Repite: El mundo está en paz y yo también.

domingo, 23 de mayo de 2010

RECITAL DE HOMENAJE A MERCEDES SOSA


El viernes día 21 la reconocida cantante nicaragüense Norma Helena Gadea ofreció en la Plaza Mayor del barrio de San José de Zaragoza, un recital en homenaje a Mercedes Sosa conocida como “la voz de latinoamérica”. El recital se llevó a cabo dentro del marco Zaragoza Glocal 2010, no crean que me equivoco al escribirlo, no quise decir global cuando es local sino la unión de ambos. Este año se conmemora el Año Internacional del Acercamiento entre culturas y ese es el motivo de estas jornadas interculturales.
Mis pasos me llevaron por casualidad hasta el Centro Cívico Teodoro Sánchez Punter al ver a buen número de personas sentadas en sus sillas y un escenario en el que no sabía quien cantaba pero sabía que lo hacía muy bien. Se puede decir que pasaba por allí y no lo pude resistir, me cautivaron los sonidos y la numerosa afluencia de público, si Mercedes Sosa hubiera estado allí hubiera dicho como en su canción: “suerte que estoy acá y no me arrepiento, suerte que un alma habrá en cualquier lugar y en cualquier momento” porque almas hubo unas cuantas.
Le acompañaba a la guitarra Eduardo Araica, una guitarra que sonaba cual reina entre las luces y las sombras, al compás de una voz maravillosa que en esa noche de luna, cálida y con aroma floral nos entusiasmó a todos pues por un momento y desde lejos, la figura de Norma Helena y las letras de las canciones me llevaron a creer que era la propia Mercedes Sosa que abandonando el más allá venía para arrullarnos... pero ¿quién es Norma Helena Gadea?.
Nacida en Nueva Segovia y perteneciente a una gran familia de músicos, artistas y gente de radio. Amiga de Carlos Mejía Godoy de sus tiempos universitarios, eso la hizo decidirse por su carrera de cantante con el estilo musical folklórico y popular, por aquel entonces la canción protesta, involucrada en la lucha de los jóvenes de su generación contra la dictadura de Anastasio Somoza; dice ser sandinista de corazón. El título de sus discos “Flor de pino” y “cuando venga la paz”. Con ellos ha recorrido Europa, Estados Unidos y todos los países del Centro y del Sur de América.
Sensibilidad y sentimiento en una mujer que canta por y para el pueblo.

2 comentarios:

  1. A mí este tipo de música no me atrae mucho, a Emilio sí pero, bueno, en algo teníamos que tener diferencias.
    Gracias por la información y espero que lo pasaras bien.
    Un beso, bonita.

    ResponderEliminar
  2. Buenos días Emibel.
    En eso estamos, que tanta unanimidad en aficiones no puede ser.
    A mi me interesan todas las músicas excepto el rock duro, también se me hacen difíciles algunas óperas; donde esté el darbuka, la quena o el charango que se quite la música electrónica pero habrá quien no lo considere así, cuestión de gustos.
    Pensábamos que esta música formaba parte del ayer, que ya no era necesaria la canción protesta y no es así, seguirá su vigencia mientras exista en el mundo la necesidad de expresar el sentir, a veces con disgusto y otras como plegaria.
    Aunque parece que trato de convencerte no hace falta, tú como yo sabemos que la vida no es lo mismo si el que canta, no levanta su voz por el que no hay ninguna razón, que lo condene a andar sin manta”.
    Me gustó aunque las cosas buenas saben a poco.
    Un beso y feliz domingo.

    ResponderEliminar