ERES LO QUE ESCRIBES

lunes, 8 de marzo de 2010

ALGUNAS FUENTES ZARAGOZANAS


Fuente de los calderos. Pincha en ella para ampliar.


Aunque lo parece no es una fuente, la tenemos en la calle D. Teobaldo de Zaragoza



NOTA: Hace días que estoy cometiendo un error y nadie me decía nada hasta hoy, mi amigo Julio Marín, experto fotógrafo, nos envía esta nota aclaratoria que agradezco y corrijo. Yo la única referencia que tenía de los trampantojos es en un libro que compré hace años de costura, patchwork, manualidades para la casa y pintura sobre madera pero no imaginaba que también recibe ese nombre la pintura en el muro. Gracias. "no te acostarás sin saber una cosa más".


"Hola: Me voy a permitir hacerte una pequeña aclaración, más que nada para que veas que es verdad, cuando te digo que te leo habitualmente. La foto de la fuente pintada en la pared es un trampantojo, no grafitti, obra de una zaragozana que no recuerdo su nombre, un día la vimos trabajar en la obra y nos lo explicó. Un trampantojo (o «trampa ante el ojo», también llamado trompe l'œil ,expresión francesa que significa «engañar al ojo») es una técnica pictórica que intenta engañar a la vista jugando con la perspectiva y otros efectos ópticos. Los trampantojos suelen ser pinturas murales realistas creadas deliberadamente para ofrecer una perspectiva falsa. Pueden ser interiores (representando muebles, ventanas, puertas o escenas más complejas) o exteriores, en muros de edificios.--" http://juliomarinzgz.blogspot.com

Desde antiguo, el agua ha estado presente en esta ciudad, cuando no lo fue por su escasez lo fue por su abundancia, ya lo dice el refrán, “o se secan las fuentes o se llevan los puentes” cuando nos referimos a una climatología de extremo a extremo manifestada en copiosas lluvias y largas sequías.
“Polvo, niebla, viento y sol y donde hay agua... una huerta”, así define Aragón esta canción. Zaragoza tiene el barrio de Las Fuentes el cual recibe ese nombre por las lagunas de los ríos que en otros tiempos provocaban inundaciones y un pueblo llamado Fuentes de Ebro, de modo que a orillas de este río se fundó nuestra ciudad y con la proximidad de dos afluentes importantes, el Huerva, de aguas “blandas e insalubres” y el Gállego, éste último un río de aguas “cristalinas y delgadas” por eso el precio del agua era más elevado y todavía más si el barrio estaba alejado del río y había que subir el agua a los pisos más altos
En otros tiempos el agua se vendía por las casas, lo mismo que el hielo. Todavía recuerdo la balseta, en el barrio de San José junto a las Escuelas del Padre Jeremías, como si lo viera ahora, las mujeres lavaban la ropa en ese lavadero, en cambio hay cosas que no recuerdo porque se me anticiparon como las casas de baño y el agua circulando libre por las céntricas calles como la del Coso, tampoco recuerdo las pasarelas movibles.
Tuvo Zaragoza cien aguadores también llamados azacanes, de ahí viene la palabra, azacanar, definida como afanarse. Este era un oficio que se extinguió al instalar fuentes públicas en el interior de la ciudad. Era un gremio que disponía de permiso para este servicio público y lo hacían en cantaras y tinajas, voceando y en un burro. Los aguadores vendían nieve, sorbetes ... (bebidas elaboradas con una base de agua y ya en tiempos de los romanos el aquator era un esclavo). Cervantes habla de los aguadores en “la ilustre fregona”, Velázquez pintó “El aguador de Sevilla”, hay un romance titulado “la fuente fría” y en Marruecos todavía hay aguadores aunque no llevan tinajas con un león, símbolo de Zaragoza ni las letras que identifican al alfarero.

He ido dando un repaso a las muchas fuentes de Zaragoza, las tenemos de todos los estilos, la hay detrás de la La Lonja, en el estanque de la Ciudad Universitaria, en el Parque del Tío Jorge, en la Plaza Eduardo Ibarra, en la rana junto al Mercado Central, en el Parque de San Pablo, en los angelotes de la Plaza del Pilar, en el Puente de la Unión, en la Gran Vía con Goya, en la plaza Albert Schweitzer, también en el Paseo de la Constitución hay varias, en la Avenida Cataluña, en la Plaza S. Pedro Nolasco, en La Seo, en el Batallador, en el Parque Pignatelli, etc. etc.




Hoy presento algunas fotos de las que pasan desapercibidas, no son monumentales pero tienen mucho arte excepto la que vemos arriba el resto son pequeñitas pero bonitas, con aguas que no se elevan al cielo, de figuras realistas y la mayoría en bronce excepto la fuente de los calderos que son de cobre, la más antigua es la Fuente de los incrédulos dedicada a los que no creyeron que en aquel secano pudiera algún día circular el agua por eso reza así: “para convicción de los incrédulos y comodidad de los caminantes”, está situada en el barrio de Casablanca y no olvidemos La fuente del Buen Pastor en el antiguo Matadero, en su día dañada por actos vandálicos.

La fuente de los calderos diseñada por Rafael Barnola, 9 calderos colgados de grandes hierros, el agua circula de caldero a caldero en pequeñas cascadas. La hemos visto al comienzo del texto.



Fuente de la Princesa o de Neptuno con tridente, obra de Tomás Llovet, de 12 caños, situada en el Parque Grande, con cuatro delfines que arrojan agua por la boca.

"La lavandera", situada en la Glorieta de la balseta, la parte más alta de la Avenida de San José, lleva un balde con ropa a la cadera y es obra de Manuel Arcón


En la Glorieta de Sasera obra de Federico Amutio, la fuente conmemora la defensa de Zaragoza ante la invasión francesa.

La fuente de la samaritana en la Plaza del Justicia, junto a la Iglesia de Santa Isabel más conocida por San Cayetano. La Samaritana va ligada a la frase: “Dame de beber”. De corte romántico salió de la fundición Averly.

Cuando Isabel Yeste cuenta que la Venus de Milo semi desnuda causó protestas entre los ciudadanos zaragozanos y hubo que retirarla, me hace sonreír, siempre en el arte se han dado épocas de puritanismo como los paños púdicos en la Capilla Sixtina, aquellos que ocultaban el sexo y los senos cuando anteriormente habían mostrado su desnudez.



Fuente "La pareja del paraguas" obra de Manuel López, un autorretrato juvenil del autor cuando daba largos paseos con su novia.



Ahora tenemos grifos en las casas, se dice que al expresarnos tenemos que ser claros como el agua y que “el agua que no has de beber, déjala correr”. El agua es elemento positivo de la prosperidad, los budistas entierran vasijas sagradas para asegurar el agua, el ikebana consiste en la inmersión de plantas vivas en agua. En el Islam, el agua como elemento purificador y como complemento de la arquitectura, también es vida en las promesas mesiánicas: “sacaréis aguas con gozo de las fuentes”, su falta es terrible amenaza, el agua aparece en el diluvio, en el bautismo, en el Mar Rojo y en la sed en el desierto del Sinaí.
Me encantan las fuentes, con los niños correteando alrededor, su murmullo, su efecto relajante y por la noche sirven de nana cuando te vas a dormir, por algo dijo Gabriel y Galán en el Poema”La Fuente Vaquera”

...”unas veces sonríe
dulce y sonora
y otras veces parece
que gime y llora..

...y siempre de sus aguas
el dulce juego
arrullando produce
grato sosiego”.

6 comentarios:

  1. Tan importante y tan poco valorada.
    Bonitas fotografías de las diferentes fuentes en nuestra ciudad.
    La fuente de los Calderos no la conocía, ¿dónde está?
    Gracias por traer a la retina tan buena entrada.
    Un beso, Loli.

    ResponderEliminar
  2. Acabo de escribirte por tu buena entrada sobre el día de la mujer, te felicito.
    Sobre tu pregunta decirte que esta fuente está ubicada en la calle José Pellicer, paralela a Tenor Fleta, debajo de la plaza Miguel Hernández, la pena es que la pintan con spray y la ensucian sin consideración pero a mi me gustó siempre, sería buena idea trasladarla a un lugar del Centro de la ciudad, estaría muy visitada y mejor cuidada. Un beso y buenas noches.

    ResponderEliminar
  3. Ah, ya sé dónde está pero nunca la ví. Me parece preciosa.
    Vandalismo habrá siempre, qué pena!
    Gracias por tus palabras y por la información.
    Un besito y ten buen día.

    ResponderEliminar
  4. Preciosas fotografías, y que bellezas tenemos en nuestra ciudad.
    Pena que su cuidado no sea el deseado.

    Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
  5. Un bonito articulo y bonito blog. A pesar de ser tb de Zaragoza no conocia todas las fuentes. Me ha gustado mucho, y seguire tu blo a partir de ahora. un saludo
    http://www.marian-detodounpoco.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Hola Marian, gracias por venir y comentar me alegro doblemente por ser de la tierra y también de que te guste, la verdad es que el blog requiere una dedicación y un tiempo del que a veces no dispongo, se hace lo que se puede.
    Voy a leerte.
    un abrazo.

    ResponderEliminar