Repite: El mundo está en paz y yo también.

lunes, 14 de noviembre de 2011

MI AMIGA MIHAELA ES RUMANA

                                       

Se llama Mihaela, uno de los diez nombres de mujer más usuales en Rumanía. Somos amigas desde que coincidimos en la parada del autobús que a diario y a la misma hora nos lleva al trabajo. Es una mujer educada, trabajadora y fuerte, acostumbrada a las tareas del campo, la cual siempre se ha resistido a tutearme a pesar de sugerirle que lo haga, lo mío me ha costado que dejara de llamarme "señora"; al principio negaba con la cabeza asegurándome que me trataría de usted y yo intuía que nuestras relaciones de vecindad no servirían para disuadirla.
Un día me contó que vive sola en España pagando 200 € mensuales por una habitación realquilada en un piso compartido, su marido trabaja en su país por el equivalente a 100 € al mes en las minas de carbón de su pueblo, la moneda oficial es el Leu (león) o en plural Lei, por lo que el salario viene a ser 435 leus. Su hija está en paro y no encuentra nada, a veces la llamaba para decirle que necesitaba dinero, que su papá bebía demasiado, que les habían cortado la luz y el agua y la temperatura estaba a -26º y yo la notaba muy preocupada, la situación la desbordaba.
 Fue en la Navidad del año pasado cuando Mihaela se despidió de mí para vivir una odisea de varios días tratando de llegar a su pueblo en Nochebuena; subió en la antigua furgoneta de un paisano suyo pero a mitad de camino el motor no respondió, Centroeuropa estaba helada y ella en medio del desastre juró que nunca más volvería a viajar sin un billete de un transporte internacional adecuado.
A la vuelta me trajo fotos de su casa en el campo y una caja de bombones de Bucarest que me dejó sorprendida ya que me la entregaba efusivamente repitiendo: ¡eres mi amiga!, ¡eres mi amiga!
Cuántas veces me confió que no pretende hacer milagros, que no necesita lujos, que sólo quiere poder vivir, comer, pagar sus gastos domésticos y ninguna otra aspiración pues ahora cobra 650 € como empleada de hogar cuidando a un anciano de más de 90 años durante todo el día.
Durante mucho tiempo le he guardado la prensa diaria para que lea los anuncios de ofertas de empleo por si pudiera interesarle alguna. Mihaela aprende rápido, habla español pero no sabe escribirlo, a veces me dicta recetas de cocina de los platos más típicos de su país en las fechas señaladas, lo último ha sido enseñarle a pronunciar palabras difíciles, por ejemplo farmacéutico que ella llamaba farmacista.
Una tarde recibí una llamada en la que lloraba con desconsuelo

.- “Loli, ha muerto mi señor don amo, yo lo cuidaba bien para que viviera mucho, le trituraba la comida y se la daba y ahora se me ha muerto”
.-“Mihaela, tranquilizate para que puedas contarme lo que ha ocurrido", así se lo dije, a la vez que quedé muy sorprendida de la fórmula de tratamiento de "mi señor don amo".

Al parecer Mihaela creía que si le daba mucho de comer al señor tendría por más tiempo empleo pero yo le hice entender que 90 años son demasiados y que no se trata de alimento.
El invierno pasado la vi con un fuerte catarro pero yo no podía imaginar que no tuviera estufa, lo supe al preguntarle. En el piso compartido cada uno se calentaba con sus calefactores a puerta cerrada, de modo que en la habitación de al lado alguien podría estar tiritando de frío sin que el otro le dijera: “ven a calentarte un poco”.  Mihaela sólo tenía libre para ir el domingo por la mañana a la iglesia ortodoxa, religión de la cual es practicante.
Al preguntarle qué tal se encuentra en la nueva casa que trabaja me dice que está con otro anciano pero que es algo tacaño con la comida. Ayer cuando quedé con ella para invitarle a merendar quiso pagar pero me negué convenciéndola de que debe invitar quien tiene trabajo o está en mejor situación.  Apenas tuvimos tiempo de conversar porque no la dejan sino un par de horas a la semana. Hablando supe que ella cree que una empleada de hogar no debe comerse un filete de carne más si el señor de la casa no lo come, así que mi tarea en el poco tiempo que compartimos fue insistir en que las necesidades de un anciano no son las mismas que las de una mujer joven que trabaja todo el día pero ella siente vergüenza cuando la miran coger una rebanada más de la panera y la suelta sin llegar a comérsela, con actitud resignada me dice: “el señor es bueno pero es un soltero con muchas rarezas, me acompaña a la compra y no me deja disponer”. Una mañana la vi con un regalo de cumpleaños que llevaba a una de las casas donde hacía la limpieza, la señora aceptó el regalo sin más celebración que el trabajo diario, entonces le pregunté ¿ni siquiera un café?.  "No, nada" me respondió.
Ayer después de la merienda pensé, vamos a tomarnos ese café para resarcir aquella ingratitud y le enseñé un dicho popular que ella no conocía y que le hizo sonreír: "al desagradecido, olvido".
"Esta es la vida del emigrante,
del vagabundo del sueño errante.
Somos distintos, somos iguales
pero en la calle, nadie lo sabe"
(De la canción de Celtas Cortos)

18 comentarios:

  1. Loli tu relato hace ver la fuerza que teneis las mujeres, son las que tienen a sus hijos y cuando hace falta salen fuera a seguir trabajando para mantenerlos, està claro que es una sociedad matriarcal.En casa tenemos una chica paraguaya cuidando de mi suegra, lo normal de sus historias, casada,con hijas y su marido habia perdido el trabajo hacia unos dias, pues bien ayer se marchò para Paraguay porque una de sus hijas ,de 12 años, habìa descubierto a su padre ahorcado en su propia casa.Esta señora no lloraba por el duelo ,lloraba por la indignaciòn y la cobardìa de su esposo de haberse ahorcado delante de sus hijas.Tenìan un sendero marcado, para que con su esfuerzo sus hijas estudiaran y que el seno familiar pudiera tener bienestar.Ahora volvìa a su pais sin saber que camino tomar.
    Estas historias te dejan valorando lo que tenemos y las mejoras sociales que hemos conseguido.
    un fuerte abrazo
    fus

    ResponderEliminar
  2. Conmovedora historia, que no es casual, tu vida Loli, tu amor por el ser humano que llegue a estar cerca de tí, logra que lo común se vuelva una singular historia contada por ti y que ha quedado para siempre en la evocación de todos la Sra. Mihaela.Gracias

    Un abrazo que envuelva ese corazón de oro que te tocó en la repartición.

    ResponderEliminar
  3. Me has puesto lo pelos de punta y qué suerte que ha tenido esta señora en conocerte. Yo siempre te comento anécdotas mías vividas en el Perú, pero es que tú me las haces recordar.
    Allí tuve a una muchacha que venía a casa todos los días, y a un muchacho que venía un día a la semana a limpiar cristales, lógicamente no me hacía falta, que viniese tan amenudo, pero yo sabia que ese día comía bien, y se llevaba dinero.
    El tiempo que estuvieron conmigo, no me faltó regalo en mi cumpleaños, y día de la madre "un día muy imortante para ellos" todos los guardos ya que sé el gran esfuerzo que ellos hacían para comprarlo. Lo comenté con mis amigas de allí y me decían que a ellas nunca les habían hecho ningún regalo
    Saludos y gracias por esta bonita entrada
    Paca

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que uno se entera de éstas cosas, y primero dice que vaya mierd..y luego doy gracias a Dios por lo que tengo..valoramos poco lo que tenemos..un beso desde Murcia...preciosa entrada.

    ResponderEliminar
  5. La sencillez y la fuerza de tu relato apasiona porque pones sentimiento y pasión en ello, ese señor probablemente haya sido así o tal vez no y ya esté influenciado por gestos y manías que surgen con la edad , a buen seguro que sería igual con una paisana.
    Con tu actitud enseñas solidaridad.
    ¡Felicidades y un beso!

    ResponderEliminar
  6. Loli que sensibilidad muestran tus letras, intuyo que igual tu persona. Que suerte encontros Mihaela y tu, amistat mutua y pura. Buen camino... eso que estudias necesita de gente como tu, te lo digo por experiencia. Saludos

    ResponderEliminar
  7. Hola fus. La historia que nos cuentas también es dolorosa en extremo, teniendo en cuenta que se trata de un suicidio, seguramente esa persona no estaba en capacidad de hacer un análisis lógico, sin embargo esa fuerza que tú dices de algunas personas es el motor que empuja a luchar para sobrevivir o dar de comer a los hijos. Somos más fuertes de lo que creemos y sabemos sobreponernos a la adversidad para salir adelante. Y una vez que hemos visto que existen dramas en muchas vidas conviene que no nos ahoguemos en nuestro vaso de agua.
    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  8. Hola Leticia: Siempre he creído que si se diera pan al que tiene hambre sin ponerle en disposición de ganárselo por sí mismo sería una caricatura de la caridad, agravaría el mal que pretendemos aliviar.
    Con Mihaela me unen lazos de afecto y simpatía y cuando aquí creemos que hervimos en humanidad, vemos que otros sin tener nada, aún reparten.
    Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
  9. Hola Paca: Te entiendo perfectamente, yo también guardo detalles de mucho valor sentimental, no sabes con cuanto cariño me obsequiaron personas que no podían permitirse comprar un regalo. La naturaleza humana también sabe ser desprendida.
    Yo tengo poco protegidas las emociones y más cuando veo estas situaciones que se van haciendo mayores en extensión y en intensidad.
    Gracias amiga, un beso.

    ResponderEliminar
  10. Hola alp:
    Para muchos parece que bajo los pies no hay pétalos de rosas sino un árido desierto, es cuando la fatiga del cuerpo pasa al alma. Quiero creer que los hombres no tienen el corazón de piedra ni se han agotado espiritualmente.
    La amistad que me ha brindado Mihaela con su sencillez viene a decirme que sí es posible vivir juntos y entenderse.
    Gracias amigo, un beso.

    ResponderEliminar
  11. Hola André:
    Hay contrastes en nuestro modo de vivir y dirección que no queremos enderezar y hasta una torre de Babel que nos llena de confusión, donde los conocidos ya ni nos entendemos pero también hay lazos vivos que nos ligan sin egoísmo a los otros; tengo el convencimiento de que hay que querer gratuitamente, sin fronteras y con alegría.
    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  12. Hola María:
    Te quiero contar que en medio de la soledad hiriente de Mihaela está la ternura con que nos abrazamos al encontrarnos.
    Eso que estudio me ha hecho ver que cuando las situaciones humanas se deterioran, se hace preciso abrirse a la amplitud y complejidad de los problemas.
    Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
  13. Y algún día deberá llegar en que interioricemos de pleno que todos somos emigrantes. Porque ¿Cuál es el punto de partida de los Hombres sobre este mal repartido mundo?
    Todos vamos a ninguna parte. Todos somos lo que 'Celtas cortos' cantaban.
    Todos somos ciudadanos. Algo poderoso nos pone la etiqueta de EMIGRANTES.
    Conmovedora historia la tuya con Mihaela.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  14. Hola Pili:
    Así es, las fronteras como espacio de cierre y de apertura, de unión y de ruptura. Debemos ampliar el término de universalidad en esta sociedad moderna en la que contamos con tantas divisiones de clases y hemos de aprender también lo que significa la dimensión comunitaria de los individuos. Si tan fácil fuera eliminar las ideas cuando son malas y salvar a los individuos de sus prejuicios...
    Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
  15. ¿Ves de qué sencillo modo tus 'cien puertas de Eunate' no son más que UNA, y por esa una se hermana toda clase de palabras, aun las sencillas de un blog poético?
    Estoy encantada con compartir pensamientos con mis seguidores. En particular contigo.
    Gracias por tu visita y comentario hoy en mi 'AUTOCARE'
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Pili, no he podido darte respuesta antes.
    Yo también me alegro de tenerte como amiga y sentirte íntima y realmente solidaria con el género humano y su historia.
    Cualquiera que sea la temática de un blog todos tienen unas miras que se hacen fuertes al compartirlas, no tenerlas es negarse a crecer.
    Buenas noches y un cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Me gusta la sinceridad con la que cuentas la historia de tu amiga. Realmente vivimos tiempos difíciles y peor cuando no estas en tu tierra, sin embargo muchos no lo entienden.

    ResponderEliminar
  18. Hola David, yo creo que los que salen fuera buscando una nueva vida dejan de lado lo superfluo, lo que no es tan importante y tratan no sólo de adaptarse sino de ver el lado bueno de las cosas, por eso Mihaela es optimista y vive el presente agradecida.

    He dejado un comentario en tu blog en una de las entradas de Akira Kurosawa.
    Que disfrutes de un estupendo fin de semana.

    ResponderEliminar