ERES LO QUE ESCRIBES

martes, 9 de agosto de 2011

LA FASTUOSA ESTAMBUL. "PUERTO DE LA FELICIDAD"

MUJERES EN LA MEZQUITA
ESTAMBUL DESDE LA COLINA DE LOS ENAMORADOS

DERVICHE
Hoy vengo con dos entradas, la primera de Estambul y la segunda desde el campo, ambas de mis vacaciones de verano.  Este año me lo he dedicado, me hacía mucha falta.

Recién llegada de Estambul he de decir que os echaba de menos y vengo a contar mis impresiones y a compartir con vosotros toda la emoción que me inspira esta ciudad, la cual abandoné con el sonido del almuédano llamando a la oración, su voz de día  o al anochecer me parecía música y a cualquier lugar al que dirijo la mirada aparecen los minaretes de sus 300 mezquitas.  Me dediqué a mezclarme entre la gente en lugares donde hay menos turistas, cosa que no es fácil comprobando lo que es la agradable sonrisa de los ancianos y el saludo afectuoso de las mujeres.
LA GAVIOTA Y ESTAMBUL DESDE LA VENTANA
ESTAMBUL DESDE TORRE GÁLATA
Entré en una bonita tienda de pañuelos de seda, su propietario se apellida Kalvo, con K y no con C, es de origen español, me dice ser descendiente de judíos sefarditas de Toledo, un hombre orgulloso de su comercio y sus raíces que con elegancia sabe dar a sus clientes esmero en el servicio y un trato exquisito y cercano. 
Me instalé en Beyazit, al lado del Gran Bazar y un día después subí a Torre Gálata porque Estambul es más bella desde arriba así que  desde allí pacientemente esperé para contemplar una increíble puesta de sol y se hizo un silencio absoluto en una respiración contenida, fue maravilloso ver las aguas doradas por el reflejo del sol mientras el astro rey se escondía lentamente entre los dos mares, ahogándose hasta el nuevo día, porque si algo no nos parece suficientemente bueno es porque no estamos lo bastante cerca.  
Visitando basílicas y mezquitas apenas percibí diferencias insalvables entre los 13 millones de habitantes  de una Estambul punto de mira de varias civilizaciones que hoy emana paz y respeto.  Un taxista me acerca hasta San Salvador de Chora un templo bizantino que nadie debería dejar de ver, no decepcionan sus frescos y mosaicos, sucede todo lo contrario, te dejan sin palabras.
 Esta ciudad de piratas y navegantes, moderna pero fiel a sus tradiciones, nos acoge en su regazo y nos tienta a descubrir sus entrañas y a disfrutar de su luz.  Quise tomar contacto directo con la gente y el lugar, introducirme entre la muchedumbre de una ciudad bastante más segura de lo que imaginamos, compartir sus rituales, siempre con sosiego, lo cual nos permite relajarnos y meternos en situación, por eso al fotografiar me daba cuenta que se sienten halagados de que un extranjero encuentre interesante sus vidas, siguiendo los consejos de Robert Capa, quien sabe si acabas compartiendo mesa con ellos y descubres el auténtico significado del viaje.
Sorprende el magnífico edificio de la estación de autobuses, las cisternas o aljibes, las abundantes banderas al viento de la media luna y la estrella sobre fondo rojo, los impresionantes edificios del Bósforo, los vendedores de castañas y maíz, los carritos de jugosa y roja sandía, los confiteros haciendo caramelos, los juegos malabares del vendedor de helados, el limpiabotas, los aguadores,  los loteros y la vendedora de alpiste para palomas, ceno con japoneses, búlgaros, griegos....mientras vemos danzar a los derviches, bebo una bebida de cereales con canela que se tomaba antiguamente en Ramadán, paseo junto al obelisco, visito Topkapi y Dolmabahçe y una tarde al azar descubro una iglesia ortodoxa en la cual solicito entrar, hago una visita al cementerio donde en vez de cruces hay columnas, da lo mismo salmos, oraciones o versículos, en cualquier caso todo lo  visto y vivido despierta lo más sagrado de cada uno de nosotros.
Al segundo día Yousel me anima a descubrirla a solas, ese es el gran regalo que quiere hacerme aunque su compañía y conocimientos me interesan mucho me dice: "no vas a perderte, es más fácil de lo que crees".
 Es posible que el  tráfico sea terrible y el café y té imposibles de mejorar pero entre el mármol y las paredes labradas, los rascacielos bancarios  o los lujosos hoteles,  las calles las veremos limpias y la gente nos parecerá sin duda muy amable, hasta los muchos gatos callejeros se han familiarizado con las caricias del viajero.  Compro objetos que no necesito a unos niños que con su habitual picaresca se hacen pasar por enfermos para dar lástima y me dejo engañar.  El tranvía se ha convertido en mi transporte diario, el que me llevaba hasta la plaza Taksim  donde la gente sonríe y con la compra en las manos se siente feliz cruzando esta ciudad a la que sobran motivos de admiración.
Estambul es aroma de especias, bulliciosa colmena con  mercaderes de aceras, regateo convertido en lucha, vean que hablo de ella como si quisiera vender algo valioso.
De vuelta en el avión una chilena me dice: "usted se ríe tanto que está cargada de energía" y entonces pienso en la protección de los ojos turcos, los "nazar" que evitan la envidia o el mal sentimiento y miro mi pañuelo con la flor típica de Estambul, un tulipán que Holanda en su día supo apreciar.  Voy repasando mi cámara de fotos y me veo sentada sobre la alfombra, bajo las lámparas con la cabeza cubierta por un pañuelo, no es posible mostrar las piernas, los hombros y el cabello.  Sin dudarlo, creo que las fotos han salido espectaculares, especialmente los trajes típicos, el colorido de los mercados y los edificios, claro que sería imposible colocar todas aquí.
He paseado en barco por el puerto natural desde el Mar de Mármara hasta el Cuerno de Oro.  Me embeleso con los azulejos y las cúpulas de la Mezquita Azul y sus dorados tiempos, lo primero que me sobrecoge es la arquitectura de Santa Sofía  que me hace preguntarme de qué forma se sujeta sin apenas columnas.
SAN SALVADOR DE CHORA
Con los años disfruto de la improvisación, esa que antes rechazaba cuando quería tener todo controlado, ahora aprendo a meter las narices en las librerías antiguas, en las tiendas de discos, en los talleres de los artesanos o de antigüedades y sobre todo disfruto de la conversación hasta la madrugada porque mi hoja de ruta me dice que mañana no sé dónde iré.

20 comentarios:

  1. Loly, me ha encantado la descripción y la pasión que has puesto en tu viaje, me ha gustado mucho y te lo agradezco, me tienes como seguidor yo que en otros tiempos fui un gran viajero.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  2. Hola Ricardo, veo que tenemos intereses comunes y parecida visión y curiosidad. Hoy vine con los ojos del extraño a decir que son muchas las ocasiones en que pasamos ciegos ante buena parte de atractivos, sin duda el zumbido de la vida traspasa cualquier folleto turístico.
    Un abrazo y gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  3. ¡Celebro que estés de vuelta! ¡Promete que harás varias entradas con las fotografías! Realmente fascinantes todos esos hermosos lugares.
    Otro abrazo de bienvenida.

    ResponderEliminar
  4. Bienvenida de nuevo querida amiga Loli por este mundo virtual donde nos muestras tus vivencias en lindas imágenes y textos, en el mundo que han visto tus ojos y has disfrutado de tu viaje con los cinco sentidos.

    He disfrutado de ver y leer todas tus entradas nuevas antiguas y te dejo mi huella en este comentario.

    Besos de MA para ti corazón.

    Gracias por tu huella bloguera.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Loli!

    Acabo de conocer tu blog mediante Marian (de poco en poco) y ya te he agregado para seguir las entradas. Hace tres años viaje a Turquia y leer tu entrada fue como regresar!

    Saludos y echale un ojo a mi novel blog y así me recomendais cosillas que soy muy novato todavia! XD

    ResponderEliminar
  6. Julio, prometo que algo haré con las fotos para que podáis verlas. Es lo que tiene la cámara digital, sin darme cuenta hago 2000.
    Agradezco mucho tu visita y ese abrazo que me ofreces con tanto cariño. Gracias amigo.

    ResponderEliminar
  7. Querida MA, fueron poquitos días pero muy bien aprovechados. Hay ciudades arrebatadoras, tienen su animación acostumbrada y es precioso ver a los niños dar de comer a las palomas, el ir y venir de las gentes, los turistas que descansan, beber de una fuente o escuchar una explicación. Sus habitantes saben compaginar el progreso con la sabiduría de encontrar tiempo suficiente para detenerse y disfrutar.
    Besos amiga y buenas noches.

    ResponderEliminar
  8. Hola Conciliabulum. He visto tu blog y creo que los consejos los necesito yo más que tú, está muy bonito, puede que seas principiante pero inexperto no lo parece aunque si quiero decirte que te llevará tiempo ver tu blog como a ti te gusta; yo al principio creía que no me leía nadie de no ser por el contador de visitas que indicaba lo contrario.
    En cuanto al viaje hay ciudades que permiten conocer mucho en corta estancia y en mi ánimo siempre está el volver.
    Gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Aguas doradas por el reflejo del sol...Confiteros haciendo caramelos...La gaviota en la ventana...La puesta del sol ¡ Bellísimo!
    Querida Loli,gracias por compartir con todos tus seguidores este hermoso viaje, en el que se te ve muy guapa y feliz en Estambul.

    Un fuerte abrazo
    Isabel

    ResponderEliminar
  10. Como de costumbre, lo documentas tan bien, que has conseguido que yo también recorriese su calles a tu lado.
    Se te echaba de menos, un abrazo
    Paca

    ResponderEliminar
  11. Maravillosa crónica de Estambul y maravillosas imágenes, que tú haces que tengan el sonido y el sabor que nunca tienen las fotos.
    Me alegro que hayas tenido unas vacaciones tan felices, y que nosotros, con tú relato, podamos participar de ellas.
    Feliz fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Hola Isabel, intento que ni las contrariedades me quiten el buen humor, no hay rigor en los datos de este viaje ni recomendaciones pero sí he intentado escribir brevemente mi vivencia en esta ciudad que me ha parecido de gran dimensión cultural, gastronómica y bullanguera.
    Besos amiga.

    ResponderEliminar
  13. Gracias David, encantada por tu visita. No conocía tus blogs y acabo de leer algo muy someramente. Prometo dar un repaso más profundo a tus entradas ya que veo que eres un cinéfilo y tu opinión puede ser útil a la hora de elegir una película.
    Saludos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  14. Hola Paca, estuve leyéndote y tienes la cualidad de mostrar los pueblos con mucha vida aun cuando se vean abandonados.
    Dicen que soy buena compañera de viaje aunque creo que me relajo tanto que me despisto, tendría que escribir mis anécdotas porque me suceden cosas que parecen de chiste, esas me las callo, ja, ja.
    Que pases buenos días y un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Amigo disan, me alegro que vengas a comentar. La semana que viene colocaré algunas fotos más. Fue a la par pensarlo y hacerlo realidad, si es verdad que el destino no me importaba mucho porque todos tienen su atractivo, es necesario tener unos días que nos liberen de otras tareas y ver lo grande que es el horizonte.
    Nos espera un fin de semana largo con el lunes festivo, que lo disfrutes y hasta la vuelta.

    ResponderEliminar
  16. Hola, Loli:

    Que buena vacaciones, se nota que la pasaste de maravilla.

    Conocí, aprendí y disfruté de Estambul gracias a ti.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Que tal Loli; pues me alegro de verte de vuelta de tus merecidas vacaciones, me gustan mucho sobre todo las tomas panoramicas. Yo tambien acabo de volver hoy y he visto tu comentario en mi foto, que por cierto; me alegro que te guste, pues bien; se trata del puente de Cobarruvias, un pueblo precioso cerca de Burgos que recomiendo su visita sobre todo el segundo domingo de julio que es cuando hice esa foto y cuando todos los años celebran la fiesta de la cereza con mercado medieval y varios actos festivos que merecen estar alli por su gente amable y para saber como se vive dicha fiesta, en fin; eso es todo compi, un fuerte abrazo desde Reinosa.

    ResponderEliminar
  18. Gracias Rafael, la verdad es que es un país que ha sabido conservar sus tesoros. Nada puede compararse en Occidente con la ostentación y el lujo de los sultanes. En lo positivo las obras de arte maravillosas que te dejan con la boca abierta y en lo negativo un derroche que llevó a la ruina a todo un Imperio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Hola seva, gracias por tu información sobre Covarrubias, una villa que no conozco. Me alegro de que lo hayas pasado bien en esa Castilla que tanto me gusta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar