Repite: El mundo está en paz y yo también.

martes, 24 de abril de 2012

MEDIO PAN Y UN LIBRO


Hola a todos.  Este fin de semana he estado en la  Feria del Libro en Toledo atraída por una agenda cultural a rebosar de actividades.  Las casetas por este motivo, instaladas en la plaza de Zocodover anunciaban poesía a Des-Tajo, lecturas literarias acompañadas por piezas musicales así como la recreación de la palabras: leer, dramatizar y recordar.  Colaborando la Biblioteca y la ONCE y participando libremente con lectura de textos y narraciones orales. 
Foto: Librería Balaguer en Toledo
Foto: Carpa en la Plaza de Zocodover de Toledo

 Estos días han estado dedicados a la literatura de viajes, género que tiene muchos seguidores y que está muy vinculado a la ciudad de Toledo, pues a lo largo de la historia han sido muchos los viajeros que plasmaron en sus obras descripciones de esta antigua capital de las tres culturas y recogieron lo mejor de sus tradiciones y leyendas.  
De momento os dejo aquí algo que ya tenía preparado para el día de San Jorge, se trata del discurso de Lorca, en Fuente Vaqueros al inaugurar la biblioteca de su pueblo, fue allá por el año 1931, biblioteca pública que debió ser la primera en la provincia de Granada.

“Cuando alguien va al teatro, a un concierto o a una fiesta de cualquier índole que sea, si la fiesta es de su agrado, recuerda inmediatamente y lamenta que las personas que él quiere no se encuentren allí. "Lo que le gustaría esto a mi hermana, a mi padre", piensa, y no goza ya del espectáculo sino a través de una leve melancolía. Ésta es la melancolía que yo siento, no por la gente de mi casa, que sería pequeño y ruin, sino por todas las criaturas que por falta de medios y por desgracia suya no gozan del supremo bien de la belleza que es vida y es bondad y es serenidad y es pasión.
Por eso no tengo nunca un libro, porque regalo cuantos compro, que son infinitos, y por eso estoy aquí honrado y contento de inaugurar esta biblioteca del pueblo, la primera seguramente en toda la provincia de Granada.
No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social.
Yo tengo mucha más lástima de un hombre que quiere saber y no puede, que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fácilmente con un pedazo de pan o con unas frutas, pero un hombre que tiene ansia de saber y no tiene medios, sufre una terrible agonía porque son libros, libros, muchos libros los que necesita y ¿dónde están esos libros?
¡Libros! ¡Libros! He aquí una palabra mágica que equivale a decir: "amor, amor" y que debían los pueblos pedir como piden pan o como anhelan la lluvia para sus sementeras. Cuando el insigne escritor ruso Fedor Dostoyevsky, estaba prisionero en la Siberia, alejado del mundo, entre cuatro paredes y cercado por desoladas llanuras de nieve infinita; y pedía socorro en carta a su lejana familia, sólo decía: "¡Enviadme libros, libros, muchos libros para que mi alma no muera!". Tenía frío y no pedía fuego, tenía terrible sed y no pedía agua: pedía libros, es decir, horizontes, es decir, escaleras para subir la cumbre del espíritu y del corazón. Porque la agonía física, biológica, natural, de un cuerpo por hambre, sed o frío, dura poco, muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida.
Ya ha dicho el gran Menéndez Pidal, uno de los sabios más verdaderos de Europa, que el lema debe ser: "Cultura". Cultura porque sólo a través de ella se pueden resolver los problemas en que hoy se debate el pueblo lleno de fe, pero falto de luz.

Lorca quiso decirnos que si el alimento combate la desnutrición y el hambre física, los libros combaten el hambre del intelecto, una maravillosa forma de explicar lo que los libros son para el espíritu.  Pan y libros son importantes ambos y dice mucho de aquellos que como Lorca, por su condición burguesa se conmueven ante el sufrimiento ajeno sin que ellos hayan pasado nunca ninguna de las dos hambres.

La sociedad necesita hombres que amen la lectura y sean guardianes de la cultura, éste es el único camino para salir de la pobreza y la ignorancia.



En la Sinagoga de Santa Mª la Blanca pude leer estos poemas que corresponden a la  Exposición Mística y Simbolos.




12 comentarios:

  1. Mi madres es Toledanaaaaaa, o sea llevo sangre,,,,buena entrada..un beso desde Murcia..y a disfrutar...

    ResponderEliminar
  2. ...La sociedad necesita hombres que amen la lectura y sean guardianes de la cultura...
    Una buena frase. Por desgracia hoy creo que leemos unos pocos...otros no han cogido un libro en su vida.
    El mío de ahora " El manuscrito de piedra" me estoy paseando por la Salamanca del siglo XV.
    Has pasado un buen fin de semana cultural:))
    Uu beso.

    ResponderEliminar
  3. Hermosa entrada, un placer leerte. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Magnífica entrada Loli.Una sociedad debe estar nutrida de cultura pues es necesaria para su historia , para instruir , para recordar su pasado , para vivir el presente y por supuesto para alcanzar un futuro inmediato.Me encanta leer , y te diré que de todos los libros siempre se aprende algo.Estoy segura de que disfrutaste en la Feria del Libro, gracias por acercárnosla y poderla compartir.Que tengas un hermoso día.

    Un cálido Abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Amigo alp, ya veo que llevas sangre de reyes en la palma de tu mano.
    Ahora ya sé de dónde procede la expresión "una noche toledana", debieron caer muchos nobles aquella noche y ellos que creían que habían sido invitados a un banquete....

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Laura, no he leído el libro que dices aunque siempre me ha interesado la novela histórica. De los que recuerdo podrían ser: "los cipreses de Córdoba", "El puente de Alcántara", "El maleficio de la Alhambra","A la sombra del granado", etc. Compro libros durante todo el año y de los temas más variados, en estos momentos estoy leyendo uno de feng shui, muy interesante, estoy aprendiendo que los pueblos antiguos tenían una gran conciencia del sistema solar (Stonehenge, las pirámides o los templos aztecas)también acabo de comprar la guía de la Vía de la Plata a pie desde Sevilla y pasando por tu pueblo.
    Yo creo que en la más tierna infancia, a todos nos gusta leer antes de saber hacerlo, cualquier niño toma en sus manos un libro y finge leer inventándose los diálogos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Bellos poemas nos has compartido.
    Te dejo todo mi cariño.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Amiga Julie, tengo pendiente leer algunos de tus libros, voy a intentar conseguirlos, el listado de amigos con blog que tienen libros publicados es cada vez mayor y voy poco a poco. También me apetece leer algo del poeta chileno Nicanor Parra.
    Espero que sigas bien. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Amiga Raelynn, siempre se ha dicho y con razón que todo está en los libros y desde luego son la fuente de información primaria, sin embargo los niños en las ludotecas tienen la posibilidad de préstamo de libros y es escasa su participación a la lectura, se han hecho muchas campañas y prefieren antes los videojuegos. Así van las falta de ortografía.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Amiga Rayen, los poemas corresponden a una exposición pictórica que había en la Sinagoga, los óleos, acuarelas, dibujos y plumillas iban acompañados de versos. Todos los cuadros con contenido simbólico.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Gracias disan, hasta el miércoles no vuelvo al trabajo así que será más que un fin de semana habitual.
    Espero que te encuentres bien y que también lo pases lo mejor que puedas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar