ERES LO QUE ESCRIBES

miércoles, 20 de enero de 2016

MACHADO Y EL PAISAJE SORIANO

Soria.  El Mirón y el río Duero

El pasado día 11 mi blog cumplió siete años y desde aquí, quiero empezar compartiendo este pequeño viaje y agradeceros con esta entrada vuestra amistad, así cada día de todos estos años he podido dedicar un rato a pasearme por el mundo desde esta ventana, y llegar hasta vosotros, hombres y mujeres y llenarme de gratitud, con el corazón ensanchado cada cada vez que me llegaba un nuevo amigo, y he sentido el silencio, el pasado rico en experiencias, el caminar ligero de equipaje, la huella en la piel de unos y otros, la distancia, con vista a lo lejos, el amor por las fronteras, el cariño por las tierras generosas y buenas, la torpeza para escuchar, el no esperar nada, la ayuda en alguna tarea, el contacto sereno con el mundo, la sombra del amigo cercano y tierno en este camino que todos vamos pisando, en fin... creo que no alcanzarían las páginas para mencionar a todas las personas, cada cual con su historia personal tejida de ese algo que impulsa a salir en busca del otro, por eso hoy son muchas las personas queridas que desfilan por mi mente, seguidores de este espacio que siendo muy mío no tiene nada de especial pero sí está lleno de testimonio de vida, de comentarios y discusiones.  En mi nombre, felicidades y gracias de verdad por lo mucho que habéis aportado.



Para esta celebración he preparado un post sobre Machado y espero que os gusten mis fotografías.

Podía haber puesto por título:  ¡Menudo panorama! porque así lo sentí al recorrer esta ciudad retratando su hermosura.
El Mirón es una zona que da al río Duero y al monte de las ánimas, el que inspirara al poeta Bécquer su popular leyenda, y cuenta con vistas a la ermita y al casco antiguo de la ciudad de Soria.


Este es el Monasterio de San Juan de Duero, levantado por los caballeros hospitalarios, un lugar excepcional para los amantes del románico. Sus arcos trenzados del claustro merecen la pena, así como sus capiteles labrados.  Bellísmo, misterioso, inspirador 

Desde el verano de 1909 hasta el verano de 1912, Antonio Machado pasó los días más felices de su vida en esta ciudad, junto con su joven esposa Leonor.  La historia de su amor y de su temprana muerte nos llevará al Paseo de San Saturio, el Instituto, el casino, la iglesia donde se casaron, el cementerio del Espino...



Hay que iniciar el recorrido a pie para conocer esta ciudad sencilla y sobria, con sus edificios, plazas y paseos.

El Monasterio de San Polo fue fundado por los templarios en el siglo XIII, hoy residencia privada, a la cual corresponde la ventana que vemos.


Machado alquiló una casa en el Mirón, cuando Leonor enfermó de tuberculosis, confiando en que el sol y el aire puro podrían curarla, sin embargo cada día se volvió más débil hasta acabar en silla de ruedas.


A la derecha:  lápida de mármol blanco con un breve epitafio.  Dedicamos buen rato a leer poesía sobre la tumba.  A la izquierda, moderna escultura de Leonor que hay  junto a la portada de la iglesia de Santa María la Mayor, donde se casó con Machado y donde tres años y tres días después, se celebró su funeral.  En bronce aparece tal como iba vestida y peinada el día de su boda.  Tenía 15 años y el escultor con buen criterio le ha añadido 5 años más por lo menos para que parezca una señora de más edad.





Junto a la iglesia, un olmo seco.  Para Leonor, sabido es que no hubo "otro milagro de la primavera".







A la izquierda el busto del poeta.  A la derecha el Juglar del Cid.




Visitamos también el Palacio de los San Clemente, en cuya iglesia se encuentran los enterramientos de la familia Marichalar.


San Saturio fue un noble visigodo que en el siglo VI dividió su riqueza y se fue a vivir a estas cuevas.  Es el patrón de la ciudad.






"Camino de mirar.  Mirón.  Miradas de antiguo amor a la ciudad dormida que tiende sus blancuras, confiada del viento a las caricias....".  Antonio Machado


Iglesia de Santo Domingo dorada por el sol de la tarde, de bellísima portada y una de las más ricas del románico español.  Machado no era un habitual de las iglesias, pero venía a ella por amor, acompañando a Leonor. 


En la calle peatonal El Collado


En la mesa, tomando su café, otro poeta, Gerardo Diego, quien subió a Soria a soñar.



La Casa de los Doce Linajes, hoy Ayuntamiento




Iglesia de San Juan de la Rabanera.








"Al olmo viejo, hendido por el rayo y en su mitad podrido, con las lluvias de abril y el sol de mayo, algunas hojas verdes le han salido".   Antonio Machado


Por este paseo, Machado escribió los mejores poemas de Campos de Castilla.


Estos chopos del río, que acompañan
con el sonido de sus hojas secas
el sol del agua, cuando el viento sopla,
tienen en sus cortezas
grabadas iniciales que son nombres
de enamorados, cifras que son fechas.
¡Álamos del amor que ayer tuvisteis
de ruiseñores vuestras ramas llenas;
álamos que seréis mañana liras
del viento perfumado en primavera;
álamos del amor cerca del agua
que corre y pasa y sueña,
álamos de las márgenes del Duero,
conmigo vais, mi corazón os lleva!

Ermita de San Saturio erigida sobre dos grutas naturales.

La plaza Mayor con sus edificios nobles.

Son muy recomendables la librería Las Heras y la pastelería Nueva York para llevar un recuerdo comestible (mantequilla dulce, paciencias y la típica costrada de hojaldre y crema). 



Pasear sin prisas por Soria es una experiencia que no todo el mundo ha vivido.  Esta ciudad moderna y actual sigue conservando bellos tesoros de su pasado artístico.  En Soria el verano se nos hace primavera.



La alameda de Cervantes es un parque llamado por sus habitantes "La Dehesa", cuenta con cafeterías, biblioteca al aire libre, una ermita y una hermosa rosaleda.  Arriba a la derecha vemos un palomar.


Siluetas de Machado y Leonor.  Un sencillo monumento de la pareja, recortado en metal.
"No ves Leonor los álamos del río, con sus ramales yertos?
Mira el Moncayo azul y blanco, dame tu mano y paseemos".   Antonio Machado

miércoles, 6 de enero de 2016

FELIZ DÍA DE REYES



El villancico es argentino y lo hizo muy popular Mercedes Sosa.
Significado de chango: muchacho, chico
Significado de chinita: muchacha, señorita.

Esta noche, contemplando al Niño descubriremos una vez más la urgencia de cuidar a los débiles, frágiles, pequeños, pobres y vulnerables.  No puede ser que el valor de una vida esté condicionado por el lugar dónde naces y por cuánto tienes.





Muchas personas se ven abocadas a vivir sin hogar o a no encontrar sitio en la posada. Los juguetes hacen mucha ilusión pero no hay nada como el calor de una madre, verdadero, seguro, como tónico que cura lo dañado, sin riesgo, dictado por el corazón.







Tenemos que proteger a los niños de un sistema económico en cuyo centro ya no está la persona, sino el dinero. Hay que recordar a los niños que pidan poco y sean felices con cosas intangibles, pues de adultos y sin autocontrol, será difícil vivir bien.



Mañana el consumo nos dejará los sentimientos vacíos, con sabor a aburrimiento. La publicidad anunciaba estos días:  "Vuelven los cheques mágicos, todo lo que compres te lo devolveremos para tus próximas compras......"


Más allá del mensaje consumista, nos queda el dar y compartir, que es la verdadera multiplicación del pan y de los peces.





Aquella huida nos recuerda la que hacen ahora millones de personas desde los conflictos armados, atravesando fronteras y en busca de refugio.  Son aquellos que no tienen excesos, riqueza, bienestar ni sobreabundancia.



No hay oscuridad que no pueda ser iluminada por un faro cuando vamos de camino. Esta noche de Reyes viajamos a un momento histórico, donde la palabra es luz y sólo ella, en forma de astro, puede acompañar nuestros pasos. 
Hoy como diría Rubén Darío, todo lo sabemos por la divina estrella: 

"Gaspar, Melchor y Baltasar, callaos, 
triunfa el amor, 
y a su fiesta os convida..."