Repite: El mundo está en paz y yo también.

viernes, 12 de julio de 2013

¡FELICES VACACIONES!



Un año más nos ha llegado ese tiempo de búsqueda de algún tranquilo paraíso personal o tal vez un rincón en el que reparar el cansancio acumulado, necesitamos momentos de pausas y licencias, no recuerdo quien dijo que el despedirse tiene algo de deceso, mientras que reponerse es una forma de resucitar o de volver a la vida, si bien es cierto que por estas fechas uno debe buscar lo que necesita, y no está de más regalarse unos días de paz.
Hoy me es imposible no recordar aquel discurso del líder político de Uruguay en la Cumbre de Río, cuando se refería a nosotros como pobre humanidad, sabemos que estamos viviendo en un sistema ineficaz, mezquino y retrógrado que no nos conduce a ningún destino pero llegan las vacaciones y éste también es un periodo para revisar nuestra forma de vivir cuando ya los viejos pensadores Epicúreo, Séneca, Los Aymaras tuvieron claro que “pobre no es el que tiene poco….., verdaderamente pobre, es el que necesita infinitamente mucho y desea y desea y desea más y más”. Y esto viene a cuento porque es posible que muchos no puedan disfrutar de un hotel con piscina, vacaciones en la playa, o estrenar un traje de baño diseñado por una firma prestigiosa, para todos no será posible dar la bienvenida a la suave brisa tropical de Hawai, más de uno será contratado para trabajar en este par de meses y eso con suerte, los habrá que no dispongan de aire acondicionado, adosado con jardín, flamante moto o coche último modelo, se habla de la aparición de la envidia de no poseer lo que el otro exhibe (mujer atractiva, viajes al extranjero, dinero en abundancia..., qué sé yo) y es que también el hiperconsumo hace de las suyas en estas fechas, son muchas las tentaciones que invitan a la falta de previsión de la que luego lamentarse. Tengo la certeza de que el ser humano se acompleja cuando no puede conseguir todo lo que se le ofrece a los ojos.  “Venimos a la vida intentando ser felices, porque la vida es corta y se nos va” decía D. José Mújica- y ningún bien vale tanto. 
Se luchó por las 8 horas de trabajo pero resulta que hay que trabajar muchísimo para pagar las deudas, del auto, de la moto, de las vacaciones.... y cuando uno se da cuenta ya es un viejo artrítico, esas fueron sus palabras de buen criterio.
Hay demasiados ejemplos de situaciones trágicas donde los individuos están aprendiendo a resistir y eso nos envía un mensaje sobre las pautas para vivir sin ambición y sin esquemas que nos asfixien. Es tiempo de conseguir ese ademán desenfadado que transmita calma cuando la energía avasalladora se ha ido gastando durante el año.  Lo que se quiere en vacaciones, es recuperar el ritmo cotidiano de la vida, ese lado más normal barrido por el caos de las deshoras, las madrugadas, las trasnochadas, el trabajo, las ocupaciones que te van quitando y quitando hasta agotarte y una se para a pensar lo que importa realmente, qué cosas necesito, qué me sobra, qué me falta, qué quiero hacer, he visto cargar el equipaje de cosas tan inútiles......Para escribir este texto me han inspirado las revistas que se publican en esta época del año, los programas estivales donde los rostros conocidos pregonan su amor y desamor con tanta facilidad, los montones de artículos en tiempos de liquidación, los folletos turísticos que animan a viajar y los falsos itinerarios que algunas personas se inventan para no decir que no hay planes previstos más allá del hogar.
La cuestión es no desaprovecharse sino sacar de uno mismo cosas que ni siquiera nosotros sabemos que tenemos.  El mejor y más amplio horizonte es sentir que la clave de la felicidad no es una vida de lujo, sino un interior pleno de entusiasmo. Hay que vivir en esa espiral que se eleva desde los hábitos mecánicos más artificiales hasta los más espirituales, abandonando el lastre de las propias miserias para ir más ligeros, haciendo lo contrario a lo que buscamos normalmente en nuestro día a día, sólo eso nos permitirá adentrarnos en nosotros mismos, sin cálculos, sin regateos, entonces será fácil definir tan grata motivación que nada tiene que ver con ese callejón sin salida en el que muchos están prisioneros. Sólo aquellos que no tienen trabajo ni expectativas de encontrarlo en breve se ven en una situación que les exime de toda responsabilidad, nada tienen que ver con los que han querido vivir de una manera que no podían permitirse, atraídos por el consumo, la moda o el estilo de vida del vecino, espejo en el que nunca hay que mirarse.
En pocas ocasiones de no ser en vacaciones se nos brindará una oportunidad tan extraordinaria para reaprender lo que la prisa se encarga de barrer.  Estamos en los meses ideales para hacer esas cosas que nos gustan, sin publicidad, sin rebajas, sin revistas de viajes que anuncian circuitos para divisar puestas de sol, si todos sabemos que están al alcance de cualquiera sin previo pago, así rezaba el titular: "para viajeros expertos en el buen vivir que pasan la vida localizando las mejores puestas de sol.  Cuando el sol se pone, los espectadores aplauden...".
Dadas las temperaturas y rigores que estamos soportando, parece que este verano se nos presenta como el título de aquella película que fuera de España se le llamó "una noche larga y febril".
Puedo asegurar que con crisis o sin ella, hay muchas cosas de las que poder disfrutar, todo es más sencillo de lo que parece, lo sé cada vez que recuerdo las vacaciones de mi infancia que sin accesorios superficiales, han quedado tan grabadas en mi memoria.  Cuando yo era niña cenábamos en el pinar, al atardecer cogíamos nuestra nevera portátil e improvisábamos una cena al aire libre sentados en las sillas de camping, los fines de semana íbamos al río, donde no había normativas que impidieran acampar a las familias junto a la orilla, recuerdo aquellos helados caseros de vainilla que mi madre sacaba del congelador y nos los ofrecía a media tarde, cuando el calor apretaba.
Quería referirme a los aspectos esenciales que hacen que un verano sea feliz, sin cambiar de vestuario o irse a las Bahamas, todo ello más relacionado con la potencialidad compradora que con la apetencia por las cosas buenas. 
Me despido de todos con un fuerte abrazo, estos días están siendo intensos y me mantienen alejada del blog.  A solas o en compañía, sigan relajados y allá donde vayan les deseo un buen descanso.
A la vuelta les contaré y me contarán. 

16 comentarios:

  1. Bueno Loli; te deseo unas felices y merecidas vacaciones. Desconectar un poquito de vez en cuando de la rutina siempre viene bien y parece que no pero vuelves con la mente despejada, así que lo dicho; ya nos contaras en tu vuelta, un abrazo y nos vemos por aquí Loli.

    ResponderEliminar
  2. Felices vacaciones Loli!

    No hace falta mucho para pasarlo bien simplemente querer pasarlo:sin horarios,organizando un poco lo que no podemos por los horarios y sobre todo(en mí caso)devolver un poco del tiempo que los demas me dedican y que yo tan poco puedo dedicarles por mis obligadas ausencias.Como se suele decir saborear este tiempo que es enteramente nuestro.

    Un abrazo y hasta la vuelta que lo disfrutes!

    ResponderEliminar
  3. Hola Loli.
    Que tengas un buen verano y como bien dices no son necesarias demasiadas cosas ni grandes planes para disfrutar de familia y amigos.
    Un abrazo, y disfruta de los momentos...
    Moon.

    ResponderEliminar
  4. Te deseo unas muy apacibles vacaciones Loli. Dices muchas verdades en tu reflexión sobre estos días. Y estoy de acuerdo contigo. Creo que lo importante, lo más importante para tener unas buenas vacaciones está en nuestro interior y valoración de lo que tenemos a nuestro alrededor, se nos pasan tantas cosas que nos pueden hacer muy felices sin movernos de casa... De todas formas, disfruta, como sólo tú sabes hacerlo. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Querida Loli, te deseo que pases unas vacaciones con mucha tranquilidad y que tengas un verano muy feliz. La reflexión que nos planteas es muy interesante, en nuestro interior podemos encontrar la felicidad del verano.
    Un abrazo muy fuerte.
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  6. Tambien yo te deseo unas felices vacaciones, y que no te des mucha paliza con tus caminatas.
    Seguro que vuelves con nuevos temas, para publicar en tu magnífico blog.
    Bssssssss.

    ResponderEliminar
  7. Pasaremos y viviremos las vacaciones.
    Hasta septiembre
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Hola Loli, tiempo sin escribirnos, pero como puedes ver aunque sea tarde no dejo de ver y leer tus entradas.
    Justo estos días hablaba con una amiga sobre lo de salir de vacaciones, ella no entiende que no me apetezca irme a un hotel en la playa, o salir de viaje.
    Yo estoy deseando que llegue el próximo viernes, que comienzan las vacaciones de mi marido,seguro que continuaremos viendo y fotografiando pueblos, me levantaré tarde, no tendré horarios y por supuesto dormiré nuestra famosa "siesta" y, estoy segura que lo disfrutaré mucho.
    Dentro de unos días ya termino con TODOS Los pueblos de La Rioja, ha sido una experiencia muy bonita, ahora siento pena y noto que me falta algo.
    Estoy creando un nuevo blog para trasladar todo lo relacionado con La Rioja.
    Un abrazo y que disfrutes del verano.
    Paca

    ResponderEliminar
  9. Pues igualmente y de todo corazón te deseo unas felices vacaciones Loli, y en Septiembre si Dios quiere nos volvemos a ver. Un fuerte abrazo y que tengas muy buen verano.

    ResponderEliminar
  10. Pues a descansar...un beso desde Murcia...

    ResponderEliminar
  11. Muy buena reflexión, nada mejor que desconectarse un poco, pasar unos días en un tranquilo lugar y recuperar la energía perdida.Es bueno renovarse, ojalá pudiesemos hacerlo más seguido, querida amiga.
    Buen descanso, hasta pronto.
    Un abrazo inmenso.

    ResponderEliminar
  12. Loli, imagino que ya esta spreparando tu nueva entrada apara tu regreso, te ocnozco mosquito como de dice por aquí. Un gusto saber que podemos dejar los problemas fuera d ela maleta cada vez que salimos invitadas por el deseo de encontrar la belleza, y reconciliarnos con la vida. Ojalá y sea sí siempre. Yo la he pasado " de todo " como el surtido de la botica. Un placer, estar viva , y poder escribir en los blogs de mis queridas amigas... como lo eres tú mi querida Loli.
    Diviértete mucho, sé que pondrás todo de tu parte. Besososos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por primer día puedo ponerme en contacto con vosotros para agradeceros que hayáis pasado por aquí a desearme unas felices vacaciones. Nadie va a creerse que después de 2 meses de ausencia sólo haya tenido 15 días de asueto.
      Gracias a Seva, Bertha, Moon, Julie, Francesc, Julio Marín, Camy, Fernando Santos, Paca Sapena, Pepe Lasala, alp, Rayén y Leticia. Gracias también a los que se han comunicado conmigo por correo o por teléfono, espero que hayáis disfrutado de este tiempo estival y me disculpéis la falta que tuve al marcharme sin despedirme. Hoy me he quedado un poco más libre y voy a retomar la actividad bloguera para este otoño que se avecina.
      Aquí os dejo mi promesa de conexión y un abrazo fuerte que nos enlace.

      Eliminar
  13. Hola Loli, espero que sigas disfrutando tis vacaciones. Yo me acabo de incorporar al espacio bloguero y aquí me tienes, viendo alguna entrada que tengo atrasada. Ya veo que estuviste en Montal, buen sitio amiga. Me ha gustado mucho la entrevista que le hiciste a Julie, gran persona y gran escritora. Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pepe, ¿cómo estás amigo?, seguro que con más tarea de la quisieras, así es la vida que nos toca vivir. Sólo he tenido dos semanas que me saben a poco. Me alegro que hayas pasado a saludarme. Acabo de colocar una entrada que me ha llevado bastante tiempo preparar.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar