ERES LO QUE ESCRIBES

martes, 9 de agosto de 2011

DESDE EL CAMPO

CLICK PARA AMPLIAR


VOSOTROS MOZOS BRIOSOS
DE ESTE APACIBLE LUGAR,
LOS QUE EN ÉL VIVÍS DICHOSOS,
SIN PENAS QUE LAMENTAR;
 



SOIS LA SAVIA DE LA VIDA
DEL PUEBLO QUE CUNA OS DIO
SOIS LA MANO ENCALLECIDA
QUE EN HUERTO EL ERIAL TROCÓ.


SOIS LA MANO QUE TRABAJA,
LA QUE PLANTA Y LA QUE RIEGA,
LA QUE PODA Y LA QUE TAJA,
LA QUE SIEMBRA Y LA QUE SIEGA.


LA QUE ESPARCE Y AMONTONA,
LA QUE ROZA LA SENARA,
LA QUE LIMPIA Y LA QUE ABONA,
LA QUE CAVA Y LA QUE ARA...


SOIS LOS BRAZOS VIGOROSOS
DE VUESTROS PADRES QUERIDOS
QUE, YA VIEJOS Y ACHACOSOS
VAN SINTIÉNDOSE RENDIDOS...
He preparado el collage que encabeza esta entrada con algunas fotos realizadas estos días en bonitos rincones, acompañadas por algunos versos de Gabriel y Galán.  Espero que os gusten.


Esta madrugada vuelvo a salir de viaje apurando la última semana que me queda y seguramente muchos de vosotros también.
En estos  días  uno de los rasgos constitutivos de mi suerte de placer es el haber podido descansar.  En el pueblo es cuando mi mente se llena de recuerdos  que consiguen trasladarme en el tiempo con absoluta fidelidad, casi diría yo con un exceso de ideas.
Este lugar no tiene grandes cosas que descubrir como cualquier lugar pequeño pero conviene ir a tientas, con llaneza, sin prisas ni referencias banales.
 Celebro que los vecinos de más de noventa años hayan venido de veraneo un año más, si acaso he notado la falta de Manuel tocando el acordeón con sus tangos, pasodobles y rancheras.  He pasado gran parte del tiempo descalza olvidando que durante el invierno logré sobrevivir a dormir 5 horas diarias y ha sido una delicia caminar de madrugada por los peraltes de la carretera comarcal que me lleva al pueblo vecino entre pinos piñoneros, guindos, bizcotas, el fruto del espino albar y azarollos, la que será la cosecha dulce del otoño.

Vean esta foto del orégano, de poderes curativos, antioxidantes y alto contenido en vitaminas, útil contra infecciones, crece en los huertos de mi pueblo, libre de productos químicos.


En la foto superior pueden ver algo que encontré en casa que me trajo recuerdos de la infancia, son las tabas, un juego tradicional para niñas al que mi madre me enseñó a jugar, ya casi lo había olvidado.  Seguro que muchos habrán tenido 7 tabas y 1 pita.  Son los huesos de la rodilla de las patas traseras de los corderos.  Se pintaban de colores y cada lado tenía un nombre distinto "penca", "hoyo", "güito" y "carne" o también "tripa", "carnero", "lisa", etc.

SON PARA MÍ SIN RESABIOS,
IGUALES GRANDES Y CHICOS,
IGUALES RUDOS Y SABIOS,
IGUALES POBRES Y RICOS.

YO SOY DE TODOS, VECINOS;
CUENTE CONMIGO CUALQUIERA
CUANDO POR BUENOS CAMINOS
QUE YO LE ACOMPAÑE QUIERA.

Y AUNQUE A TODOS POR IGUAL
DOY CONFIANZA Y AMOR,
EL MÁS HONRADO Y LEAL
SIEMPRE ES MI AMIGO MEJOR.
VIVAMOS TODOS UNIDOS
POR LAZOS DE AFECTOS SANOS.
¡LOS PUEBLOS ESTÁN PERDIDOS
SI NO SON GRUPOS DE HERMANOS!

2 comentarios:

  1. Hola, Loli:

    Me gusta el verde del campo
    donde alegre la pasaba,
    también un verso sencillo
    y el jueguito de la taba.

    Un abrazo.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias amigo Rafael, me gustan tus versos, te lo agradezco mucho mucho.
    Fuerte abrazo para ti poeta.

    ResponderEliminar