Repite: El mundo está en paz y yo también.

domingo, 3 de octubre de 2010

DELINCUENCIA JUVENIL EN LOS AÑOS 80

DISCOS DE LOS AÑOS 80. CAMARÓN, BORDÓN 4, LOS CHUNGUITOS, LOLE Y MANUEL, LOS MARISMEÑOS, LA MARELU...


Yo tenía una edad parecida a la suya, eran chicos jóvenes que se convirtieron de un día para otro en estrellas de cine. Los directores se paseaban los barrios marginales en busca de “actores” que conocieran la realidad, utilizaran la jerga propia de su entorno y con sus ademanes y actitudes interpretaran mejor los personajes de sus películas, éstas llegarían a ser muy taquilleras aunque no lo son sobre los delincuentes sino sobre el mito de la delincuencia en zonas deprimidas y periféricas. Jóvenes que entraban a la cárcel con 15 años, que enfermaron de sida o murieron de infarto, de sobredosis o de cirrosis, también por accidentes en persecuciones o por armas, algunos fallecieron poco antes de su fecha de libertad en distintas cárceles como Carabanchel, Yeserías o La Modelo.

"UNA FRASE PELIGROSA: SEÑOR, PROTÉGEME DE MIS AMIGOS, QUE DE MIS ENEMIGOS ME ENCARGO YO...."

La indumentaria de estos quinquis fue la chupa de cuero, solían jugar a los billares, tampoco faltaba el coche robado y la jeringuilla como lo fue la pistola, el caballo y la cantina en las películas del Far West americano.
Estos días fui a ver la exposición como actividad en el tiempo libre con un grupo de chicos, al final creo que quedó claro que de estos bandoleros del siglo XX no ha sobrevivido ninguno, en los audiovisuales pudieron ver el tirón de bolso, hacer un puente a un coche robado, el atraco a bancos y gasolineras, “hazañas” crudas de violencia y sexo. En uno de los audiovisuales un niño de 11 años conduce un coche por uno de estos barrios y va explicando ante las cámaras con desparpajo la situación de los que allí habitan, desde la ventanilla va dando consejos a los drogadictos con los que se encuentran y no es un montaje.
Pues bien, yo como otros muchos jóvenes fui a ver algunas de estas “pelis” de la época, en las revistas aparecían las noticias sobre estos “héroes cinematográficos” que tanto gustaban más por ser reales que por lo que hacían, pues pobre del que intentara buscar allí un referente, hoy los de mi edad hacíamos en la sala de exposiciones comentarios de los recuerdos que teníamos aparcados acerca de los discos de vinilo con aquellas rumbas de Las Grecas o la moda de los pantalones ajustados e íbamos examinando los carteles, casi siempre trágicos, llenos de rebeldía, escapismo y marginalidad con el nombre de los directores que ya en ese momento eran prestigiosos como: Eloy de la Iglesia, Carlos Saura o José Antonio de la Loma.
Entre esas películas figuran: “Perros callejeros”, “Navajeros”, “La estanquera de Vallecas”, “El Pico”, “Colegas”, “Yo, el Vaquilla”, “Chocolate”, “Deprisa, deprisa”, “Los últimos golpes del Torete”, etc.

En el barrio de la Alhóndiga (Getafe) existe una parroquia cuyo altar está decorado con un mural de la última cena titulado Luz y Vida. Lo pintó Teo Barba en 1989. Al fondo aparece representada la gran ciudad y el rostro de San Juan es un retrato de José Luis Manzano, protagonista de varias de estas películas.


El urbanismo de los años 70 fue de pésima calidad, muchos barrios estaban mal comunicados o carecían de los servicios más básicos como alcantarillado, escuelas o ambulatorios, el chabolismo estaba en la periferia. Los barrios citados son solamente tres casos de los muchos que se daban en todo el territorio español; estos barrios siguen desempeñando la misma función. En Barcelona, La Mina, zona especialmente conflictiva y con serios problemas de exclusión. En Bilbao, Otxarkoaga, dicen que en una visita que Franco hizo a Bilbao al ver las chabolas desde el coche exclamó: ¡Háganles casas como Dios manda!, seis años después volvió para inaugurar el poblado, sus calles son estrechas porque se encuentran en las faldas del monte Santa Marina, la rapidez y la mala calidad de los materiales pasaron factura; el régimen convirtió buena parte de estos polígonos en estandarte de su política social. En Madrid, San Blas, una “solución oficial” al problema del alojamiento obrero, también fueron viviendas de pésima calidad con graves problemas de grietas, derribadas en los 80.
En esa década los niños eran ingresados en cárceles de adultos hasta que se abrió el Centro de Difíciles de Carabanchel, había casi 48.000 niños menores de 14 años en los 500 centros penitenciarios a causa del abandono familiar o con medidas tutelares por acciones delictivas o predelictivas.

ALGUNAS PALABRAS DE LA JERGA QUINQUI (TÉRMINO QUE PROCEDE DE QUINCALLERO)

Achantar: hacer callar
Dar la barrilla: molestar
Buchante: disparo
Cepillar: sacar a alguien de en medio
Ciego: embriaguez
Guita: dinero
Manguis: ladrón
Pepa: pena de muerte
Kíe: jefe, líder
Limpio: que no tiene antecedentes
Loro: aparato de radio
Jeta o Careto: cara
Coba: sucursal bancaria
Guripa, pasma: policía
Buco: agujero en la vena, pinchazo.
Cagui: café con leche (desayuno carcelario)
Chorar: robar.
Maribén: muerte.
Menda: referirse a uno mismo.
Cambiar la libra: vomitar
Chori: ladrón de poca monta
Pirar: escapar
Pelotazo: copa, combinado
Truja: cigarrillo
Trocha: nariz
Talego: cárcel o billete de mil pesetas.
Rugir: oler mal
Siriar: intimidar con arma blanca
Secadero: lugar para desintoxicación
Pibita: muchacha joven
Etc. etc. etc.


Canción “Que demasiao” de Joaquín Sabina

Macarra de ceñido pantalón,
pandillero tatuado y suburbial
hijo de la derrota y del alcohol,
sobrino del dolor
primo-hermano de la necesidad.

Tuviste por escuela una prisión,
por maestra una mesa de billar,
te lo montaste guapo y de matón,
de golfo y de ladrón
y de darle al canuto cantidad.

Aun no tienes años "pa' votá"
y ya pasas del rollo de vivir,
chorizo y delincuente habitual
contra la propiedad
de los que no te dejan elegir.

Si al lado del oscuro callejón
un buga a ti te come la moral
a punta de navaja y empujón
el coche vacilón
va cambiando de dueño y de lugar.

Que no se mueva nadie has "ordenao"
y van ya quince atracos en un mes.
Tu vieja apura el vino que has "mercao"
y nuca ha "preguntao"
de donde sale todo este parné.

La pasma va pisándote el talón,
hay bronca por donde quiera que vas
las chavalas del barrio sueñan
con robarte el corazón
si el sábado la llevas a bailar.

Una noche que andabas "desarmao"
la muerte en una esquina te esperó
te pegaron seis tiros "descaraos"
y luego "desangrao"
te ingresaron en el Piramidón.

Pero antes de palmarla se te oyó
decir "¡que demasiao!,
de esta me sacan en televisión".

4 comentarios:

  1. Vivir la vida a concho !!........sin preocuparse del futuro...solo eciste el ahora. Asi son hasta el dia de hoy todos los delincuentes.
    A veces me parece que es mucho mas sano vivir asi que hipocritamente. Aunque tal como lo dice la frase : "Dios defiendeme de mis amigos, que de mis enemigos me encargo yo". Me parece tan real como triste. Osea tristemente real.

    Slaudos.

    ResponderEliminar
  2. Mi querida Loli: "...de mis pasos en la tierra/responda el cielo,no yo." Tu blog, viento en popa, a toda vela...

    ResponderEliminar
  3. Fotón, analizando la frase que mencionas observo que hay errores en ella y no me refiero a ortografía sino que debería decir: “protege a mis amigos”, como un deseo bienintencionado hacia las personas que aprecias por no mencionar esa especie de ajuste de cuentas tan amenazante que se lee entre líneas hacia los enemigos.
    Los objetivos de estos chicos no son sanos sino bastante difusos, esta entrada va más allá del fenómeno del “gamberrismo”, viven en medio de grandes lacras y con malas compañías (el “dime con quien andas”)...
    Detrás de un “niño malo” suele haber unos “adultos malos” no así cuando en las casas hay un sitio adecuado para que los jóvenes lean, oigan su música preferida, empleen el ocio de manera agradable, vean laboriosidad, estudien, se entiendan con sus mayores y haya afecto.
    ¿hipocresía dices? La misma persona que se deshace en amabilidades en un entorno determinado puede negarte el saludo en otro, es algo con lo que hay que aprender a convivir en esta sociedad tan maquillada, no resulta fácil adivinar lo que hay debajo de cada ropa pero esas actitudes demuestran la grandeza o pequeñez de las almas.
    Mi cordial saludo amigo fotón. Todos somos producto de las múltiples influencias que nos llegan.

    ResponderEliminar
  4. Buenas tardes Manuel, el cielo puede esperar, tú no debes responder ni yo debo juzgar; mis bromas casi siempre van a compañadas de una risa que no puedes ver, la misma que dedico a los que tengo cerca.
    Trabajo me cuesta sacar a flote un único velero bergantín no digamos a tí tus cuatro navíos....
    Un abrazo festivo, que en Zaragoza entramos en "pilares" mañana mismo

    ResponderEliminar