ERES LO QUE ESCRIBES

sábado, 4 de febrero de 2012

¡TÉ QUIERO!

Este fue el último libro que compré sobre el té

No se me confundan que no voy a hablar de amor. ¡ quiero! es querer.... tomar un té. También podría haberlo titulado Naturalmenté,  se ha puesto de moda un juego de palabras a las que se puede añadir definiciones como la de si tienes frío, te calienta, si tienes calor te refresca y si estás excitado, te calma.  Pocas horas son tan agradables, que me lo digan a mi. 
 Si este es un blog intercultural no puede faltar una entrada que hable de esta bebida socializadora, la más antigua y popular del planeta.  Si me permiten se la dedico a mis amigos seguidores del Club de Té Albufera Tea Center y también a  los demás, por supuesto, a todos los que pasáis por aquí.
 Comencemos con todo lo que necesitamos para esta buena costumbre que asocian con la longevidad. Dicen que es una religión del arte de la vida, que hay que saborearlo mirando a las nubes y esperando la lluvia, que carece de la arrogancia del vino, del individualismo del café y de la inocencia del cacao, mientras que otras bebidas dan ansiedad, ponen los nervios de punta y te preparan para la guerra.

El té da unidad entre el anfitrión y el huésped, se crea corazón con corazón cuando se comparte una taza de té... te sientes una sola cosa con la naturaleza y encuentras la paz.     Soshitsu Sen

Colocaré las  fotos que hice ayer en casa acompañadas de algunas citas y aforismos.


La primera taza humedece mis labios y garganta.
La segunda taza mitiga mi soledad.
La tercera taza busca en mis áridas entrañas miles de ideogramas absurdos.
La cuarta taza provoca una leve transpiración -todos los males de mi vida salen por los poros.
Y la quinta taza ya estoy purificado.
La sexta taza me transporta a los reinos de los inmortales.
Y la séptima taza -ah, ¡no puedo tomar más!
Sólo puedo sentir la brisa del fresco viento que levanta mis mangas.
¿Dónde está el Elisio? Déjame cabalgar en esta suave brisa para que me lleve bien lejos.
(Escrito por Lu Thun hace más de doce siglos)


Mi planta de menta fresca.

Carecer de té en una sobremesa es algo que perturba el orden del Universo. 
Rudyard Kipling

Los nombres que recibe la palabra té son muy parecidos, en toda Asia se denomina cha, en Rusia caj, en India tschaj y en China ch´a.  Algunos lingüistas sostienen que es posible que todos ellos vengan de la palabra "vitalidad", que en chino se pronuncia chi.  Los holandeses aprendieron la palabra tay, que significa té en el dialecto de la provincia de Fukien; en Inglaterra e Irlanda se pronunció tay, luego derivó a tee y posteriormente a tea y  en castellano.  En muchas lenguas europeas, esta misma palabra se utiliza para designar de modo genérico las tisanas de hierbas. 
El Cha no yu es un exigente ritual que duraba en Japón unas cuantas horas para el que los anfitriones adquirían los utensilios más preciosos. 
Las geishas aprenden los pasos exactos de la ceremonia en escuelas especiales.
Los misioneros jesuitas visitaron China y Japón en el siglo XVI y hablaron de una planta de sabor dulce que los nativos llamaban chai.
El proceso de la recolección es laborioso y requiere mucho trabajo pero si falta mano de obra y se sustituye por las máquinas, la calidad de este tipo de cosecha ya no es tan buena.

"Nunca encuentro una taza de té lo bastante grande o un libro lo bastante largo para saciarme".  C.S. Lewis

La tradición de los "cuentacuentos" está muy arraigada en China, donde las teterías son visitadas por profesionales que ofrecen una bella narración a cambio de unas monedas.

CUENTO EL RICO Y EL POBRE

Existió en China un hombre muy rico, acostumbrado a los halagos de todos cuantos le rodeaban.  Pero había una excepción: un hombre extremadamente pobre que nunca le había dedicado ningún halago, lo cual sumía al poderoso señor en la confusión.
Un día ordenó a sus criados que trajeran a ese hombre miserable ante su presencia y decidió tentarle así:
- Si te regalase la cuarta parte de mi riqueza ¿me adularías?
- Sería un reparto demasiado desigual para ser digno de mis halagos - respondió el pobre
- ¿Y si te diera la mitad?
- En este caso, ambos tendríamos lo mismo y no habría motivos para la adulación
Desesperado el rico intentó el último lance:
-¿Y si te entregase todas mis riquezas? ¿Qué harías entonces?
-Si yo tuviera una fortuna tan grande, ¿por qué iba a adularlo?



"La hora del té es un balneario para el alma.  Dejas atrás tus preocupaciones y tu trabajo.  La gente ocupada se olvida de sus ocupaciones.  Tu estrés se disuelve, tus sentidos se despiertan.... Alexandra Stoddard


El teísmo es un culto fundamental en la adoración de lo bello entre los hechos sórdidos de la existencia diaria.  Nos inculca pureza y armonía, el misterio de la caridad mutua, el romanticismo del orden social. 

Okakura Kakuzo

Las casas de té están decoradas con extrema austeridad, primando las formas y la armonía de los colores sobre los detalles irrelevantes.  Es necesario una atmósfera de calma y reflexión después de un día ajetreado, por eso está indicado para reconfortar los esfuerzos del día, puede ser un momento idóneo para la conversación relajada en familia o un momento oportuno para la soledad y el recogimiento:
  • Un lugar modesto y apacible
  • Acoger el momento
  • Trato agradable y tranquilo con los amigos
  • Cuidado y amor en la preparación
  • Contemplación de objetos simples y hermosos
  • Silencio.
En el Japón actual el código es muy riguroso, la conversación no debe ser sobre política ni otros temas que puedan dar lugar a polémica o incomodar a los invitados.  Todos deberán abstenerse de alabar a ninguno de los presentes y el anfitrión estará atento de que la conversación siga por los cauces establecidos para el ceremonial o kaiseki nombre que se refiere a las piedras planas, calentadas al fuego, que los monjes apoyaban en su estómago para calmar el hambre durante las largas horas de meditación.

Cuando se vierta el líquido las tazas se llenarán de alegría y calor.

- ¿Quieres té?
- No, quiero romance.  Quiero música.  Quiero amor y belleza.
- ¿De verdad que no quieres té?

Woody Allen

Puede que una taza de té sea una taza de vida, un producto mágico, una bebida civilizada, la octava maravilla del mundo, haga morir de hambre al farmacéutico, mitigue los problemas, se beba con reverencia, avive la imaginación y lubrique la materia gris, se han dicho muchas cosas como que cada uno lo tome a la hora que quiera, antes o después de las cinco, con leche, con limón o con tostada.  Puede que sea la bebida de los intelectuales, active al holgazán, relaje al estudioso, diluya las comidas de  los que no hacen ejercicio, invada la cabeza y mantenga serena el alma.  El té hace olvidar, solaza las noches, ameniza las tardes, es un pic nic interior, un viaje imaginario y un elixir de eterna juventud.


Recuerda el hervidor de té: siempre está con el agua al cuello, y ¡sin embargo silba!  Anónimo

Los grandes romances empiezan con champaña y acaban con un té. 
 H. de Balzac


El jenjibre le da un sabor picante.  En épocas frías se toma a diario para prevenir resfriados.  Fue la especia preferida de los romanos y se menciona también en el Corán.

Hay mucha poesía y delicados sentimientos en una lata de té.  Ralph Waldo Emerson.

"Le Palais des thés" es una empresa francesa con tiendas en todo el mundo, en París es un lugar de los más visitados por los turistas, éste me lo han traído de Estrasburgo, donde trabaja un amigo. Es una empresa  preocupada por el medio ambiente y el desarrollo sostenible.  Los equipos suelen desplazarse para conocer las plantaciones sobre el terreno y a  sus trabajadores controlando que no trabajen niños, que la agricultura sea limpia, se controle la deforestación, los sueldos sean decentes y se respeten las normas de higiene y seguridad.
Le Palais des thés colabora con la Fundación Arthus  Bertrand, un fotógrafo que dirige una reserva natural y que en el 2003 hizo un proyecto titulado "Seis mil millones de otros", en él se recopilaban testimonios de temas universales como el amor, la vida, la muerte, el odio, etc. además de otras actividades que reflejan sus inquietudes.

La calidad del té es una decisión que corresponde a la boca.  Lu Yu

El té se bebe para olvidar el continuo estruendo del mundo.  Tien Yiheng


Endulza pero no enmascara el sabor del té.

El amor y el escándalo son los mejores endulzantes del té.   Henry Fielding

Las mujeres son como las bolsitas de té.  No saben lo fuertes que son hasta que están en agua hirviendo.   Eleanor Roosevelt.

34 comentarios:

  1. Querida Loli, una belleza la esencia de tu reportaje acerca del té.
    Comparto un haiku en tu honor.

    Disueltos aromas
    Generosas las hojas
    Gozo y belleza

    ResponderEliminar
  2. Querida Leticia, me ilusiona muchísimo el detalle de tu haiku, y más cuando, como en mi caso, no se saben decir bien las cosas que se sienten. Gracias por ayudarme a expresar de modo tan conciso ese instante de coger la taza con las dos manos, acompañada y a las seis de la tarde, tan mala costumbre como la de Mick Jagger tomándolo a las tres.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Loli Fabulosa está entrada dedicada al té una bebida con muchos año de historia feliz domingo

    Saludos desde Abstracción textos y Reflexión.

    ResponderEliminar
  4. ¡qué sorpresa! amigo José Ramón. Entro en tu blog aunque no comente, he visto tu foto del embarcadero, un lugar muy zen y he pensado llevarme a él un pedacito de esa última tarta que has hecho en tu pastelería, tiene una pinta deliciosa. Me lo tomaré allí, junto al agua y como dijo Agatha Christie veremos si el té y los bollos pueden hacer de este mundo un lugar mejor.
    Saludos en esta mañana de domingo

    ResponderEliminar
  5. Una taza de té después de la cena es como el punto y final del día,y ahora en este tiempo si es calentito ,mucho mejor.Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Qué bonita entrada: Cultural, informativa, instructiva y divertida... Al té, si vale la pena brindarle muchos halagos.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Hola Loli, soy una fan incondicional del té y de las infusiones en general. Me encanta y no hay un día que no me tome uno. Buenísimo post, como siempre. Un saludo amiga

    ResponderEliminar
  8. Hola lurdes, he visto tu propuesta sobre la felicidad y allí te he dejado el comentario. Hay que librarse de las fuentes psicológicas de la desgracia y poner buen humor a las cosas ingratas.
    Quizás con las hojas viejas del té verde podamos hacer saquitos aromáticos, el sutil aroma del té favorece la relajación y ayuda a dormir a quienes tienen insomnio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Gracias por tu visita Rafael, me alegra mucho verte por aquí.
    El consumo del té sólo es superado por el agua. En el mes de julio me gustaba coger té de roca o té de Aragón que crece en las grietas de las rocas calizas pero ahora lo prohíben, está penalizado si no llevas permiso y en el pueblo hemos dejado de recolectarlo para uso doméstico aunque nunca lo hicimos como comercial.
    Antes de despedirme quiero decirte que tienes una hija preciosa, nada más ver su blog pensé: "bendita sea la rama que al tronco sale".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Marian, yo también soy gran aficionada a esta bebida, me gusta y como dicen que esta mítica infusión es buena para el cuerpo y el espíritu y además ralentiza el envejecimiento, que más le vamos a pedir.
    Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
  11. Que buen post, sabroso y caliente, me gusta.. el te y los poleos y las hierbas todas, las buenas claro..

    Un besazo

    ResponderEliminar
  12. Que tal amiga Loli; perdoname tu por no pasar mas a menudo por tu espacio pero es que se me amontona el trabajo, siempre es un placer ver que dejas tu huella en mi blog, bonitas tomas nos presentas que nos hace recapacitar que por muy mal tiempo que haga siempre hay una foto esperandote incluso dentro de casa, me gusta el pie de foto de la Tetera, jejejje, un abrazo desde Reinosa estimada amiga.

    ResponderEliminar
  13. Así es amiga Estrella, cualquier planta no es apta para elaborar una infusión pero sí hay muchas repletas de sustancias saludables y buenos aromas.
    Mi agradecimiento por tu comentario y un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  14. Amigo seva, estoy convencida de que el ambiente en casa es muy importante, es allí donde debemos sentirnos bien emocional, física y mentalmente, el lugar para encontrar paz y orden.
    Yo también imagino la tetera silbando con esa presión, la que nos anima a comprobar nuestro potencial y a correr ciertos riesgos.

    Supongo que por Reinosa, algo de nieve habrá.
    Espero tus fotos blancas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Hola Loli; bonitas tomas con un buen texto que nos hace recapacitar.
    Una entrada, golosa..
    Saludos.-

    ResponderEliminar
  16. Gracias Enrique, debería tomarme más en serio la fotografía pero creo que me gusta más visitar los blogs de los maestros y tú eres uno de ellos.
    Realmente sí es apetitosa esta entrada y hay tanta variedad de tés que siempre cabe la posibilidad de inventarse nuevas mezclas.

    Mis saludos desde Zaragoza en esta noche fría.

    ResponderEliminar
  17. Bebo té desde muchacho. Nunca bebí café. Compro té en hebras y lo infusiono a 90º el negro pur-eh y a 80º el verde kukicha. La mejor tienda-salón de té de Madrid está cerca de casa; se llama Vailima. Y yo me llamo Manuel Mª

    ResponderEliminar
  18. Precioso Loli, me ha encantado, además, justo al ladito de casa tengo una tienda de Té a la que de vez en cuando entro. me ha gustado mucho tu entrada, y muy original el título amiga. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea. http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  19. Hola Manuel, tus tés son la creme de la creme y con poca teína, aunque hay días que sería mejor pasarse a la tila.
    Curioso que el kukicha haya sido en Oriente bebida de campesinos y en Occidente para gustos refinados.
    Tenemos que tratar bien a nuestro cuerpo y recompensarnos por el trabajo realizado, poner música revitalizante, cojines, incienso, velas, una taza de té y a desconectar; la habitación se puede convertir en un edén, una forma de aligerar la carga que a veces soportan nuestros muros y una cura muy sencilla.
    Buenas noches Manuel y gracias por estar aquí.

    ResponderEliminar
  20. Amigo Pepe. Efectivamente en Zaragoza han abierto bastantes tiendas. Son muchos siglos utilizando el té por sus propiedades medicinales y por disfrutar de una bebida agradable y hoy parece haberse puesto de moda.
    Recuerdo esa canción de Radio Futura:
    "¿Con esa mala leche
    un salón de té?
    ¿Lo quiere usted esta noche
    o mejor por la mañana?
    A ver cómo te veo
    manejar la porcelana
    que le vas a dar un golpe,
    que la vas a romper,
    que si tu no rompes algo
    no sabes que hacer."

    Me han recomendado un libro de Osho "el arte del té" con meditaciones para despertar el espíritu.

    Por aquí seguimos con frío y yo te agradezco tu presencia constante.

    ResponderEliminar
  21. Mi querida amiga Loli... mis felicitaciones por tu post un homenaje al Té.Qúe en algunos lugares del mundo es toda una ceremonia tomar el té.
    Aquí me tienes leyendo tu post y tomando una taza de té caliente que con esos fríos sienta fenomenal a de mas de ser relajante ... sigo leyendo tus entradas antiguas.

    Un abrazo de MA y feliz día.

    ResponderEliminar
  22. Querida MA, me alegra que tengas tiempo para venir a verme.
    No sé muy bien cómo se me ocurrió hablar de este elixir pero da para mucho, se podría decir que mantiene alejados el cáncer, el colesterol, las infecciones y que hay tés que lejos de caducar, mejoran con el tiempo, como nosotras, ja, ja, de modo que un producto de buena calidad y una buena preparación es la clave para disfrutar con salud y placer.

    Confiemos que este año del dragón no nos defraude.

    Buen fin de semana y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Loli me gusta el té rojo, y tengo una vecina marroquí que prepara un té delicioso, es todo un ritual.merecido homenaje a esta buena bebida.
    Yo suelo tomarlo por la noche:)
    Buen domingo y a esta hora con una buena taza de té.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  24. Querida Laura, el mejor té lo he tomado en Marruecos, da lo mismo en una ciudad que en un poblado bereber, tienen la especialidad y es increíble que pueda calmar la sed una bebida tan caliente y en un día de verano de altas temperaturas, pero así es.

    Vengo de tu blog y siento mucho que hayas perdido a tus padres en tan poco tiempo, de tus palabras se extrae una gran valentía y dicen que la valentía es tan frágil como una taza de porcelana.
    Buen domingo y un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Hola David, lástima que mi invitación sólo pueda ser virtual, que si no, ahora mismo nos sentábamos a la mesa a tomar esta pócima y seguro que hablaríamos de sus mitos y verdades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. y yo que me creía que iba por mí..jolines...jejeje, un besazo desde Murcia..y muy buen artículo..siempre se aprende algo..o mas bien muchas cosas...seguimos...

    ResponderEliminar
  27. Ahora mismo voy a preperarme una taza de té, la pena es que no tengo esas deliciosas galletas
    Saludos

    ResponderEliminar
  28. Hola alp, ya sé que el título jugaba al despiste, suena a declaración amorosa, ja, ja
    Voy algo apurada de tiempo pero paso por tu blog siempre que puedo y me encanta tu sentido del humor, eres único. Creo en el valor de la risa y contigo la tengo asegurada. Un beso amigo. seguimos...

    ResponderEliminar
  29. Amiga Paca, no importa que falten las galletas de mantequilla, yo también voy a prepararme una taza de té y la pena es que no tengo tu compañía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Amiga Loli, maravillosa esta entrada aromatizada con té... Me gusta mucho el té verde y el rojo, aunque lo cierto es que cualquiera de ellos me encanta. Ahora tomo uno, que creo que no está muy popularizado, ni debe tener mucha tradición... Es té con frutas del bosque, le tomo porque realmente sabe a mora, arándanos y frambuesas, y está para apurar hasta la última gota de la taza.

    Te invito a un té virtual...¿ Cuál prefieres tú? es para comprarle si no le tengo porque es un ritual que siempre es mucho más lindo si se toma con los amigos.

    Un abrazo con el agua puesta en la tetera.

    ResponderEliminar
  31. Querida MªÁngeles, hablan muy bien del té bancha y del Oolong, hay tantos sabores y colores que yo los pruebo todos, de canela, de jazmín, de vainilla, algunos llevan bayas y hasta regaliz, los afrutados son más recientes pero prefiero el verde a la menta. También he tomado los Rooibos, que es una planta pero no es té, yo con que no lleve ginseng me conformo, ya soy bastante hiperactiva, también lo prefiero a granel mejor que en bolsitas individuales.

    El comentario de Manuel María Torres puede ser una indicación a seguir, él sabe lo que dice.

    Acepto tu invitación, lo tomaremos sin prisas, yo me encargo de poner la música que nos acompañe.
    Un abrazo con sabor divino.

    ResponderEliminar
  32. El té, la hora del té, bendita hora.
    O quizás tediosa, depende con quién y de qué se trate.
    Pero el té, acerca, llama, encuentra.
    La ceremonia, ritual que transparenta el buen gusto, eso me atrae.
    Me gustó encontrarte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Hola Alicia, hoy descubro tu blog y entro en sintonía contigo por afinidad en libros y música. Me gustan tus poemas, se adivina en ellos tu acento.
    Para que lo llamemos ritual el protagonista debe ser el té, haremos una pausa y siempre en ambiente entretenido. Sentirse a gusto es mirar el reloj y ver que han pasado tres horas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar