ERES LO QUE ESCRIBES

domingo, 28 de agosto de 2011

LA RIQUEZA MUSICAL DEL MUNDO CON PUTUMAYO

Hoy vengo a presentaros una serie de CDs, 100 en su totalidad, son de Putumayo, una discográfica que apoya a muchas organizaciones de beneficencia, toda una colección maravillosa, los acabo de descubrir y creo que todos ellos hacen justicia a la diversidad musical; aquí está una amplia muestra, es una mezcla de sonidos tradicionales con influencias de Oriente y Occidente. Son bellas melodías, canciones, baladas, etc. Como podéis ver, en uno de ellos está la carátula con una tetera llena de intérpretes y compositores, es para escucharlo mientras se toma el té, en realidad son canciones procedentes de países que dan origen al té, en sus 10 temas intervienen músicos de Irán, Japón, China, Indonesia.., hay que decir que hasta las portadas están hechas por artistas.
 La música de la India es conocida en el mundo mayormente por los conciertos de cítara, un laúd de cuello alto y por películas populares como “La boda del monzón”, existen otros instrumentos igualmente significativos como la tabla, son dos tambores de distinto tamaño y el santoor, que tiene 100 cuerdas , suena como el arpa y se toca con unos mazos curvados, el veena, un laúd de siete cuerdas hecho de madera y con una cámara de resonancia de calabaza y el bansuri, una flauta de bambú o caña.
El disco de Sudáfrica, refleja las influencias de las culturas tribales indígenas (Zulú y Xhosa), un rico panorama musical, fuente de sonidos muy gratos y atractivos. Pocos podrán discutir el hecho de que mucha de la mejor música para fiestas del mundo proviene de África ya que cumple un rol fundamental en esta cultura como lo es el contonear de caderas, el golpeteo rítmico de los pies y el agitar de cabezas. Esta colección hace ponernos de pie y bailar hasta olvidar todas las preocupaciones.
En el CD de México aunque lo más conocido son los mariachis, lamentablemente ese canto emotivo ha dado pie a estereotipos, sí es cierto que forman parte importante de la cultura musical mexicana, escucharemos baladas de Oaxaca, acordeón del estilo norteño y arpas de Veracruz, todo tan variado como el paisaje, desde el desierto a la selva tropical. El estilo más conocido es el son de Jalisco, el corrido, el cual detalla hechos históricos o aventuras de personajes, la ranchera, la cual deriva su nombre de la palabra rancho (finca agrícola). El jarocho dio lugar a un canción popular, “La bamba” convertido en éxito internacional por Richie Valens y más tarde por Los Lobos. Todo el disco es vibrante y muy bailable, no faltan violines y falsetes.

En el CD de Brasil escucharemos el swing de la bossa nova y la samba porque Brasil es la cuna de una música que seduce a audiencias de todo el mundo y si no basta con ver las calles durante el carnaval con el ensordecedor sonido de las escuelas de samba, cuyos ritmos hacen bailar hasta a los más tímidos porque Brasil evoca también la imagen de un tranquilo café en Río, todos los artistas desde los más jóvenes a las figuras legendarias dan testimonio de la belleza de las tradiciones musicales acústicas de este país.

Si desean conseguir algún disco en particular: Música para tomar café, hecha en los países productores del mejor café y lo mismo ocurre con la música para tomar chocolate en cuanto a los países del mejor cacao,, música de meditación y relajación para hacer yoga, música para dormir, música de Cuba, del Cairo, de Puerto Rico, etc. vayan a la dirección que les dejo abajo, yo me quedo leyendo alguna receta que adjunta alguno de estos discos, los compré en Intermón. El 1% de las ganancias obtenidas por Putumayo de la venta de cada CD de África se donará a ANSA (Artistas for a New South Africa), en apoyo a su trabajo en Sudáfrica orientado a la promoción de los derechos humanos, la lucha contra el VIH, a los jóvenes, a la asistencia a los niños huérfanos a causa de la enfermedad y a la educación.  Cada país lo destina a una entidad solidaria.
http://www.putumayo.com/es/inicio
Tienen la página en inglés y en español, vayan a Shop y de allí a CDs, desplieguen para conocer su música y sus proyectos, seleccionen países, pinchen sobre la carátula y escuchen lo que más les apetezca, les garantizo un paseo delicioso por los sonidos de cualquier país de los cinco continentes.

Si no les visito en sus espacios no me lo tomen en cuenta, lo haré en cuanto pueda.

miércoles, 17 de agosto de 2011

LA FASTUOSA ESTAMBUL. "PUERTO DE LA FELICIDAD" (CONTINUACIÓN)

Mi querido amigo Julio Díaz-Escamilla de los blogs A viva voz y Hablapalabra me pidió: "promete que harás varias entradas con las fotos" y mi respuesta fue: "prometo que lo haré". Palabra que no me ha costado cumplir.  Aquí está una pequeña muestra que puede y debe conseguir precisamente que mi viaje se haga vuestro.  Abrazos a todos.








martes, 9 de agosto de 2011

LA FASTUOSA ESTAMBUL. "PUERTO DE LA FELICIDAD"

MUJERES EN LA MEZQUITA
ESTAMBUL DESDE LA COLINA DE LOS ENAMORADOS

DERVICHE
Hoy vengo con dos entradas, la primera de Estambul y la segunda desde el campo, ambas de mis vacaciones de verano.  Este año me lo he dedicado, me hacía mucha falta.

Recién llegada de Estambul he de decir que os echaba de menos y vengo a contar mis impresiones y a compartir con vosotros toda la emoción que me inspira esta ciudad, la cual abandoné con el sonido del almuédano llamando a la oración, su voz de día  o al anochecer me parecía música y a cualquier lugar al que dirijo la mirada aparecen los minaretes de sus 300 mezquitas.  Me dediqué a mezclarme entre la gente en lugares donde hay menos turistas, cosa que no es fácil comprobando lo que es la agradable sonrisa de los ancianos y el saludo afectuoso de las mujeres.
LA GAVIOTA Y ESTAMBUL DESDE LA VENTANA
ESTAMBUL DESDE TORRE GÁLATA
Entré en una bonita tienda de pañuelos de seda, su propietario se apellida Kalvo, con K y no con C, es de origen español, me dice ser descendiente de judíos sefarditas de Toledo, un hombre orgulloso de su comercio y sus raíces que con elegancia sabe dar a sus clientes esmero en el servicio y un trato exquisito y cercano. 
Me instalé en Beyazit, al lado del Gran Bazar y un día después subí a Torre Gálata porque Estambul es más bella desde arriba así que  desde allí pacientemente esperé para contemplar una increíble puesta de sol y se hizo un silencio absoluto en una respiración contenida, fue maravilloso ver las aguas doradas por el reflejo del sol mientras el astro rey se escondía lentamente entre los dos mares, ahogándose hasta el nuevo día, porque si algo no nos parece suficientemente bueno es porque no estamos lo bastante cerca.  
Visitando basílicas y mezquitas apenas percibí diferencias insalvables entre los 13 millones de habitantes  de una Estambul punto de mira de varias civilizaciones que hoy emana paz y respeto.  Un taxista me acerca hasta San Salvador de Chora un templo bizantino que nadie debería dejar de ver, no decepcionan sus frescos y mosaicos, sucede todo lo contrario, te dejan sin palabras.
 Esta ciudad de piratas y navegantes, moderna pero fiel a sus tradiciones, nos acoge en su regazo y nos tienta a descubrir sus entrañas y a disfrutar de su luz.  Quise tomar contacto directo con la gente y el lugar, introducirme entre la muchedumbre de una ciudad bastante más segura de lo que imaginamos, compartir sus rituales, siempre con sosiego, lo cual nos permite relajarnos y meternos en situación, por eso al fotografiar me daba cuenta que se sienten halagados de que un extranjero encuentre interesante sus vidas, siguiendo los consejos de Robert Capa, quien sabe si acabas compartiendo mesa con ellos y descubres el auténtico significado del viaje.
Sorprende el magnífico edificio de la estación de autobuses, las cisternas o aljibes, las abundantes banderas al viento de la media luna y la estrella sobre fondo rojo, los impresionantes edificios del Bósforo, los vendedores de castañas y maíz, los carritos de jugosa y roja sandía, los confiteros haciendo caramelos, los juegos malabares del vendedor de helados, el limpiabotas, los aguadores,  los loteros y la vendedora de alpiste para palomas, ceno con japoneses, búlgaros, griegos....mientras vemos danzar a los derviches, bebo una bebida de cereales con canela que se tomaba antiguamente en Ramadán, paseo junto al obelisco, visito Topkapi y Dolmabahçe y una tarde al azar descubro una iglesia ortodoxa en la cual solicito entrar, hago una visita al cementerio donde en vez de cruces hay columnas, da lo mismo salmos, oraciones o versículos, en cualquier caso todo lo  visto y vivido despierta lo más sagrado de cada uno de nosotros.
Al segundo día Yousel me anima a descubrirla a solas, ese es el gran regalo que quiere hacerme aunque su compañía y conocimientos me interesan mucho me dice: "no vas a perderte, es más fácil de lo que crees".
 Es posible que el  tráfico sea terrible y el café y té imposibles de mejorar pero entre el mármol y las paredes labradas, los rascacielos bancarios  o los lujosos hoteles,  las calles las veremos limpias y la gente nos parecerá sin duda muy amable, hasta los muchos gatos callejeros se han familiarizado con las caricias del viajero.  Compro objetos que no necesito a unos niños que con su habitual picaresca se hacen pasar por enfermos para dar lástima y me dejo engañar.  El tranvía se ha convertido en mi transporte diario, el que me llevaba hasta la plaza Taksim  donde la gente sonríe y con la compra en las manos se siente feliz cruzando esta ciudad a la que sobran motivos de admiración.
Estambul es aroma de especias, bulliciosa colmena con  mercaderes de aceras, regateo convertido en lucha, vean que hablo de ella como si quisiera vender algo valioso.
De vuelta en el avión una chilena me dice: "usted se ríe tanto que está cargada de energía" y entonces pienso en la protección de los ojos turcos, los "nazar" que evitan la envidia o el mal sentimiento y miro mi pañuelo con la flor típica de Estambul, un tulipán que Holanda en su día supo apreciar.  Voy repasando mi cámara de fotos y me veo sentada sobre la alfombra, bajo las lámparas con la cabeza cubierta por un pañuelo, no es posible mostrar las piernas, los hombros y el cabello.  Sin dudarlo, creo que las fotos han salido espectaculares, especialmente los trajes típicos, el colorido de los mercados y los edificios, claro que sería imposible colocar todas aquí.
He paseado en barco por el puerto natural desde el Mar de Mármara hasta el Cuerno de Oro.  Me embeleso con los azulejos y las cúpulas de la Mezquita Azul y sus dorados tiempos, lo primero que me sobrecoge es la arquitectura de Santa Sofía  que me hace preguntarme de qué forma se sujeta sin apenas columnas.
SAN SALVADOR DE CHORA
Con los años disfruto de la improvisación, esa que antes rechazaba cuando quería tener todo controlado, ahora aprendo a meter las narices en las librerías antiguas, en las tiendas de discos, en los talleres de los artesanos o de antigüedades y sobre todo disfruto de la conversación hasta la madrugada porque mi hoja de ruta me dice que mañana no sé dónde iré.

DESDE EL CAMPO

CLICK PARA AMPLIAR


VOSOTROS MOZOS BRIOSOS
DE ESTE APACIBLE LUGAR,
LOS QUE EN ÉL VIVÍS DICHOSOS,
SIN PENAS QUE LAMENTAR;
 



SOIS LA SAVIA DE LA VIDA
DEL PUEBLO QUE CUNA OS DIO
SOIS LA MANO ENCALLECIDA
QUE EN HUERTO EL ERIAL TROCÓ.


SOIS LA MANO QUE TRABAJA,
LA QUE PLANTA Y LA QUE RIEGA,
LA QUE PODA Y LA QUE TAJA,
LA QUE SIEMBRA Y LA QUE SIEGA.


LA QUE ESPARCE Y AMONTONA,
LA QUE ROZA LA SENARA,
LA QUE LIMPIA Y LA QUE ABONA,
LA QUE CAVA Y LA QUE ARA...


SOIS LOS BRAZOS VIGOROSOS
DE VUESTROS PADRES QUERIDOS
QUE, YA VIEJOS Y ACHACOSOS
VAN SINTIÉNDOSE RENDIDOS...
He preparado el collage que encabeza esta entrada con algunas fotos realizadas estos días en bonitos rincones, acompañadas por algunos versos de Gabriel y Galán.  Espero que os gusten.


Esta madrugada vuelvo a salir de viaje apurando la última semana que me queda y seguramente muchos de vosotros también.
En estos  días  uno de los rasgos constitutivos de mi suerte de placer es el haber podido descansar.  En el pueblo es cuando mi mente se llena de recuerdos  que consiguen trasladarme en el tiempo con absoluta fidelidad, casi diría yo con un exceso de ideas.
Este lugar no tiene grandes cosas que descubrir como cualquier lugar pequeño pero conviene ir a tientas, con llaneza, sin prisas ni referencias banales.
 Celebro que los vecinos de más de noventa años hayan venido de veraneo un año más, si acaso he notado la falta de Manuel tocando el acordeón con sus tangos, pasodobles y rancheras.  He pasado gran parte del tiempo descalza olvidando que durante el invierno logré sobrevivir a dormir 5 horas diarias y ha sido una delicia caminar de madrugada por los peraltes de la carretera comarcal que me lleva al pueblo vecino entre pinos piñoneros, guindos, bizcotas, el fruto del espino albar y azarollos, la que será la cosecha dulce del otoño.

Vean esta foto del orégano, de poderes curativos, antioxidantes y alto contenido en vitaminas, útil contra infecciones, crece en los huertos de mi pueblo, libre de productos químicos.


En la foto superior pueden ver algo que encontré en casa que me trajo recuerdos de la infancia, son las tabas, un juego tradicional para niñas al que mi madre me enseñó a jugar, ya casi lo había olvidado.  Seguro que muchos habrán tenido 7 tabas y 1 pita.  Son los huesos de la rodilla de las patas traseras de los corderos.  Se pintaban de colores y cada lado tenía un nombre distinto "penca", "hoyo", "güito" y "carne" o también "tripa", "carnero", "lisa", etc.

SON PARA MÍ SIN RESABIOS,
IGUALES GRANDES Y CHICOS,
IGUALES RUDOS Y SABIOS,
IGUALES POBRES Y RICOS.

YO SOY DE TODOS, VECINOS;
CUENTE CONMIGO CUALQUIERA
CUANDO POR BUENOS CAMINOS
QUE YO LE ACOMPAÑE QUIERA.

Y AUNQUE A TODOS POR IGUAL
DOY CONFIANZA Y AMOR,
EL MÁS HONRADO Y LEAL
SIEMPRE ES MI AMIGO MEJOR.
VIVAMOS TODOS UNIDOS
POR LAZOS DE AFECTOS SANOS.
¡LOS PUEBLOS ESTÁN PERDIDOS
SI NO SON GRUPOS DE HERMANOS!