ERES LO QUE ESCRIBES

jueves, 2 de septiembre de 2010

EL FIN DEL VERANO


Hasta dentro de unos días no podré asomarme de nuevo por aquí, por eso os digo hola y adiós, estos últimos fines de semana tratando de prolongar las vacaciones, huyendo del calor y buscando silencio para el estudio, me refugio cada viernes en el Campo de Cariñena, donde los vinos son denominación de origen por ser recios y de excelente aroma, gusto y color; allí está mi casa y el pueblo donde nacieron y han residido algunos miembros de mi familia; entre vides y almendros, con iglesia mudéjar, yacimientos de fósiles marinos y frondoso carrascal.
Esta es la foto que pude hacer en una mañana de paseo.

¡Qué plácido el ambiente,
qué tranquilo el paisaje, qué serena
la atmósfera azulada se extendía....

La brisa de la tarde
meneaba amorosa la alameda,
los zarzales floridos del cercado,
los guindos de la vega,
las mieses de la hoja,
la copa verde de la encina vieja...

Lavando en el regato cristalino
cantaban las mozuelas,
y cantaba en los valles el vaquero,
y cantaban los mozos en las tierras,
y el aguador camino de la fuente
y el cabrerillo en la pelada cuesta....

La vida era solemne;
puro y sereno el pensamiento ,
sosegado el sentir, como las brisas;
mudo y fuerte el amor, mansas las penas,
austeros los placeres,
arraigadas las creencias,
sabroso el pan, reparador el sueño,
fácil el bien y pura la conciencia

Poema de Gabriel y Galán


Este collage de mi casa rural representa algunas de las cosas que más me gustan, mi colección de cerámica, mi devoción por La Macarena, mi cantarero, mi rincón favorito con dos sillones para mutua compañía y la pamela que me ponían de chiquita cuando me llevaban a las viñas.

Este collage de lo que fueron los graneros hoy convertidos en desván representa mi afición por lo antiguo, el apego a las cosas viejas en las que encuentro encanto, nostalgia y perpetuidad. Hay vasijas de barro, canastos, llaves que abrieron puertas, algunas tan antiguas que son de madera y sombreros de paja para protegerse del duro sol en los días de la siega. Hay facinos, en otras regiones llamados corquetes, son instrumentos de hoja curva como una pequeña hoz para cortar a mano los racimos de uvas. Hay zoquetas que no son sino piezas de madera en las que caben los dedos para protegerlos de posibles cortes, sólo queda libre el pulgar para coger la mies. Vemos también candiles, lámparas de aceite usadas antiguamente para alumbrar y una horca, que sirve para trabajar la mies o la paja, es de madera y puede tener entre 2 y 5 puntas, sirve para volver la mies de la parva cuando ya está triturada y para aventarla. Por último una cabezada de campanillas que se utilizaba en los días festivos para enjaezar a las mulas, se trata de un correaje que sujeta y ciñe la cabeza de una caballería.


En esta foto podemos ver mi parra de moscatel, hoy mucho más crecida y menos joven.


Con la llegada de septiembre se aproxima la recta final del verano, pero a pesar de esto es una época en la que madura una de las frutas más completas que existen, las moras, un fruto que todos conocemos, que como su nombre indica son de color morado y crecen silvestres en las matas de la zarzamora. Septiembre es el mes en el que estos frutos están listos para comer con todas sus vitaminas. Creo que habrá que esperar algunos días para que podamos hacer mermelada. Vean esta foto que hice hace tan solo una semana que me recuerda al refrán de que la mancha de mora con otra verde se quita para referirse al mal de amores que se quita con otro amor.

Una tarde tuve la idea de saltar palomitas en la chimenea y sacando fuera la niña que hay en mí, puse el maíz en la sartén, lo mismo que en la infancia me sigue pareciendo un juego de magia fugaz, cuando al tostarlo revientan, a modo de flores blancas, como palomas de paz.

Pero aquí no acaba todo, se les llama en algunos lugares gallitos y en otros tostones, rositas en Cuba, canguil en Ecuador, rosetas en El Salvador, pipoca en Bolivia, Brasil y Portugal, crispetas en Colombia, pororó en Paraguay, pochoclo en Argentina, aquí en Aragón también se les llama pajaretas, en Andalucía palomas y en Valencia flores, roscas en Canarias, cotufas en La Mancha y en Venezuela, canchita blanca en Perú, millo en Panamá y palomitas de maíz en Nicaragua, Costa Rica, México y Honduras.


Y esta simpática ardilla a la que nunca faltan nueces o almendras la tengo en el patio de la casa, recibiendo a las visitas.

Y si en las ciudades la vida se arrastra cada mañana, en los pueblos salen a tu encuentro sabores, olores y sensaciones que colman el vacío de un cuerpo y una mente cansados, contar con un refugio que revitalice, que sirva para recobrar el aliento no es una tontería, allí se vive con intensidad lo que nuestro ser reclama a gritos.
Como dice la filósofa Elsa Punset, hay que describir en primer lugar una vida soñada, si yo pudiera.... ¿dónde me gustaría estar?, ¿con quién?, ¿qué labor quisiera llevar a cabo?, esa vida ideal que luego hay que transferir a la vida real para que la travesía no se haga larga, según ella, eso distingue a los vivos de los muertos y yo misma tengo un despertador en el que cada día del año me suena la música del “cumpleaños feliz”, les prometo que no funcionaba pero un día sin saber cómo se programó solo, es un intento de encarar cada día que comienza lo más satisfactoriamente posible.......

Hoy un paciente me preguntó: - “¿las vacaciones ya estarán olvidadas?”
A lo cual respondí sin dudarlo: - “de eso nada, qué sería de mi vida sin los recuerdos y más cuando son gratos”.

Esta es la última entrada en la que hablo de mí, en adelante, con las fuerzas recobradas y los deberes hechos, seguiré la misma línea que persigue este blog, la de hablar de otros aires, otros pueblos y otros mundos.

6 comentarios:

  1. Y eso que era solo decirnos hola y adiós... una gran entrada amiga, y mira, encimas nos enseñas tu tierra y tus recuerdos, fabuloso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Emilio, ha sido una descortesia la mía por responder tan tarde. Hoy he pasado por tu blog para ver tu último poema y allí te he dejado comentario. Me alegro que te haya gustado esta entrada. Un abrazo doble. Nos seguimos viendo.

    ResponderEliminar
  3. Loli Buenos días puedes pasar a recoger los regalos por Creatividad e imaginación fotos de José Ramón
    Felicidades
    Gracias por su amable comentario que pase una buena semana

    ResponderEliminar
  4. Magníficas fotografías, magníficos recuerdos, maravillosa entrada. Ninguna palabra mía podría mejorar el conjunto.
    Te esperamos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. José Ramón, muchas gracias, en cuanto pueda pasaré a recoger con mucho gusto ese premio que me otorgas. Por mi parte seguiré viendo el arte de un genio escondido tras la cámara. un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. disancor, contenta estoy de saber que interesan las cosas sencillas y nada extraordinarias de mi vida. Os las hago llegar con un verbo, se llama compartir. un abrazo.

    ResponderEliminar