en un bar  pero en la infancia soñaba con ser piloto, después compaginó estudios con diversos empleos eventuales, es el devenir de la vida cuando te lleva por caminos que ni habías pensado o cuando vas haciendo realidad aquello que soñaste.
Hoy es un envidiable fotoperiodista hecho a sí mismo, que nació en Córdoba, vivió en Barcelona y hoy habita por el mundo con su cámara para dejar constancia de cuanto acontece a miles de kilómetros, tomando partido, asumiendo riesgos, por eso  hoy sube a la superficie después de haber bajado al fondo, no hubo camino de rosas y aunque ya han pasado años desde que su primer trabajo se publicara en Heraldo de Aragón, hoy goza de la admiración de todos, así es Gervasio Sánchez, un hombre de vértigo, un torbellino que hace suyas las palabras de Fernando Pessoa cuando dice: "LO QUE VEMOS NO ES LO QUE VEMOS, SINO LO QUE SOMOS".

6 comentarios:

  1. Hola amiga Loli buen post.
    Estupendas imágenes y texto,me quedo con la frase de Robert Capa.
    Dice mucho en sus palabras escritas.

    Besos de MA y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Una vida ejemplar de lucha y entrega. Es difícil llegar a plasmar lo que somos. Gracias por esta entrada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Como todas, interesante entrada.
    Feliz domingo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola amigos, MA, Julie y disancor:

    En estos momentos me encuentro estudiando Comunicación educativa y cultura popular y cuando me examine habré tenido que analizar cientos de fotografías de los más grandes, entre los que se encuentra Gervasio o Salgado. Tengo que saber el tipo de plano o el ángulo o punto de vista.
    Este libro tiene fotografías que son desoladoras pero sin él y sin la cualidad humana del autor, nos veríamos privados de un testimonio libre de artificios.

    Un abrazo a los tres y mi agradecimiento por estar aquí.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Loli, por tus palabras, siempre tan gentiles. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Hola Antonio. Espero poder visitarte mañana, hoy se me acaba el día sin dar más de sí que mi recuerdo hacia tu poesía.
    Feliz lunes que acaba de comenzar. Un beso

    ResponderEliminar