Repite: El mundo está en paz y yo también.

domingo, 3 de mayo de 2015

EL TIEMPO COMO MONEDA

Pájaros comiendo migas de pan.  
Esta foto la hice paseando por el parque,  fue un encuentro casual y una lástima que mi presencia, bastante lejana, ahuyentara de esta anciana, los pájaros que hasta ese momento llevaban sus manos.  Creo que la imagen, aun siendo deficiente en calidad, puede servir para ilustrar el tema del que hoy vamos a hablar.


Hoy hablaremos de los bancos de tiempo o lo que es lo mismo, de un mercado alternativo en el que existen  un trueque solidario y unas relaciones más humanas.  Es otro planteamiento y me parece un sistema bien pensado, casi una revolución. No desconocemos que en estos tiempos, todo se mide en dinero, de modo que vamos a abandonar la idea de poner precio a las cosas y veremos que la calidad del servicio y las relaciones no desmerecen por eso, y si cuesta creerlo, es porque nunca ha habido nada gratis.
Si les dijera que voy a dedicarme a cuidar a alguien pero sin moneda de cambio, pensarían que estoy hablando de un trabajo voluntario y gratuito, pero no, estoy hablando de pedir y dar a un tiempo, sin que haya una transacción económica. Estos bancos están en muchas ciudades y en Zaragoza también, en España hay casi trescientos, ellos canalizan el intercambio de favores y la moneda usada por los ciudadanos es el tiempo, tal vez desconocemos que existen, por eso sería bueno saber a qué se dedican y cómo se organizan.
Quedé muy sorprendida cuando supe la cantidad de conocimientos y habilidades que se pueden intercambiar, las hay de todo tipo y sólo es necesario que quien los ofrece y quien los recibe se pongan de acuerdo, de modo que basta con que ambas partes se entiendan, eso sí, funcionan online, en barrios o zonas concretas y no reciben subvenciones de instituciones públicas ni privadas.
Cada uno tendrá su cuenta en el banco de tiempo, en ella no se adeudan ni acumulan euros sino horas, las horas que yo dedique a los demás y las que los demás me dediquen a mi, a esto se llama ayudar, aportar lo que se sabe hacer y recibir cuando se necesita.
Yo coso tu ropa si tú no sabes hacerlo y tú a cambio me das conversación en italiano.  Yo te arreglo un grifo y tú me echas una mano con el ordenador,  yo te ofrezco asesoramiento legal y tú me haces de canguro o me enseñas a bailar, yo te elaboro una tarta de cumpleaños y tú me peinas y maquillas, yo te enseño a redactar un currículum y tú me ayudas con la mudanza, las posibilidades son infinitas, tantas como necesidades.
Jubilados que tienen tiempo libre para ofrecerse, mujeres jóvenes que necesitan ayuda para conciliar su vida familiar, al final, ventajas para todos.
Esta manera de tejer una red social más sólida, en la que los vecinos se conocen y se apoyan mutuamente, genera una riqueza social y no económica.
Si hubiera acciones irregulares el Banco del Tiempo podrá sancionar a los usuarios y obligarles a devolver el crédito obtenido e incluso podría expulsarlos del sistema.
Al informarme sobre cómo funcionan, nos vienen a decir que en el mundo laboral, el tiempo de unas personas vale más que el de otras, pero en el banco de tiempo, vale para todos exactamente lo mismo, esto rompe jerarquías y lleva a muchas personas a descubrir el valor de sus propios recursos, existe una entrevista previa en la que te orientan sobre los servicios que puedes prestar, en ella se puede descubrir que todos tenemos más que ofrecer de lo que pensábamos en un principio.
No quiero extenderme más, quien desee buscar alguno cerca de su lugar de residencia puede consultar en la siguiente dirección:

 http://adbdt.org/

12 comentarios:

  1. Me parece estupendo y como indicas el tiempo vale igual para todos y todo eso hecho bajo un compromiso de buena convivencia.-No cabe duda que los que tenemos el tiempo cronometrado y una calidad de vida jerarquizada por el estres eso es agua de mayo.Cada vez las personas se comunican menos y mal.

    Me gusta eso de que no se establezcan jerarquias: sino convivencia y un buen aporte o solución.

    Un fuerte abrazo Loli.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Bertha, la verdad es que no conocía que existiera este sistema, pero sé que tienen sus encuentros y jornadas y que están bien organizados.
      Me parece estupendo que por ejemplo, una joven en paro que ha estudiado fisio, aproveche el tiempo y se apunte a uno de estos bancos para ofrecer sus servicios, lo veo bien, siempre puede haber alguien con un problema de salud que la pueda necesitar. En esta contraprestación, el trabajo está equiparado, no hay uno que valga más que el otro, porque hablamos de horas dedicadas y además no hay dinero por medio. Basta con inscribirse y ya se entra en un principio que más que solidaridad es de igualdad y justicia.
      Gracias por tu presencia, siempre fiel en mi blog, valoro tu esfuerzo tal como vas de tiempo.
      Un beso muy grande.

      Eliminar
  2. Me encanta tu entrada, Loli...El banco del tiempo es volver a los valores humanos de solidaridad, generosidad y entrega a los demás...Es una forma de intercambiar conocimientos, alegrías, tristeza y vida...En definitiva dar sentido al tiempo que vivimos en contacto con los demás...Todos somos útiles y necesarios y podemos mejorar nuestro mundo, dando nuestro tiempo y en él lo mejor de nosotros mismos...
    Espero, que esta idea y proyecto vaya extendiéndose por todas partes...Es un gran acierto en nuestra sociedad materialista...Una vuelta al espíritu.
    Mi abrazo inmenso y mi cariño, Loli.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mª Jesús, así es, tal como dices. Se fomentan las relaciones entre generaciones, se evita el aislamiento de las personas mayores, se favorece la integración de las personas llegadas de otras ciudades o países, se fomentan las relaciones sociales, y qué más podemos pedir. Creo que es una buena filosofía en este mundo cada vez más globalizado. Los bancos de tiempo se han hecho muy populares especialmente en los círculos "de proximidad", "de confianza", "de barrio".

      Agradezco mucho tu visita. Un gran abrazo.

      Eliminar
  3. Loli, parece una cosa muy buena, pero todo es a cambio de algo. A mí me enseñaron a dar sin recibir y si recibía algo a cambio era simplemente cariño, amor.
    Dar una sonrisa no cuesta nada, y andamos por la calle con caras amargadas.
    Hay mucha gente que está jubilada y la soledad les espanta y una manera de no sentirse sola es apuntarse a una ONG u otras asociaciones, sí dan su tiempo, pero es una forma caritativa engañosa pues simplemente enmascaran su egoísmo.
    Conozco a una señora que paga a una cuidadora para que atienda a su madre, mientras ella va a cuidar a otra anciana gratuitamente ¿Cómo entender eso por caridad?
    No sé Loli, déjame tener mis dudas.
    Gracias por esta información.
    Te dejo un gran beso de ternura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cecilia, hay personas cuyo semblante sombrío es el reflejo de su alma, pero muchas veces no conocemos sus problemas, a veces graves, la vida se ha puesto difícil y parece que existe un contagio de apatía y descontento. Si nos paramos a hablar con alguien por obligación, es posible que detenernos con tan mala gana, no nos permita disfrutar de la charla, sin embargo, un saludo cariñoso siempre es algo bien recibido incluso aunque no haya afecto por parte de quien lo ofrece, sino solamente cortesía.
      No seré yo quien diga, que los que colaboran en algo lo hacen para no quedarse aburridos en casa, entonces yo no sería mejor que aquellos a los que juzgo, o que los ancianos que informan a los turistas en las ciudades, combaten su soledad de este modo, pues me parece perfecto, aislarse no es lo ideal y el tiempo cada uno lo invierte de acuerdo a sus gustos y necesidades.
      Si un día me dices que sabes hacer jabón casero y yo te enseño contabilidad con Excel, lo que estaremos haciendo es un intercambio interpersonal de conocimientos y sin gastar dinero, eso es el banco del tiempo, en lo demás, lo inteligente es vivir la vida y de la mejor manera que se pueda y fijarse en la calidad humana de las personas, porque otras cosas, son agua que se escapa entre los dedos, y de las cuales, cada uno deberá responder.

      Mi abrazo sincero y mi deseo de que sigas bien.

      Eliminar
  4. LOLY, LINDA REFLEXIÓN: VIVIR EN COMUNIDAD, COMPARTIENDO Y COLABORANDO DESINTERESASAMENTE SERIA LO IDEAL.
    UN ABRAZO Y FELIZ MIERCOLES.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rayén, ya te echaba de menos.
      En el banco del tiempo se prestan servicios pero ahora recuerdo que en Zaragoza, hace un tiempo pedían voluntarios para colaborar en tareas como la de escuchar, hay que abrir el oído al lenguaje del otro, creando un espacio de comunicación, pero no todo el mundo está dispuesto a interesarse por las emociones, las necesidades y los sentimientos de otras personas. Tal como es nuestro mundo de hoy, nos sorprenden las iniciativas que no persiguen el beneficio personal.
      Siempre bienvenida. Un abrazo y feliz jueves.

      Eliminar
  5. Perdón mi querida Loli ya sabes que estoy ausente, aún así procuro responder a vuestras visitas, pero hay días que ni entro al ordenador y ni ganas tengo.
    Lo de de estos intercambios ya lo había oído y es como volver a la paz y la calma siempre con buena voluntad, un saco de patatas por un saco de carbón, un saco de sal de las salinas de Armillas por un canasto de verduras y frutos del tiempo, eso se hacía en el pueblo de mis padres hace tiempo.
    Parece que en los días de hoy vuelven las tornas y bien enfocado puede traer buenos beneficios, muy interesantes tus letras.
    Una buena semana y un gran abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ámbar, no te preocupes, vuelve cuando quieras y puedas, ya sabes que en esto no hay imposiciones.
      Estos intercambios en el banco del tiempo, están regulados, si es verdad que se parecen a un trueque en especie, donde se pueden intercambiar servicios y sin que exista un precio por ellos. Parece que tienen buena acogida aunque no todo el mundo los conoce o los utiliza.

      Un beso y buena semana.

      Eliminar
  6. Esto es una especie de cooperativa pero sin leyes gubernamentales ni remuneraciones más que el intercambio del tiempo. Los servicios son extraordinarios. Tengo muchos años afiliada a "L'Accorderie", en la región donde vivo y he hecho intercambios de transporte, computación, idiomas, contra mi experiencia en cursos básicos y de conversación de español. Son increíbles los cientos de servicios que se pueden intercambiar. La paga se hace con cheques sin valor monetario pero si con valor en tiempo. Un gusto leerte Loli.
    Saludos efusivos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ceciely, me parece muy interesante que nos cuentes tu experiencia en los bancos de tiempo, y veo que funcionan muy parecido por no decir igual. Ellos mismos consideran que se trata de otra manera de vivir la crisis, de ahorrar y de considerar el tiempo como una riqueza.
      Gracias por tu comentario. Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar