Repite: El mundo está en paz y yo también.

domingo, 2 de octubre de 2011

SI VAS A CALATAYUD PREGUNTA POR SOR CECILIA

La foto no es un montaje, nos separaba una mesa, tras unos segundos mi cámara, sobre un vaso de cristal boca abajo disparaba sola y me cortaba la cabeza así que tuve que inclinarme sobre su hombro, tan monas para la ocasión y yo con una pose extraña.

Canta la jota:  "Si vas a Calatayud, pregunta por la Dolores...." pero ya dentro de nada será como digo en el título, pregunta por Sor Cecilia.  Tiene el espíritu guerrero, así me lo confirma, la belleza serena, la mirada  de quien ha visto muchas cosas, no enigmática, como se describen los ojos de actrices y modelos, es una mujer plagada de modernidad, llama a las cosas por su nombre, un volcán de energía contenida, está de vuelta de lo que es el mundo y sus moradores, sabe que de todo tiene la viña del Señor y dice que si pudiera borrar cualquier acontecimiento penoso y dañino lo haría, es divertida, muy ordenada, ajustada a su edad y circunstancia, parece tres veces más joven, ella dirá que es un halago de los míos y a decir verdad la foto que os muestro no nos hace justicia a ninguna de las dos; agua y jabón para el cutis, ese es el secreto.  La espontaneidad es uno de sus fuertes en el cara a cara, me cuenta que escucha a todos los que la abordan y no entiende por qué en mi blog tengo un indio en el lateral derecho y es que ese indio tiene alma al igual que los demás, es un ser humano. 
Foto:  Entrada al Monasterio

Hoy no la pillé por sorpresa, ya habíamos quedado. Estoy hablando de Sor Cecilia, sí amigos, muchos de vosotros entráis en su blog "estoy a tu lado", casi todos por primera vez nos acercamos a su espacio virtual con el aleteo de curiosidad que provocaba, para saber qué podía decir y comentar una monja de clausura en la red o conocer cual era su visión única y personal de las situaciones de la vida pero las religiosas no son diferentes al resto del mundo, eso sí, ella se ha propuesto ayudar y afirma que con gusto lo hará si alguien la solicita.  Sus temas son muchos, me dice haber conocido personalmente a Teresa de Calcuta y haber cuidado  enfermos en la India con las Misioneras de la Caridad, ella que nunca había visto un leproso; es autodidacta en la música, la poesía la escribe desde los 7 años, recita de memoria lo que fluye de su interior,  tiene afición por el humor y habla de Santa Teresa con gran admiración.


Sor Cecilia tiene la sonrisa tranquila y sosegada, gesticula y habla con entusiasmo, es una mujer llena de temperamento, todos sabemos de su vida en la montaña, motivo por el que no puede vivir sin referentes de la naturaleza.  Hoy abusando de su bondad, me abrió las puertas de su casa de Calatayud ( Zaragoza), nada menos que el Monasterio de San José y me ha permitido pasar con ella este caluroso primer domingo de octubre, de modo que en esta toma de contacto nos hemos dedicado a conocernos personalmente.  Qué sentido tendría estar conectado si este aparato que nos separa sólo fuera capaz de reproducir aislamiento.  Las personas tienen mucho que decirse, no hay falta de comunicación sino de ilusión.  

Nada más entrar me reciben y van en su busca, al verla calculo la distancia que me separa de ella y me sorprendo mirándola como si fuera una aparición, ella me extiende las manos y me dice "soy de carne y hueso y ya puedes ver, gordita", nos damos un abrazo y reímos casi a carcajadas.  Pienso que he venido a robarle el tiempo, no porque crea que un minuto suyo vale millones sino porque no quisiera entretener a una persona muy ocupada, sin embargo, siento que este día otoñal es como un cristal lleno de facetas luminosas y lo pienso cuando enfilo camino abajo alejándome de allí entre cipreses y huertas.
En la bienvenida todo es equilibrio:  luz,  sombra,  jardín y paisaje, un rincón mágico, el lugar donde el cuerpo realmente flota, ausente de peso físico y emocional. Lo primero que me pasa por la cabeza es ¡qué lugar tan bonito y qué oculto está!, aquí la privacidad se hace recompensa con el sol que rodea a la casa y las vistas del campo. Sobre una mesa descansa la ensalada, la jarra de agua,  puré de verduras y pollo de corral, para que me sirva la comida, son las dos de la tarde.   Bromeamos después ante una taza de café y hablamos seriamente de lo divino y lo humano. Sor Cecilia sencillamente hace de anfitriona, no se le borra la sonrisa del rostro a pesar de que sé que hay dolor en sus huesos, la mano ha mejorado pero la columna y el cuello ya es imposible.  Han sido unas horas estupendas,  familiares y queridas, trasteando con el ordenador para ver si dábamos con la solución a un problema, no fue posible pero lo intentaremos de nuevo.
Al hablar de los blogs yo le insisto que no hay que pensar quien escribe antes o después, la amistad es recíproca, sin intereses, sin pedir nada, cada cual vendrá y comentará cuando lo desee, cuando tenga tiempo, creo no se debe exigir ni dar queja, de las ausencias puede haber mil motivos, unos te leerán sin comentar, otros pasarán de largo cuando no les interese el tema del que hablas, otros te dirán no estar de acuerdo con un determinado punto de vista, a otros los visitarás porque te gustan sus entradas y cada cual en definitiva, decidirá lo que quiere hacer con libertad, sin compromisos porque enojos y reproches no tendrían sentido entre personas que hemos decidido aceptar a cualquier seguidor sin condición  siempre que se respeten las normas de educación.
Os digo que no hubo casualidades hoy, sólo que cuando miré el reloj era ya tarde y tuve que aligerar el paso por donde un matrimonio joven y sus hijos me habían acercado horas atrás, al preguntarles si estaba lejos el Monasterio de las Dominicas me dijeron que no muy cerca, es un lindo paseo si se conoce la zona pero si no, mejor ir acompañado: "suba al coche, la llevamos", derrocharon conmigo amabilidad, a veces hay situaciones que teniendo visos de complicarse salen tan bien que uno piensa en el ángel de la guarda.
La palabra felicidad se utiliza mucho y casi siempre muy a la ligera, se asocia tantas veces con términos bobos, sin sentido, pero esta tarde me descubro contenta, mirando por la ventanilla del tren en mi vuelta a casa.  Ha sido una porción deliciosa de vida y experiencia, una amistad que nos esperaba y nos llamaba; corresponder es hacerlo como dice el refrán: "amor con amor se paga".

25 comentarios:

  1. ¡Esto no es un enchufe Loli, es una central nuclear a pleno rendimiento...! Ahí es nada... candidatas al Oscar, tú, por la mejor de las fotografías y Sor Cecilia por esa sonrisa de luz que se escapa de la pantalla del ordenador y acaricia el alma desbordando paz. Me ha encantado tú entrada... las dos sois increibles, una por lo que transmite ( Sor Cecilia)y la otra, tú, por como relatas y retratas su alma y el día pasado a su lado. ¡ Aún hay muchas buenas personas que son capaces de esparcir semillas de amor y abrir las manos a la esperanza!

    ¡Loli, qué la luz de este día, no se apague nunca en tu corazón... las dos sois maravillosas!

    ResponderEliminar
  2. Sor Cecilia tenía merecida la hermosa entrada que le has dedicado. Ambas sois grandes luchadoras, y lo mismo que tú, también ella me ha hecho el honor de visitar mi blog.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Loli, muy bonita entrada como siempre. Te sigo menos de lo que quisiera por falta de tiempo pero en cuanto puedo te leo. Saludos, amiga

    ResponderEliminar
  4. Loli que entrada más bonita y entrañable. Me alegro mucho de que hayas pasado ese día tan agradable al lado de Sor Cecilia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Ángeles, disancor, Marian e Isabel teníais que habernos visto, Sor Cecilia con el portátil debajo del brazo y yo moviendo la antena cuando la conectividad estaba limitada.
    La verdad es que cuando la trasladaron tan cerca pensamos que como no íbamos a vernos, además yo viajo con frecuencia a Calatayud.
    Los problemas de salud están ahí pero el aspecto, como suele ocurrir, es inmejorable.
    No sé cómo hace para recordar a todos, uno a uno, yo me volvería loca si tuviera sus casi 1000 seguidores.
    Un abrazo a los cuatro.

    ResponderEliminar
  6. ...la buscaré...un beso desde Murcia...seguimos..yo te dejo unas monjitas de otro sitio, captadas desde otro punto de vista, pero con todo el cariño del mundo...

    ResponderEliminar
  7. Loli: Yo que vivo tan lejos, que tengo cada vez más ampliadas mis creencias, que no soy seguidora de Sor Cecilia pero que la veo en muchísimos Blogs que visito. Que pensé distintas cosas a su respecto y que creí que la relación con algunas amigas/os venía porque quizás habían estudiado juntas, me inclino ante tu artículo pletórico de amor, sabiduría y dedicación. Te felicito. Un fuerte abrazo y corro al Blog santo.

    ResponderEliminar
  8. Jajajaja, no le habia oido nunca ese chiste Loli o tal vez si porque soy un pato para los chistes (hoy me cuentan uno y mañana ya se me ha olvidado) un abrazo desde Reinosa estimada amiga.

    ResponderEliminar
  9. Amigos alp, Millz y seva:
    Os pido disculpas por no contestar individualmente, voy mal de tiempo. Puede que haya causado sorpresa mi post pero yo no me paro a pensar en las creencias religiosas de las personas que me rodean. Hay que ir por la vida como verdadero prójimo dispuesto a colaborar. No todos los días se presentan ocasiones de ser héroes de la justicia y del amor fraterno, pero al alcance de la mano está el ser honrado, cada uno en su puesto, para no corromper con la maldad el trozo de mundo en el que vivimos. Es lo que llamamos levadura en medio de la masa.
    Que seáis felices.

    ResponderEliminar
  10. Entrañable encuento querida amiga......es ideal llegar a conocerse personalmente ¡ Fantástico !

    Un gran abrazo
    Isabel

    ResponderEliminar
  11. Hola Loli hoy un post de dulce encuentro si señor, mis felicitaciones por tan hermoso post .
    Un canto a la amistad virtual y amistad bloguera ,para hacerse real como la vida misma y pasar a conocerse en persona eso es genial.

    Mis besos y cariño para las dos a Sor Cecilia y a ti de corazón de amiga.

    Se va hacer famoso el dicho de si vas por Calatayud preguntar por Sor Cecilia.jajaja muy bueno.

    ResponderEliminar
  12. Belleza, alegria y sensibilidad, en ti y en tus amigas retratadas..

    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Querida Isabel, espero que seas la segunda persona en conocer fuera de este medio, a veces algo frío. Deseo que al vernos ese día haya entre nosotras ilusión, estoy segura de que así será.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Querida MA, dicen que la amistad virtual tiene su déficit, que no llega a combatir del todo el aislamiento,que hay ausencia de sentidos como la vista y el tacto y sin embargo yo me siento igual de sociable en la red que en la vida real.
    Nunca se sabe hasta dónde puede llegar el alcance de una relación entre dos y un ordenador pero en cualquier caso lo que esperamos todos es dar y recibir lo mejor de cada uno.
    Aquí está como ejemplo lo bien que tú y yo hemos conectado.
    Un beso y que sigas bien.

    ResponderEliminar
  15. Mi buena amiga Estrella: Fue un día festivo muy bien aprovechado y quise hacer esta entrada para decir a todos cómo fue dicho encuentro. Un post en honor a quien me había recibido con su característica ternura.
    Feliz fin de semana y gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  16. Pero qué dicha la tuya haber compartido con nuestra Sor Cecilia, uno de los personajes ¡sí, personajes! más queridos en la red; por tu claridad, sus mensajes añorantes de sensibilidad y hermandad ¡y su alegría! Envidiable.
    Un abrazo inmenso para ambas.

    ResponderEliminar
  17. Luego sor Cecilia existe...yo soy agnòstico y cuando encontrè su blog le comentè que no me creia que fuera monja, porque como una monja la iban a dejar escribir en un blog y ella me contestò que mi sentido religioso lo respetaba pero que ella era real y existìa, me alegro mucho que yo estuviera equivocado, ahora cuando quiero entrar en su blog me bloquean y ne dicen que hay un problema y no puedo acceder a el, ¿tu sabes algo de eso?.

    Muchas gracias por tu visita a mi blog y muchas gracias por darme a conocer a sor Cecilia.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  18. Gracias Julio, Sor Cecilia es una mujer entregada a su obligación como religiosa y al blog, en él ha puesto todo su empeño, para ella las personas aunque vivan muy lejos las siente cercanas y cuando tiene un asunto entre manos le pone todas las ganas del mundo, lo que se llama "echar toda la carne al asador".
    Guardaré ese día con muy buen recuerdo.
    Desde Zaragoza para ti mi más cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
  19. Hola fus, Sor Cecilia recuerda quien eres, tiene una capacidad enorme para saber de memoria lo que le decimos unos y otros y eso que somos muchos.
    Es posible que algunos no la comprendan pero con mujeres como ella se acaba entendiendo algo más de la vida monástica, de su encierro más o menos rígido así como del silencio, la soledad y la vida comunitaria.
    Últimamente le han quitado el sueño algunos problemas técnicos ya sabes que a veces las máquinas se nos rebelan, al acceder a algunos blogs aparecía la alerta de virus, de todos modos puedes preguntárselo.
    Feliz fin de semana amigo.

    ResponderEliminar
  20. Hola Loli, Chica, mira que compararme con la Dolores jaja!!Gracias, has hecho un post maravilloso, certero así somos las dos.
    Sabes...esa amenaza ha vuelto cada vez que viene un blog de manualidades, !qué miedo me entra!no sé lo que habrá pasado con mis amigas de esos blogs.
    Gracias por dedicarme tan buena crítica, soy un buen estreno jaja!!.
    La verdad es que pasamos un domingo maravilloso, tenia la sensación que mi Loli la conocía de toda la vida. Y siempre me acordaré de ese encuentro en que las dos eramos tal como nos vemos en la red, yo estoy hermosa en kilitos, pero no sé como bajarlos , paso muchas horas sentada , entre el ordenador y el estudio poco me muevo, pero tú eres igualita, igualita, solo me faltaba conocer tu sonrisa y tu voz. Ya te tengo fichada en mi corazón, ese no pierde la memoria como mi cabeza.
    Gracias, Gracias
    Te dejo mi ternura y deseos de volverte a ver
    Sor. Cecilia

    ResponderEliminar
  21. Sor Cecilia. Se me olvidó contarle algún chiste de monjas. Aquí va uno:
    Había dos monjas muy buenas amigas que se tuvieron que separar para ayudar a niños pobres. Una se fue a África y la otra a Asia.
    ¿Cómo se llamaban las monjas?

    Respuesta: Se llamaban por teléfono. ja, ja.

    FELIZ DOMINGO XXVIII DEL TIEMPO ORDINARIO A

    ResponderEliminar
  22. Llegue aqui desde la cartelera de A Viva Voz, he disfrutado la belleza de forma y contenido de este blog. Saludos

    ResponderEliminar
  23. Gracias lapislazuli, no conozco tu blog pero quiero leerlo en cuanto pueda. Te agradezco la visita y comentario y me alegro que sea nuestro querido amigo Julio quien te traiga de la mano hasta aquí. Es su manera de demostrarnos la amistad, el cariño y los buenos ojos con que nos mira.
    Un abrazo desde Zaragoza en fiestas.

    ResponderEliminar
  24. Sor Cecilia es lo mejor de la blogosfera, una persona entrañable, generosa, todo corazón, preciosa dedicatoria para ella, que bien se lo merece.

    Un beso para Sor Cecilia, y otro para ti.

    ResponderEliminar
  25. Hola María, estoy muy contenta de verte por aquí. Efectivamente, he tenido mucha suerte de estar tan cerca de Sor Cecilia, ella irradia paz espiritual en todas las direcciones, toca el corazón de las personas y eleva la calidad de las relaciones.
    Por nuestras raíces aragonesas ambas somos un poco tercas, testarudas o tozudas eso hace que no cambiemos de opinión con facilidad.
    Un beso también para ti y buenas noches.

    ResponderEliminar