Repite: El mundo está en paz y yo también.

martes, 7 de agosto de 2012

VOLUNTARIADO EN CUBA ( PRIMERA PARTE)


Este fue el primer mensaje que pude leer en la puerta de la que sería mi habitación. "Bienvenida Loli a tu casa", más abajo está el dibujo del mapa de Cuba.

Un año más, mi destino de voluntariado es un país de habla hispana, el mayor de las Antillas.  Elegí Cuba sin afán turístico movida por establecer un puente de  hermanamiento, así como una visión de otras realidades, ahora puedo decir que he puesto caras y voces a las situaciones que desde hace tanto tiempo venía conociendo sobre el papel.  Creo que tan importante es apoyar los proyectos como conocer y reconocer las personas que lo integran…  su día a día, sus problemas y como no sus sueños son la base de todo futuro.

EN LA HABANA Y CON ANCIANOS

 Allí, en el municipio de Marianao se encuentra el Hogar San Rafael, atendido por los Hermanos de S. Juan de Dios y las Hermanas de Santa Ana: Rosa, Luz y Jenny, con quienes hemos compartido nuestra estancia, como siempre nos abrieron las puertas con toda sencillez y alegría y pudimos ver que hay casi un centenar de internos separados por sexos, ellos atienden a los varones y ellas a las mujeres. Nosotros nos ofrecimos en dar de comer a los ancianos, poquita cosa y pequeña la ayuda, pensaba yo. 


Llegamos  pasada la medianoche. Por la diferencia horaria nos esperaban al día siguiente.  No habían venido a recogernos.  Nos anuncian que el aeropuerto está sin luz e inundado, camino de puntillas pero noto el agua en mis pies, las goteras y la tormenta hicieron inútil intentar correr, más de uno resbalaba y caía al suelo.

Esta vez nos ha atrapado la isla que configura mar, buen clima y paisaje, una tierra bien llamada santa,  su gente le echa buen humor y sonrisa a cualquier contratiempo  y recibe el fruto del que sabe trabajar la paciencia.

Estamos en el Hogar-Clínica, ubicado en la Avenida 51 en el barrio de Santa Felicia.  Este Centro se construyó con donaciones del pueblo cubano en 1949 y es residencia de ancianos desde 1978. Un Hogar hermanado con el "Instituto San José" de Carabanchel Alto (Madrid).




Pertenece como ya he dicho a la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios.  Dispone de una capilla para uso de los internos pero siempre abierta a los fieles del barrio circundante. 
Allí se desarrollan actividades que favorecen la socialización del anciano, hay jóvenes, colaboradores con la misión de la institución y personal contratado. Coincidimos con dos sanitarias españolas, también voluntarias.

Este es el coro

Una mañana fui con los ancianos al zoológico nacional.  Desde la guagua pude hacer estas fotos del safari.  En el trayecto fui charlando con una anciana, Lidia, que desde entonces me saludaría efusivamente cada mañana.

En la capilla y a los pies de la patrona de Cuba, la Virgen de la Caridad del Cobre, a la que llaman cachita, nunca faltaba la flor nacional, la mariposa, esta flor es de color blanco y desprende un agradable olor, es la misma que en Argentina  llaman caña de ámbar.


Aquí me tienen hablando con Humberto, un anciano de 91 años, baila la rumba como nadie, se levanta a las 5 de la mañana y hace gimnasia hasta las 7. Siempre lleva en el bolsillo de su pantalón una botella de café. Tienen que creerme si les digo que lanza un pañuelo al suelo y mientras baila lo recoge con la boca y de un salto se coloca de pie. No deja de repetir:  "Es que mi maestro fue nada menos que el percusionista cubano Chano Pozo".  Y yo le decía: " No haga eso Humberto, no ve que puede darle un crujido".....

"Mi voz no te engaña,
soy de tu misma montaña,
pero habito en sotavento."


"No es tan fácil  empinarse por encima de los miedos
No es tan fácil caminar sobre la tundra y la penumbra...
Luego el mar
ni tan fácil liberarse con la propia claridad.
Día de marzo y cae la tarde
con las dudas en oficio
Y me pregunto ¿con qué vara es que se mide el sacrificio?

Aquella mañana nada más verme utilizaron la expresión "mami, ¡qué chévere!". Con la poquita agua que caía y además salada, el pelo se me quedó como un estropajo, estaba de todo menos linda. Una anciana me pide que me haga una foto con ella, accedo sabiendo que aunque la mona se vista de seda, mona se queda, mientras no pierdo de vista a Beba que de tanto insistir en escaparse hay que sujetar su cintura a la mecedora, cuando me doy media vuelta, ya la veo merodeando la puerta de salida. Todas me hablan de las telenovelas, no se pierden un capítulo.  Esther, que en su día fue bibliotecaria del Politécnico de Química, me recita un poema, Ondina, que fue cantante del cabaret más famoso de La Habana, el Tropicana, me canta una canción, dice que lo que más siente es no poder tocar las castañuelas y las otras quieren que juegue una partida al dominó, al poco de sentarme me di cuenta de que me miraban las fichas descaradamente, las muy tramposas y decían que era para ayudarme a ganar.  Sí, sí.....  a perder diría yo.

Una mañana la lavandera me invitó a visitarla: "venga usted a ver cómo es mi trabajo" y con orgullo me mostró la recién estrenada lavadora industrial.

Visita obligada fue al psiquiátrico  “San Juan de Dios”  uno de los ocho que hay en La Habana, en él  ayudan otras tres Hermanas de Santa Ana, hay 155 enfermos mentales, alguno de ellos se atrevió a cantarnos con muy buena voz “no llores por mi Argentina….”. 

"...Donde tengas una llaga,
ama a quien te ponga el dedo.
Que saber lo que no sabes
ya es un gran conocimiento"

Y aunque todo es relativo,
tú sabes bien lo que digo.
Voy de turismo al infierno,
pero tú sabes que vuelvo." 




Así es la demencia senil.  Si me descuidaba metía las manos en el plato.  No le oí la voz pero conocía su estado de ánimo jubiloso porque tenía una característica manera de aplaudir.

"Mira bien,
puedes ver
esta sed de estrellas en mi corazón.
Y escuchar
un grito que intenta ser conversación.
Puedo dar elementos,
yo sintiendo fuego dentro."

Este día participé en la clase de tai chi, el profesor venía con el radio casette un día a la semana. Muchos de ellos no podían hacer los ejercicios de pie,  pasan demasiado tiempo sentados y necesitan movimientos lentos y suaves. Salvo excepciones, ponían mucho interés.

"Cómo me libero de esta carga 
amarga.
Cómo no hago de la vida
despedidas"


Aquí me tienen haciendo un cartel convocando una reunión.
Comida con los empleados del Hogar.  Estoy en la segunda mesa.

                                 
Dejarlos ha sido duro, aún resuenan sus frases: “la voy a extrañar”, “vaya usted feliz de haber encontrado amigos”, “todo le irá bien”, “es usted bonita y buena” pero el peor momento fue cuando Ondina rompió a llorar con desconsuelo, cuando la abracé, la emoción acumulada no me dejó reprimir mi propio llanto, atrás quedaban las anécdotas de juventud que ellos repetían una y otra vez y los boleros más famosos del mundo, bastaba empezar la primera estrofa y ellos continuaban con la letra de canciones universalmente conocidas como: "dos gardenias", "angelitos negros", "el manisero" "camarera de mi amor", "envidia" o "bésame mucho".  Qué suerte haber podido aprender tanto de ellos, haber tenido mil apreciaciones compartidas con todos los que hablé y hacerles recordar lo que parecía dormido.

"No digo más.
No digo más...
Mi gente.  Nos vemos allá"

Estas fotos son de la terraza de la casa, en ella cenábamos cada noche al ritmo tranquilo de este pueblo.  Aquel día se me hizo tarde, hacía rato que el sol se había ocultado tras las palmeras.

"Tierra,
que siempre se acuesta
debajo del árbol,
despertaré,
como una sombra que sabe
de quién y de nadie."


En color rosa han podido leer la letra de alguna canción del grupo “Buena Fe”, un dúo cubano formado por Israel Rojas (abogado  y compositor de los temas) y Yoel Martínez (guitarrista vinculado familiarmente a la música de la trova). 

"Si nunca le conté sobre la soledad,
tan sólo el apetito de un mejor vivir.
Me lameré la herida.
Ni un llorar
ni un "no te vayas"
ni un gemir.
Busca tu viento,
yo nunca hablaré de mi lamento.
¿Cuánto?
¿Cuánto?
Cuánto olvido cabe en el adiós...."

EN LA HABANA  Y CON NIÑOS
 Vean en estas fotos el ingenio infantil fabricando con viejas maderas sus propios juguetes, los patinetes.  Posaron para mi cuando bajaban la calle a gran velocidad y vieron mi curiosidad.



Con la Hermana Jenny fuimos a comprar las mochilas y los zapatos de los niños del barrio, cuando no se conoce el número sirve el dibujo del pie como plantilla.  El material escolar tiene que estar listo antes de que comience el curso en Septiembre.



Pogolotti es un barrio obrero con fama de marginal, memorable por sus peleas y por la tradición santera y espiritista, el deterioro físico y social de la zona es evidente, aunque no se debe asociar cada lugar a una sola postal inamovible.
"Llevo la marca en mi hombro izquierdo
de la vacuna que me recibió.
Ni me preguntaron, pero la pusieron
porque era un derecho y una obligación.
Y aprendí colores y mapas y letras;
la vida al cuadrado, cosenos, matrices.
No hubo examen sobre buenas tardes,
pero sí tangentes y directrices;
y la constante en la circunferencia,
par de teoremas, también decimales.
Eurípides, Pitágoras, Arquímedes
bailaron changüí con mis marginales"
"Tuve amigos de todas las razas y credos,
incluyendo a dos testigos de Jehová.
Canté el himno de primero hasta tercero,
siempre con algún error gramatical.
Y rodamos todos por la geometría,
cuando fui imberbe supe de Nerón,
de la antigua Roma y de mucha sangre,
sobre todo después de Cristóbal Colón.
Y así fuimos todos creciendo de a poco
en este chispazo de tierra en el mar.
Vimos tiempos buenos, vimos tiempos malos.
¿Será nuestro karma ir regular?"


Tuvimos la suerte de coincidir con la fiesta de fin de curso de los niños del barrio de Pogolotti y quisimos celebrarlo con decoración de globos y guirnaldas de papel, se encargaron tartas, refrescos y helados, hubo juegos, música y canciones, los niños vinieron con sus mejores galas y se mostraron cariñosos en todo momento.





En la torta o cake podemos leer: "Feliz fin de curso".





La solidaridad activa sigue teniendo sentido también en este mundo complejo y difícil, siempre encuentro puntos significativos que abren una puerta a la esperanza.  Para mi, todo viaje a la Misión  invita a descubrir, te abre los ojos a nuevas formas de concebir el mundo, te vivifica y nunca te deja indiferente.  

Continuará.....

14 comentarios:

  1. Querida Loli te felicito por el voluntariado, hermosa entrada en la que me has hecho conocer una parte de cuba desconocida como turista. Visite la isla dos veces, una solo turismo y otra en la que tuve el placer de conocer un cubano que me sirvio de guia. El pueblo cubano es maravilloso, atento, te saludan en la calle
    Un abrazo y vuelvo a felicitarte por tu actividad

    ResponderEliminar
  2. Amiga Lapislázuli, somos una gota necesitada de otras muchas gotas para convertirse en aguacero. He querido traer a este espacio lo que voy conociendo en esta pequeña ventana al mundo y observo que a la hora de apuntalar la sociedad se necesita que los objetivos no se desdibujen, efectivamente, hay una Cuba profunda a la que es natural que el turista no tenga intención de acceder.
    Un abrazo y gracias por esperar mi regreso.

    ResponderEliminar
  3. Qué experiencia tan bonita, así es como se conoce al pueblo cubano. Gracias por compartirlo con nosotros, me has hecho sonreir con lo del crujido de Humberto
    Un abrazo Paca

    ResponderEliminar
  4. Hola Paca, estoy haciendo la segunda parte pero lleva mucho tiempo ordenar cuatrocientas fotos.
    No veas con Humberto, yo trataba de detenerlo, le decía que no hacía falta una demostración, que cuidara con el lumbago pero él insistía en que quería un premio al mejor bailarín. Creo que le haré un artículo de revista para que colme su sueño, nada le agradaría más que verse en la prensa.
    Gracias, pasaré por tu blog pero no creo que pueda hacerlo en unos días. Me alegro que sigas bien y que me acompañen en todo momento tus buenos deseos.

    ResponderEliminar
  5. qué bello Cuba, a pesar de todo, feliz verano, saludos

    ResponderEliminar
  6. Hola Ismael, lo has dicho muy bien y en pocas palabras. A buen entendedor...
    Cuba tiene mucho más que un mar esmeralda acariciando las finas arenas y una suave luz del amanecer filtrándose entre los cocoteros. Por mi parte no debo olvidar que prometí volver.
    Feliz verano para ti también, hoy por Zaragoza la temperatura es insoportable. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Bonita experiencia la que has vivido,seguro que en esos momentos lo de menos era si estabas bien o mal peinada,tu satisfacciones iban por otros derroteros.Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. lurdes, y que lo digas, sería un disparate preocuparse de si repetimos o no modelo o de los productos de belleza. No hay nada peor que no saber situarte o no tener esas cosas claras, cuando los demás van a quererte sólo por lo que eres.
    Me agrada cuando alguien me acerca con matices históricos a valoraciones más amplias y abiertas, he necesitado que pasaran unos días para que la experiencia tomara asiento y me digo cada noche, no te acobardes, sigue caminando veas lo que veas.
    Todos tenemos la obligación de ser generosos, de prestar ayuda a los desconocidos y no basar esa ayuda en el mercantilismo.
    Un abrazo y muchas gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  9. Loli, que bonita experiencia en un lugar tan encantador como Cuba. Una vez más nos has dado muestra de tu solidaridad. Te felicito por ello. Saludos, amiga y me alegro de tenerte por aquí de nuevo.

    ResponderEliminar
  10. Marian, no hace falta una especial capacidad pero sí un peculiar empeño y sobre todo hay que tener en cuenta que ante muchos problemas podemos desconocer detalles que los otros nos suministran o podemos cegarnos por prejuicios que los otros nos ayudan a ver, se trata de evitar este tipo de errores.
    Decía Z. Bauman que "ser moral significa no sentirse nunca lo suficientemente bueno".
    Pasaré a leerte. Un abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar
  11. Magnífico trabajo, querida Loli, mi admiración, tu voluntariado te honra, te felicito.
    Me he tomado un tiempo de respiro para poner en orden mis estanterías y papeles virtuales, para hacer inventario, cuando pasen los calores volveré.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  12. Francesc ha sido una sorpresa verte por aquí, me alegro mucho. Haces bien de retirarte a descansar, mi verano, ya ves, va marcado como cada año con la más alta lección, seducida por un voluntariado que tira de mi con fuerza, más allá de toda ideología y pensando siempre en la posibilidad de que la fea realidad pueda ser modificada y mejorada.
    No te pierdas la segunda parte.
    Salud y feliz verano.

    ResponderEliminar
  13. Hola Loli,me ha encantado leer tu entrada en el blog. Mi nombre es Cristina, soy una chica gallega muy interesada en realizar un voluntariado en Cuba y me gustaría saber si tu me podrías facilitar alguna información sobre este tema. Te lo agradecería muchísimo porquee ando algo perdida :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cristina, he buscado algún correo tuyo pero no lo localizo, voy a intentar responder a tu pregunta pero antes de hablar del lugar de destino hace falta saber qué tipo de voluntariado andas buscando, en mi caso somos un grupo perteneciente a un voluntariado misionero, por tanto, es religioso.
      Me dices que eres gallega y te facilito la dirección para que te informes sobre los grupos que seguramente hay formados en tu tierra, no se trata de salir cada verano, sin más, se celebran reuniones, se comparte durante todo el año la Misión con las Hermanas de Santa Ana y se forma parte de esa gran familia. Es un grupo serio, movido por algo más que vivir una experiencia estival.

      galicia@fundacionjuanbonal.org

      También puedes mirar alguna ONG para estudiantes, expiden certificado como prácticas, todo depende de la duración o permanencia en el país y algunas incluso exigen una especialización de determinadas ramas (contable, agrícola, educación, sanitario, etc.), dependiendo de tus estudios o profesión. Podrías informarte por ejemplo en Cooperatour.org. Creo que en la Red vas a encontrar muchos que se adapten a tu perfil, el cual yo desconozco, sólo tienes que ponerte en contacto y que te expliquen el trabajo y las condiciones.
      En el Ayuntamiento de tu ciudad seguro que hay alguna revista de información juvenil que habla de los más diversos programas.
      No sé si te he servido de ayuda. Puedes volver a escribirme.
      Saludos desde Zaragoza.

      Eliminar